Es noticia
Menú
El exabogado de Trump asegura tener "información sobre la conspiración rusa"
  1. Mundo
michael cohen, "dispuesto a contarlo todo"

El exabogado de Trump asegura tener "información sobre la conspiración rusa"

Su defensor, Lanny Davis, ha dado varias entrevistas en las que afirma que Michael Cohen está en posesión de datos "de interés para el fiscal especial Robert Mueller" que investiga la trama

Foto: El abogado Michael Cohen acompaña a Donald Trump a un acto de campaña en Cleveland Heights, Ohio, en septiembre de 2016. (Reuters)
El abogado Michael Cohen acompaña a Donald Trump a un acto de campaña en Cleveland Heights, Ohio, en septiembre de 2016. (Reuters)

En política, una semana puede ser una eternidad. Las últimas y trepidantes 36 horas han incendiado Washington, donde políticos de los dos grandes partidos, abogados y politólogos luchan por mantener el ritmo y desentrañar la cascada de noticias de última hora y máxima importancia. Primero, la condena a Paul Manafort, exasesor de campaña de Donald Trump, fue condenado por ocho cargos de fraude. Menos de una hora después, su exabogado, Michael Cohen, se entregaba al FBI y se declaraba culpable de ocho delitos, al menos uno de ellos por orden directa de su antiguo jefe, unos pagos ilícitos para silenciar a dos antiguas amantes durante la campaña, que suponen una violación de las leyes electorales de EEUU. Trump ha roto su silencio este miércoles por la mañana para insistir en su teoría de la “caza de brujas”, asegurando que Cohen “se había inventado cosas para conseguir un acuerdo”. Pero las revelaciones no cesan.

El exabogado de Trump admite que usó dinero de la campaña para silenciar a sus amantes

Este miércoles, el abogado de Cohen, Lanny Davis, ha asegurado en una entrevista que su cliente está en posesión de datos importantes sobre la presunta connivencia de la campaña de Trump con Rusia. “Michael Cohen tiene información que sería de interés para el fiscal especial [Robert Mueller], en mi opinión, en relación con el conocimiento sobre una conspiración para corromper la democracia estadounidense por los rusos, y el no haber reportado ese conocimiento al FBI”, ha dicho Davis a la cadena MSNBC.

De ser cierto, podría suponer un punto de inflexión en la investigación de Mueller sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016, y, ante todo, sobre hasta qué punto el entorno de Trump cooperó con agentes rusos para tratar de desacreditar a su rival en las elecciones, la candidata demócrata Hillary Clinton. Aunque las pesquisas prosiguen en secreto, las evidencias hechas públicas hasta ahora son robustas, pero no permiten concluir que el propio Trump o sus familiares directos conspirasen con un poder extranjero contra su propio país.

Foto: El presidente de Estados Unidos, Donald J. Trump, en un acto en el Centro Cívico de Charleston. (EFE)

Davis afirma también que Cohen no aceptaría un perdón presidencial, sobre el que han especulado algunos observadores. “No solo no lo espera, sino que no aceptaría un perdón. Considera que un perdón por parte de alguien que ha actuado de forma tan corrupta como el presidente es algo que nunca aceptaría”, ha subrayado.

El letrado ha hecho este miércoles un 'tour' por varias televisiones explicando la versión de Cohen, asegurando que está “cien por cien preparado” para revelarlo todo. “Lo que él sabe, de lo que él fue testigo, será de interés para el fiscal especial. Le dirá la verdad a todo aquel que le pregunte por el señor Trump”, ha dicho en el programa 'Good Morning America' de la cadena ABC. También ha dicho que Cohen considera que Trump “no es apto” para la presidencia, citando expresamente su negativa a hacerle frente a Putin pese a las conclusiones de la comunidad de inteligencia estadounidense sobre la injerencia electoral rusa. “Él ha dado un cambio en su vida respecto a lo que hizo por Donald Trump, mucho de lo cual se arrepiente ahora. Ese es el tipo de cosas que han llevado a Michael Cohen a cambiar de opinión, y a decidirse a dedicarse a decir la verdad al pueblo estadounidense”, ha afirmado en 'Today Show'.

Las apuestas son tan altas, de hecho, que el Partido Demócrata está preparando un plan de contingencia por si Trump decide adoptar un curso de acción radical, ordenando el cese de Mueller o adoptando otras medidas para acabar con la investigación sobre la trama rusa. Según han declarado una docena de congresistas, asistentes y abogados demócratas a NBC News, el plan trataría de impedir que durante las primeras 24 horas se destruyesen documentos o se disolviese el equipo de Mueller.

placeholder El fiscal especial Robert Mueller durante una comparecencia ante el Comité Judicial del Senado, en 2013. (Reuters)
El fiscal especial Robert Mueller durante una comparecencia ante el Comité Judicial del Senado, en 2013. (Reuters)

El plan para salvar a Mueller

De acuerdo con NBC, “casi inmediatamente, el Líder de la Minoría en el Senado Chuck Schumer consultaría con el Líder de la Mayoría Mitch McConnel, al tiempo que los demócratas solicitarían una votación sobre una ley que protegiese de forma retroactiva a Mueller y sus materiales. Tanto en el Senado como en la Cámara, miembros del aparato demócrata contactarían a una lista de republicanos amistosos que han señalado en privado que estarían dispuestos a actuar si Trump aprieta el gatillo”. Además, activistas demócratas organizarían protestas en todo el país, contactando a una lista predeterminada de 350.000 personas.

“Hemos tenido un montón de conversaciones sobre cómo, quién, cuándo y dónde exactamente”, explica el senador Chris Coons, un demócrata de Delaware que participa en el Comité Judicial. “Ha habido varios momentos en los que parecía inminente”, relata. Coons cree que si se produjese el cese de Mueller, “en cuestión de minutos” docenas de altos cargos republicanos expresarían su oposición públicamente o llamarían a la Casa Blanca para hacerlo en privado.

Las últimas revelaciones, sin embargo, están siendo acogidas con cautela por el Partido Republicano. Los únicos en pronunciarse han sido los congresistas abiertamente críticos con Trump, o algunas excepciones, como Orrin Hatch, representante de Utah, quien ha asegurado que estas alegaciones “son serias y no pueden ser ignoradas”. Pero la mayoría se mantiene en silencio.

Foto: El fiscal especial Robert Mueller tras informar al Senado de la investigación sobre la trama rusa. (Reuters)

Eso no significa que no exista malestar en las filas republicanas, especialmente después de que, la semana pasada, Trump ordenase la retirada de las credenciales de seguridad al exdirector de la CIA John Brennan, un enconado adversario del presidente, y amenazase con hacer lo propio con decenas de antiguos altos funcionarios de la CIA y el Pentágono. El demócrata Adam Schiff, miembro del Comité de Inteligencia del Congreso, ha recordado que la primera vez que Trump amenazó con retirar la credencial a Brennan muchos republicanos trataron de quitarle importancia, como su portavoz en la Cámara de Representantes, Paul Ryan, que aseguró que Trump solo estaba “troleando” a Brennan. “Si intenta cesar al consejero especial Mueller, los republicanos del Congreso no pueden decir que no lo vieron venir”, ha indicado en Twitter, citando un tuit del presidente al respecto.

En todo caso, tanto si Cohen puede aportar evidencias de que existió la connivencia entre el entorno de Trump y Rusia, o si Trump da el paso y opta por destituir a Mueller, probablemente el 'impeachment' sería inevitable: lo primero constituiría un delito de traición, y lo segundo, obstrucción a la justicia. Todo dependerá, en cualquier caso, de los resultados de las elecciones de mitad de mandato ('midterm elections') del próximo noviembre, en las que los demócratas esperan recuperar el control de las dos cámaras del Capitolio. Necesitan ambas: la Cámara de Representantes para aprobar el inicio del proceso de destitución, y el Senado para decidir si este prospera. En caso contrario, todo dependería de los republicanos opuestos a Trump. Los hay, pero hasta ahora han preferido permanecer inmóviles en beneficio del partido. Las semanas que se avecinan podrían cambiar eso.

"Hasta ahora, los republicanos en el Congreso han mostrado escaso interés por investigar seriamente a Trump, mucho menos por pronunciar la temida palabra con 'i': impeachment", indica Joey Jackson, analista legal de la CNN. "Pero el ciego apoyo del Congreso al presidente podría cambiar drásticamente si se filtran pruebas, o se hacen públicas de otra forma mediante evidencias documentales, que demuestran que Trump 'coordinó y dirigió' a Cohen para violar la ley. Entonces, el Congreso será percibido como apoyando a un presunto criminal. Y eso no puede ser bueno políticamente, especialmente en un año de elecciones de mitad de mandato".

En política, una semana puede ser una eternidad. Las últimas y trepidantes 36 horas han incendiado Washington, donde políticos de los dos grandes partidos, abogados y politólogos luchan por mantener el ritmo y desentrañar la cascada de noticias de última hora y máxima importancia. Primero, la condena a Paul Manafort, exasesor de campaña de Donald Trump, fue condenado por ocho cargos de fraude. Menos de una hora después, su exabogado, Michael Cohen, se entregaba al FBI y se declaraba culpable de ocho delitos, al menos uno de ellos por orden directa de su antiguo jefe, unos pagos ilícitos para silenciar a dos antiguas amantes durante la campaña, que suponen una violación de las leyes electorales de EEUU. Trump ha roto su silencio este miércoles por la mañana para insistir en su teoría de la “caza de brujas”, asegurando que Cohen “se había inventado cosas para conseguir un acuerdo”. Pero las revelaciones no cesan.

Partido Republicano Partido Demócrata
El redactor recomienda