richard harris

El último héroe de Tailandia: de salvar a 12 niños a llorar la muerte de un padre

Fue el último buzo en salir de la cueva y su papel fue clave en el rescate: decidió el orden en el que irían saliendo los niños que habían quedado atrapados en la caverna

Foto: Richard Harris, el último buzo en salir de la cueva de Tailandia | Foto: OZTek
Richard Harris, el último buzo en salir de la cueva de Tailandia | Foto: OZTek

Trabaja en el servicio de ambulancias del sur de Australia, en el ámbito de la anestesia, medicina prehospitalaria y de recuperación. Es buceador técnico y en cuevas, experto en exploración y expediciones. Y además de todo esto, se ha convertido en el último héroe de Tailandia. Literalmente, Richard Harris fue el último buzo en salir de la cueva de Tham Luang, en el norte del país, donde hace casi 20 días quedaron atrapados 12 chavales de un equipo de fútbol y su entrenador, y de donde no han podido ser rescatados hasta este martes, que concluyó una operación de rescate de tres días. El buzo, de Adelaida (Australia Meridional), había cerrado esta fecha para irse de vacaciones a la zona de las llanuras de Nullarbor, pero en lugar de disfrutar de sus días de descanso decidió sumarse a los equipos de rescate internacionales que viajaron hasta suelo tailandés para tratar de salvar a los 13 atrapados.

[El rescate de Tailandia rozó la tragedia]

Tenía todo preparado: el viernes cogería su avión para pasar unos días de descanso buceando en la zona de Nullarbor, pero fue entonces cuando recibió una llamada desde Reino Unido: varios buzos expertos le pidieron que se sumara al equipo de casi un centenar de buceadores, la mitad de ellos extranjeros, que iban a ayudar en las labores de rescate. Así que a última hora decidió que esas serían sus vacaciones. Uno de sus mejores amigos y compañero de experiencias marinas, Michael Eaton, explicaba a la cadena australiana ABC que el hecho de que buzos y espeleólogos británicos, considerados los mejores del mundo en su campo —dos buzos británicos fueron los que llegaron en primer lugar hasta la zona donde se encontraba el equipo atrapado en la cueva—, lo llamaran a él es todo un tributo a su figura.

Una vez allí, Harris fue la persona encargada de dar la información médica integral de cada evacuación, y también de decidir en qué orden saldrían los niños de la cueva. Junto a una veintena de compatriotas, Harris fue una pieza imprescindible del rescate. Lo que no sabía era que después de la euforia de haber logrado sacar a los 13 jóvenes atrapados en la cueva de Tham Luang con vida iba a tener poco tiempo de celebrar: cuando salió de la cueva fue informado de que su padre había fallecido.

Estudiantes celebran el rescate exitoso de los 12 niños y su entrenador, atrapados durante más de 15 días en una cueva de Tailandia | Reuters
Estudiantes celebran el rescate exitoso de los 12 niños y su entrenador, atrapados durante más de 15 días en una cueva de Tailandia | Reuters

El doctor no ha querido hacer declaraciones a la prensa, pero su jefe, el doctor Andrew Pearce, ha recalcado que es "tiempo de dolor" para Harris y su familia. "Es un momento de dolor, magnificado por las exigencias físicas y emocionales de haber formado parte de úna operación de rescate altamente compleja y finalmente exitosa", indica su responsable. "Volverá pronto a casa y se tomará un tiempo merecido para estar con su familia".

"Extremadamente humilde"

Desde que salió de la cueva, después de los 12 adolescentes y su entrenador, Harris no ha dejado de recibir halagos por todas partes. Desde la fuerza de Defensa australiana, el 'mayor' Alex Rubin se deshizo en elogios hacia el buzo: "Es un hombre extremadamente humilde, dada la presión que tenía sobre sus hombros". Su jefe se suma a estas reverencias. "Todo el equipo del servicio de ambulancias está increíblemente orgulloso del doctor Harris. Ha sido una semana muy difícil, con muchos altibajos, y estamos asombrados de que Harris y los niños estén a salvo, y de que él haya sido capaz de jugar un papel tan importante en la respuesta por parte de Australia" en medio de la crisis tailandesa.

La Asociación Médica Australiana (AMA) también tiene únicamente palabras bonitas para Harris. Su director, Tony Barton, ha subrayado el valor del buzo al poner por delante de su propia seguridad la voluntad de salvar a los demás. "Es un médico maravilloso, y un ser humano maravilloso".

La humildad de Harris se vio reflejada en su figura desde el mismo momento en el que salió de la cueva. Tras una conexión vía FaceTime con el primer ministro australiano, Malcolm Turnbull, el doctor dejó claro que los "grandes héroes" de esta historia eran los doce niños tailandeses y los Navy SEAL del país que fueron a buscarlos en la cueva. "Ellos son los responsables de su moral y su seguridad y si ellos no hubieran estado en el estado en el que estaban no podríamos haber hecho nada. Son los chavales más duros que he tenido el privilegio de conocer".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios