Estados Unidos (EEUU): Un tiroteo en Texas, una paliza en Salónica: los tentáculos de los nazis griegos en EEUU
LA CONEXIÓN CON EL AUTOR DE LA MATANZA EN SANTA FE

Un tiroteo en Texas, una paliza en Salónica: los tentáculos de los nazis griegos en EEUU

Ni en los peores años de la crisis hubo una agresión tan brutal a un cargo tan importante. Hay una conexión entre la paliza al alcalde de Salónica y el tiroteo en una escuela de Texas

Foto: Simpatizantes de Amanecer Dorado durante una marcha ante la sede del partido en Atenas, Grecia. (Reuters)
Simpatizantes de Amanecer Dorado durante una marcha ante la sede del partido en Atenas, Grecia. (Reuters)

¿Qué tienen en común la última matanza en Santa Fe (Texas), y la paliza que recibió el alcalde de Salónica, Yiannis Boutaris, hace apenas dos días? Nada, aparentemente, además de la violencia. Sin embargo, los dos sucesos son síntomas de una ideología extremista y nacionalista que se extiende por igual a ambos lados del Atlántico. Los dos hechos fueron perpetrados por griegos conectados con el nacionalismo radical.

El joven Dimitrios Pagourtzis, de apenas 17 años, entró en la escuela texana con una escopeta cargada y preparada para matar sin compasión. Mientras miraba a uno de los estudiantes, le dijo “te voy a matar” antes de dispararle. Pagourtzis había dado ya señales de su tendencia violenta: había colgado en varias ocasiones fotos de pistolas en Instagram o simbología nazi en Facebook.

Y según las primeras indagaciones de los medios estadounidenses en la vida de sus padres, la historia se parece a la película 'American History X', en la que el discurso de odio que se explica en la mesa del salón acaba convertido en un alegato violento y directamente nazi. Dimitrios pudo haber llevado a la práctica una ideología que ya estaba latente en su casa.

Una imagen de Dimitrios Pagourtzis distribuida por la oficina del sheriff del condado de Galveston, en Texas. (Reuters)
Una imagen de Dimitrios Pagourtzis distribuida por la oficina del sheriff del condado de Galveston, en Texas. (Reuters)

El padre de Dimitris, Antonis, es un ferviente seguidor de Fox News y de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), y como tal tenía en su casa varias armas... armas que empuñó su hijo para perpetrar la matanza. En su página de Facebook ha quedado recogido que, aparte de páginas sobre cultura y ciudades griegas, no hay muchas más en las que haya puesto “me gusta”. Una de ellas es la de Dana Loesch, la portavoz de la NRA que saltó a la fama por su papel de abogada del diablo tras la matanza de Parkland.

La madre, que según sus redes sociales es una ferviente ortodoxa, usó en uno de sus posts “Make America Great Again, Go to church and worship God” (Haz América grande de nuevo, ve a la iglesia y adora a Dios). Antonis emigró a Estados Unidos hace más de una década -su hijo nació ya en Estados Unidos-, es marinero de profesión y procede de la localidad norteña de Magoulitsa, lugar donde todavía mantiene lazos y donde la gente que lo conoce asegura que es una persona normal, al igual que su hijo. No les relacionan con la violencia.

Cuando la televisión griega consiguió contactar con él aseguró que “no estaba al tanto de que algo le pasaba (a su hijo)” y dice que el día anterior al tiroteo estaba normal. No obstante, sospecha que la razón por la que apretó el gatillo fue por algo que pasó hace una semana. “¿Alguien se burló de él? Era un chico muy fuerte”, declaraba. Antonis pedía perdón.

Los tentáculos de los nazis griegos en EEUU

El activista estadounidense Tariq Nasheed‏ es el autor de la conexión inesperada entre los dos lados del Atlántico. Nasheed resaltaba el parecido de la simbología del grupo terrorista neonazi "Atomwaffen" con el de Amanecer Dorado, el círculo de laurel que rodea el escudo de ambos grupos. Attomwaffen tiene su base de operaciones en Florida, aunque también tiene miembros en Texas y en Montana. Este grupo, según los analistas demasiado extremista incluso para la 'alt-right', opera bajo el radar del 'mainstream' como tantos otros grupúsculos de extrema derecha, que además ahora sufren menos presión por el auge del racismo desde que Donald Trump llegó al poder.

Bajo el radar operan precisamente las ramas de Amanecer Dorado en Estados Unidos, donde viven entre 1,3 y 3 millones de griegos y estadounidenses de origen griego. Allí tienen tres “divisiones” abiertas entre 2012 y 2013: Nueva York, Los Ángeles y otra llamada de los Estados del Oeste. Nada más comenzar sus actividades en las nuevas sucursales recibieron el apoyo del Partido Nazi Americano, el Movimiento Nacionalsocialista, y de Craig Cobb, un supremacista que trata de construir una nación paralela caracterizada por la pureza aria.

La rama de Nueva York, la más antigua, es también la más activa en internet, y sus miembros se mezclan sin rubor con otros griegos en fiestas como la conmemoración de la Independencia de Grecia, día en el que se celebran desfiles folclóricos que recorren Manhattan de norte a sur. La comunidad grecoamericana, cuyos representante rechazan esta ideología, tiene difícil evitar el caldo de cultivo que son los Estados Unidos de hoy para la extrema derecha europea.

Uno de los líderes de Amanecer Dorado, Nikos Mihaloliakos, durante una protesta contra Turquía en Atenas. (Reuters)
Uno de los líderes de Amanecer Dorado, Nikos Mihaloliakos, durante una protesta contra Turquía en Atenas. (Reuters)

Los neonazis salen de sus cuevas, alimentados por sus iguales de otros países, y cada vez van más lejos. El domingo, el alcalde de Salónica, de 75 años, fue agredido, con diversas patadas en la cabeza, en un acto de conmemoración del genocidio de los griegos pónticos, acaecido durante la Primera Guerra Mundial, y que tiene muchas similitudes con el armenio en métodos y perpetradores, las autoridades otomanas. Ni en los peores años de la crisis se había visto una agresión tan brutal a un cargo tan importante.

Tras ver las decenas de vídeos que circulan por internet, el ataque parece claramente coordinado. Decenas de jóvenes de estética no claramente neonazi, pero cercana a la que utilizan los radicales de extrema derecha en Grecia: mucho pelo rapado, muchas horas de gimnasio bajo polos negros de una talla inferior a la propia. Sorprende que los únicos que defienden al alcalde Boutaris, conocido por sus visiones antinacionalistas y en muchos casos laicas -una rareza-, son sus guardaespaldas, ya que no hay ni un solo policía.

Tras lanzarle decenas de botellas, Boutaris consigue llegar a su coche, que es golpeado por varios agresores más. “Fue una pesadilla”, declaró el alcalde a un medio griego, “había varias personas que me atacaron. Me pegaron por todas partes”. Pasó la noche en el hospital.

Tanto el Gobierno, que definió a los agresores como “abusones de extrema derecha que pagarán por sus actos”, y el principal partido de la oposición, Nueva Democracia, que pidió que sean “arrestados inmediatamente”, están haciendo poco para evitar la normalización de la extrema derecha en Grecia. A pesar de los ataques y a pesar de que sus diputados están suspendidos, el partido Amanecer Dorado sigue instalado cómodamente en la tercera posición en las encuestas. Mientras, para conspicua vergüenza del sistema judicial griego, los que asesinaron al rapero Pavlos Fyssas hace cinco años siguen sin ser procesados.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios