Guerra en Siria: EEUU, Reino Unido y Francia lanzan un ataque conjunto contra Al Assad
rusia: "la operación tendrá consecuencias"

EEUU, Reino Unido y Francia lanzan un ataque conjunto contra Al Assad

Trump lanza bombardeos de precisión conjuntos con Reino Unido y Francia contra "las capacidades de armamento químico" de Al Assad. "Misión cumplida", ha dicho Trump sobre la operación

Foto: El presidente de EEUU, Donald Trump, anuncia la operación militar contra el régimen sirio, en Washington. (EFE)
El presidente de EEUU, Donald Trump, anuncia la operación militar contra el régimen sirio, en Washington. (EFE)

Donald Trump lanza un ataque de castigo contra Bashar al Assad. El presidente de EEUU ordenó esta madrugada "ataques de precisión" conjuntos con Reino Unido y Francia contra las "capacidades de armamento químico" del régimen en Siria. Con estos bombardeos, Occidente responde al presunto ataque químico ocurrido el pasado sábado en la ciudad de Duma, del que culpa a Damasco y en el que habrían muerto al menos 40 personas. Tras la operación, que será "única" porque no hay más ataques planeados según el Pentágono, Rusia ha asegurado que "habrá consecuencias". Mientras, la ONU ha pedido moderación "en estas circunstancias peligrosas".

La ofensiva ha consistido en tres ataques contra instalaciones sirias utilizadas para la producción y almacenaje de armas químicas y pretende "establecer un fuerte elemento de disuasión contra la producción, propagación y uso de armas químicas" por parte de Al Assad, en palabras del presidente de EEUU. "Estamos preparados para mantener esta respuesta hasta que el régimen sirio detenga su uso de armamento químico prohibido", ha amenazado Trump, quien esta tarde (hora española) se ha felicitado del "éxito" de la operación. "Misión cumplida", ha escrito el presidente en su cuenta personal. Poco después, el presidente estadounidense ha entablado una conversación telefónica con su homólogo francés, Emmanuel Macron, y la primera ministra británica, Theresa May, en la que se han felicitado mutuamente por la "exitosa coordinación" de la operación.

[Sigue en directo las reacciones al ataque aliado contra Siria]

Estados Unidos y Francia, junto a Reino Unido, sostuvieron antes de la ofensiva que el uso de armas químicas por parte del régimen sirio no puede quedar impune, mientras Moscú acusa a Londres de haber orquestado un montaje en Duma. Tras la operación, el mundo mira a Rusia, el gran aliado junto a Irán del régimen de Assad, en espera de una posible respuesta a un ataque que ha evitado al máximo golpear posiciones rusas e iraníes. El ejército ruso ha declarado que "no hay víctimas civiles ni militares" y que sus bases no activaron los sistemas de defensa antiaérea.

El ataque ha sido limitado pero más contundente que la operación lanzada por Trump en abril de 2017, cuando 50 misiles Tomahwak destruyeron el 20% de la fuerza aérea siria en respuesta al uso de armas químicas en Jan Sheijun, donde perdieron la vida más de 80 personas. Según Washington, en esta ofensiva, que en absoluto cambia la situación sobre el terreno, se ha utilizado el doble de armamento en "una operación precisa para evitar víctimas civiles".

El jefe del Pentágono, James Mattis, ha declarado que no hay más ataques planeados: "Ahora mismo, esto es un único golpe, y creo que lanza un mensaje muy fuerte para disuadirle (a Al Assad), para desalentarle de que lo vuelva a hacer (un ataque químico)", ha dicho Mattis.

El primero de los ataques, ocurrido cerca de Damasco, tuvo como objetivo un centro de investigación científico utilizado, según el jefe del Estado Mayor Conjunto de EEUU, general Joseph Dunford, para "la investigación, desarrollo, producción y pruebas de armas químicas y biológicas". Además, cuatro aviones de combate Tornado de las Fuerzas Aéreas británicas (RAF) han atacado un depósito de armas químicas ubicado al oeste de la ciudad de Homs, que según Dunford almacenaba las principales reservas de gas sarín en manos del Gobierno de Al Assad. Finalmente, las potencias occidentales han destruido otro almacén con armas químicas y un "importante centro de comandancia" ubicados cerca del segundo objetivo al oeste de Homs.

Los ataques se efectuaron tras haberse establecido que la antigua base siria era empleaba por el régimen de Assad "para guardar precursores de armas químicas, que eran almacenados infringiendo las obligaciones de Siria en virtud de la Convención de Armamento Químico", según un portavoz del ministerio de Defensa del Reino Unido.

Desde que Trump amenazó con una intervención, las fuerzas sirias han tenido más de dos días para trasladar sus aviones de combate y activos militares a las bases rusas en las provincias de Latakia y Tartus, en el noroeste del país árabe, donde están bajo la protección de sistemas de defensa antiárea S-400. Además, las tropas del ejército sirio han abandonado sus bases para dispersarse por todo el país.

Para la 'premier' británica Theresa May "no hay alternativa practicable al uso de la fuerza" en Siria. La líder conservadora indicó que se han agotado "todos los canales diplomáticos posibles" antes de acordar con EEUU y Francia esta acción coordinada, que el Gobierno francés ha definido como "legítima, proporcionada y focalizada". "Este modelo persistente de comportamiento debe frenarse, no solo a fin de proteger a inocentes en Siria de muertes y bajas espantosas ocasionadas por armas químicas, sino también porque no podemos permitir la erosión de la norma internacional que evita el empleo de esas armas químicas", afirmó May en un comunicado.

EEUU, Reino Unido y Francia bombardean Siria

Rusia e Irán: el ataque tendrá "consecuencias"

Las defensas antiaéreas derribaron 70 de los misiles que lanzaron EEUU, Francia y Reino Unido, según Rusia

Rusia e Irán han advertido de que el ataque lanzado hoy contra Siria "no se quedará sin consecuencias". "Los peores presagios se han cumplido. No han escuchado nuestras advertencias. Nos vuelven a amenazar. Habíamos advertido de que estas acciones no se quedarán sin consecuencias. Toda la responsabilidad recae en Washington, Londres y París", advirtió el embajador de Rusia en Washington, Anatoli Antónov, en una declaración oficial difundida por la Embajada. Mientras, Vladimir Putin ha acusado a EEUU de ayudar a los grupos terroristas que operan en Siria y Teherán, -que respalda al régimen de Damasco con asesores militares de los Guardianes de la Revolución, milicias chiíes y decenas de miles de efectivos sobre el terreno- ha calificado el ataque de "flagrante violación del derecho internacional".

Moscú asegura que las defensas antiaéreas sirias derribaron 72 de los misiles que lanzaron EEUU, Francia y Reino Unido, mientras Damasco ha condenado la "agresión bárbara y brutal en respuesta a la derrota de sus herramientas, que son los grupos terroristas, ante el progreso del Ejército Árabe Sirio", dijo una fuente del Ministerio sirio de Exteriores a la agencia de noticias, SANA. Con esta declaración hace referencia al control del Ejército sirio sobre el que era el enclave rebelde de Guta Oriental, a las afueras de Damasco, donde ocurrió el ataque supuesto químico que dejó, de acuerdo a dos organizaciones apoyadas por Washington, 42 muertos y centenares de heridos.

Horas antes del inicio de la ofensiva, Rusia aseguró que dispone de pruebas que atestiguan "la participación directa de Gran Bretaña en la organización de esta provocación en Guta Oriental", declaró el portavoz de Defensa, Ígor Konashénkov, en un comunicado. Según Konashénkov, los militares rusos tienen grabaciones con entrevistas a habitantes de la ciudad donde "cuentan en detalle cómo se desarrolló este montaje, en qué episodios participaron y qué hicieron". El portavoz de Defensa aseguró que los militares rusos "saben con certeza" que entre el 3 y el 6 de abril los llamados "cascos blancos" (la ONG que denunció el ataque en Duma) fueron "fuertemente presionados" por Londres con el fin de acelerar la puesta en escena del montaje.

Las claves del ataque

La operación ha consistido en tres ataques contra instalaciones asociadas al programa de armamento químico del régimen sirio a través de bombardeos y de misiles lanzados desde buques en el Mediterráneo.

Ha sido un ataque limitado -"único según el Pentágono"- para disuadir a Al Assad de utilizar armas químicas en el futuro y evitar una respuesta de Rusia. No cambia la situación sobre el terreno. 

Rusia no fue informada previamente de la operación. 

Las fuerzas sirias han tenido más de dos días para trasladar sus aviones de combate y activos militares a las bases rusas en las provincias de Latakia y Tartus.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
62 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios