TOQUE A IRÁN Y RUSIA POR APOYAR AL "ANIMAL" DE BASHAR AL ASAD

Trump amenaza a Al Asad con pagar "un alto precio" tras el supuesto ataque químico

El presunto ataque con armas químicas contra el último bastión rebelde sirio ha dejado decenas de muertos, incluidos niños. Damasco niega la responsabilidad del Ejército oficial

Foto: Un niño muerto tras el supuesto ataque químico en Duma. (EFE)
Un niño muerto tras el supuesto ataque químico en Duma. (EFE)

El presunto ataque con armas químicas contra la ciudad de Duma, el último bastión rebelde de Guta oriental, que ha acabado con la vida al menos de 42 personas ha agitado el tablero de la política internacional. Un día después de que fuese denunciado y de que el Gobierno sirio negara la responsabilidad de sus fuerzas, ha comenzado el desfile de reacciones de actores involucrados en la guerra siria: Rusia, como aliado, ha negado el uso de armas químicas, Turquía ha deplorado el ataque y EEUU ha disparado contra Rusia e Irán por apoyar al "animal" de Bashar al Assad. Hasta el papa y la ONU han manifestado su preocupación.

"Muchos muertos, incluidas mujeres y niños, en un ataque QUÍMICO sin sentido en Siria. El área de atrocidades está bloqueada y rodeada por el ejército sirio, por lo que es completamente inaccesible para el mundo exterior. El presidente Putin, Rusia e Irán son responsables de respaldar al animal de Asad", dijo el mandatario en su cuenta de Twitter. Y ha advertido también a Rusia e Irán de que "pagarán un alto precio".

En efecto, se trata de una grave crisis humanitaria. Según denunciaba este sábado la ONG de rescatistas voluntarios de los Cascos Blancos a través de sus redes sociales, donde colgaron fuertes imágenes de decenas de civiles intoxicados -muchos de ellos muertos-, el ataque causó heridas a 500 personas y la muerte al menos a 42. Tanto las autoridades sirias como rusas han negado de manera rotunda el uso de armas químicas en los bombardeos de Duma y ninguna otra fuente independiente la ha confirmado.

No en vano, la intención de Trump de ordenar la salida de sus tropas en cuanto se proclame la victoria sobre el Estado Islámico (EI), es decir "muy pronto", según declaró estos días, ha sacudido un tablero en el que los demás jugadores ven la oportunidad de dibujar a su antojo un nuevo escenario regional.​

Es más, Rusia y atribuyen esa posibilidad a un manido argumento para "impedir el progreso del Ejército", como señalaba la agencia oficial siria, SANA. El jefe del Centro de Reconciliación ruso en Siria, Yuri Yevtushenko, negaba la mayor con el argumento de que "una serie de países occidentales" intentan impedir la operación de evacuación de rebeldes en Duma, estancada hace un par de días. "Negamos rotundamente dicha información y, una vez sea liberada la ciudad de Duma de los rebeldes, nos declaramos dispuestos a enviar inmediatamente a nuestros especialistas", sostuvo. Y remató: "Para eso se utiliza el tema preferido de Occidente que es el uso de armas químicas por parte de las fuerzas gubernamentales sirias", aseguró.

Es más; la agencia SANA iba más allá y acusaba a los rebeldes de haber planificado de antemano el ataque. "El pretexto del uso de (gas) químico en Guta por parte de los grupos terroristas fue planificado y ya había información documentada y confirmada sobre esto, y el Estado sirio advirtió de ello", dijo una fuente anónima del Ministerio de Exteriores a la agencia.

La agencia oficial siria iba más allá y acusaba a los rebeldes de haber planificado de antemano el ataque y afirman que hay "información confirmada"

La pasada noche, la portavoz del Departamento de Estado de EEUU, Heather Nauert, llamó a Rusia a detener su apoyo al gobierno sirio y le pidió que colabore con la comunidad internacional para buscar una salida al conflicto. "La protección del régimen de Asad por parte de Rusia y su incapacidad para detener el uso de armas químicas en Siria cuestiona su compromiso de resolver la crisis global y las mayores prioridades de no proliferación", afirmó la portavoz.

Y Reino Unido se suma a la contienda diplomática. El ministro de Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson, pidió a Rusia que no obstruya una investigación sobre el presunto ataque con armas químicas en la ciudad siria de Duma, que calificó de "verdaderamente terrible"

"Los investigadores de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas tienen todo nuestro apoyo. Rusia no debe tratar de obstruir una vez más estas pesquisas", declaró Johnson en un comunicado. El jefe de la diplomacia británica afirmó que, a pesar de la "promesa" de Rusia en 2013 de asegurarse de que Siria "abandonaba todas sus armas químicas", el régimen de Bashar al Assad fue "responsable de utilizar gas venenoso en al menos cuatro ataques separados en 2014".

Mientras tanto, en Duma, las autoridades sirias han anunciado un acuerdo con la facción islamista, Ejército del Islam, para pacificar la urbe. Han comenzado a llegar autobuses a esta ciudad a las afueras de Damasco para preparar la salida de los "secuestrados", en alusión a los civiles, a cambio de la salida de los "terroristas" del Ejército del Islam hacia Yarablus, en el norte de la provincia de Alepo, en la frontera con Turquía. Así, con esta terminología, informaba la agencia oficial siria de noticias, SANA.

Interviene la UE

La Unión Europea ha añadido su punto de vista. Y de forma contundente; la UE entiende que los indicios que denuncian los Cascos Blancos "apuntan a otro ataque químico del régimen sirio" y ha pedido a Rusia e Irán, como "defensores" del Gobierno sirio, que usen su influencia para "evitar nuevos ataques y garantizar el cese de las hostilidades y la disminución de la violencia".

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios