la otan respalda la acción unilateral de eeuu

Trump bombardea al régimen sirio en respuesta al ataque químico de Assad

En respuesta al supuesto ataque químico de Idlib, Siria ha sido atacada con misiles de crucero. Rusia, cuyo presidente es el principal aliado del líder sirio, encabeza el rechazo a la acción unilateral

Foto: La flota desde la que se ha lanzado al menos 50 misiles Tomahawk. (Reuters)
La flota desde la que se ha lanzado al menos 50 misiles Tomahawk. (Reuters)

Donald Trump bombardea al régimen sirio en respuesta al supuesto ataque químico de Idlib. Destructores de EEUU desplegados en el Mediterráneo han lanzado 59 misiles de crucero Tomahawk contra una base aérea de las fuerzas de Bashar al Assad ubicada en la provincia de Homs, al oeste del país, no muy lejos del pueblo de Jan Sheijun en el que murieron 86 personas, 30 de ellas niños, en un ataque con gas del que la comunidad internacional responsabiliza a Damasco. Vladimir Putin, principal aliado de Al Assad, ha convocado a su Consejo de Seguridad por la "agresión contra un aliado de Rusia" y ha señalado que la acción "daña seriamente las relaciones ruso-estadounidenses".

Trump bombardea al régimen sirio en respuesta al ataque químico de Assad

Mientras, la OTAN responsabiliza del ataque al Gobierno sirio por sus acciones. "El régimen de Siria carga con toda la responsabilidad. La OTAN ha condenado consistentemente el continuo uso por parte de Siria de armas químicas como una clara violación de los acuerdos y las leyes internacionales (...) que no puede quedar sin respuesta", señala un comunicado del secretario general de Alianza, Jens Stoltenberg.

El objetivo de la primera acción militar directa de EEUU contra el régimen de Al Assad ha sido la base militar de Ash Shairat, desde la que según Washington partieron los aviones que perpetraron el ataque químico contra el pueblo de Jan Sheijun. Los misiles de crucero lanzados desde el USS Ross y el USS Porter, con base en Rota, buscaban "diezmar la capacidad de las fuerzas aéreas sirias". Al menos siete militares, entre ellos un comandante de la Fuerza Aérea, murieron en el bombardeo, que provocó diez heridos y destruyó casi completamente la base aérea, la segunda más importante de las fuerzas gubernamentales sirias. Según medios estadounidenses, los bombardeos habrían alcanzado la pista, varias aeronaves y puestos de repostaje de combustible.

El Gobierno ruso, a quien Washington avisó previamente del ataque, ha pedido una reunión de urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU para analizar "esta agresión ilegal a un estado soberano". También ha suspendido el acuerdo "firmado con EEUU para evitar incidentes y garantizar la seguridad de vuelos durante las operaciones (militares) en Siria", señala el Ministerio de Exteriores. Para el Kremlin, la acción militar de EEUU pretende desviar la atención de la situación en Mosul, donde fuerzas iraquíes apoyadas por la coalición internacional que lidera Estados Unidos desarrollan una ofensiva para expulsar al Estado Islámico. "Como resultado de las acciones, entre otras de la coalición liderada por EEUU, mueren cientos de civiles inocentes y aumenta la catástrofe humanitaria", denuncia Rusia.

Trump cumple su amenaza y bombardea Siria tras el ataque químico

¿Por qué Trump ataca ahora?

"He ordenado un bombardeo contra la base aérea siria desde donde se llevó a cabo el ataque químico". Con estas palabras, Trump reconocía esta madrugada la decisión, en línea "con el interés nacional", de lanzar la primera acción militar de EEUU contra el régimen de Al Assad en seis años de guerra civil. El presidente pidió a las "naciones civilizadas" que se unan a Washington "para intentar poner fin a la carnicería y el derramamiento de sangre en Siria", justificando la ofensiva como la única opción ante las acciones llevadas a cabo por el régimen de Damasco.

"No hay duda de que Siria ha usado armas químicas, ha violado sus obligaciones internacionales bajo la Convención de Armas Químicas y ha ignorado la urgencia del Consejo de Seguridad de la ONU", aseveró. "Todos los intentos de cambiar el comportamiento de Al Assad han fallado y fallaron de manera estrepitosa. Como resultado, la crisis de refugiados se está agravando y la región continúa desestabilizándose, amenazando a Estados Unidos y a sus aliados", señaló Trump.

El ataque se produce cuando figuras clave de la Administración Trump están siendo investigadas por sus contactos con rusos durante y después de la campañaEl ataque se produce cuando figuras clave de la Administración Trump están siendo investigadas por sus contactos con rusos durante y después de la campaña electoral de las elecciones presidenciales. La Casa Blanca ha admitido que tanto Michael Flynn, exasesor de Seguridad Nacional, como Jared Kushner, yerno de Trump y estrella ascendente en su equipo, se reunieron con el embajador ruso en EEUU, Sergey Kislyak. El escándalo de la injerencia rusa también ha salpicado al fiscal general Jeff Sessions, quien tuvo un encuentro con Kislyak durante la campaña y ha llegado a inhibirse de la investigación.

"Tra el cese de Steve Bannon -apartado este miércoles de su cargo en el Consejo de Seguridad Nacional-, Trump tiene mucha más libertad de acción. El presidente se enfrenta a muchos problemas en el Congreso y esta acción le aporta mucha credibilidad. También aprovecha el momento de debilidad de Rusia después del atentado de San Petersburgo, ya que el ataque de EEUU ha cogido a Moscú a contrapié. Influye asimismo una cierta reconciliación con Turquía, que realizó las autopsias de las víctimas del ataque químico. Parece que, en cuanto a política exterior, Trump va a ser un (Ronald) Reagan", explica Alberto Priego, profesor de Relaciones Internacional de la Universidad Comillas ICAI-ICADE.

Pilar Cebrian. EstambulPilar Cebrian. Estambul

El 'despliegue' de EEUU en Siria

Minutos antes de la acción, Estados Unidos informó a Rusia, principal aliado junto a Irán de Bashar Al Assad, del ataque. "Sus fuerzas fueron notificadas con antelación a través de las líneas de comunicación establecidas", apuntó en un comunicado el portavoz del Pentágono, Jeff Davis, que añadió que la operación buscó evitar "la muerte de civiles" y se llevó a cabo "en cumplimento de la Ley de Conflicto Armado". En este sentido, el secretario de Estado, Rex Tillerson, responsabilizó al Kremlin de lo ocurrido, puesto que considera que el país debía "actuar como garante" y "localizar estas armas [químicas], asegurarlas y destruirlas".

Rusia entró en la guerra civil de Siria en septiembre de 2015 para garantizar la supervivencia del régimen de Al Assad. Su intervención destruyó por completo el equilibrio de poderes que hasta entonces había caracterizado el conflicto, aunque las operaciones de Moscú han disminuido de intensidad desde las fuerzas de Damasco y sus aliados conquistaron Alepo, segunda ciudad y 'corazón' industrial del país. Desde entonces, las acciones de la Coalición Internacional contra Daesh liderada por EEUU se han intensificado, hasta el punto de que el número de muertes (de civiles) en ataques aéreos estadounidenses aumentó casi un 50% en enero, tal y como publicó este diario.

EEUU puso en marzo, de manera oficial, las 'botas en Siria'. Washington desplegó 400 efectivos de unidades de marina de artillería y regimientos Rangers en el norte del país para asistir a las fuerzas locales en la batalla contra el Estado Islámico en Raqqa, 'capital' de facto del ISIS. La principal misión de esas unidades de élite es apoyar a las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), una coalición kurdo-árabe que ha recuperado un territorio de 4.600 kilómetros cuadrados de manos del Daesh. El despliegue supuso un incremento de la presencia estadounidense en el frente sirio (hasta ahora, 500 soldados), según confirmaron fuentes oficiales citadas por el diario 'Washington Post'.

Imagen de los tomahawks que ha lanzado Estados Unidos. (Reuters)
Imagen de los tomahawks que ha lanzado Estados Unidos. (Reuters)

¿Y ahora qué?

"Es importante que los actos tengan una base jurídica. El bombardeo genera dudas sobre si es compatible con el derecho internacional. La cuestión debe por eso regresar al Consejo de Seguridad de la ONU, que tiene que tomar la responsabilidad para una solución política duradera". Con estas declaraciones la ministra de Asuntos Exteriores sueca, Margot Wallström, ha puesto la lupa sobre la posible ilegalidad de la acción de Washington. Wallström definió el ataque con armas químicas de "despreciable" y resaltó que Suecia y otros nueve países del Consejo de Seguridad, del que es miembro no permanente, habían intentado la pasada noche consensuar una resolución para iniciar una investigación sobre la masacre.

Desde Siria, los grupos opositores al régimen de Damasco han celebrado la acción de EEUU, definiendo la intervención militar directa de Washington como "una oportunidad" para poner fin a la guerra. "Es un buen paso pero nos gustaría que formase parte de una estrategia de mayor envergadura para poner fin a los asesinatos en masa y acabar con la impunidad; deseamos que (el ataque) nos lleve hacia una especie de transición política", declara la Coalición Nacional Siria, principal alianza opositora, a Al Jazeera.

"La gran incógnita es ver si se trata de una acción puntual o marca el principio de una intervención mayor, como imponer zonas de exclusión aérea para impedir bombardeos contra la población civil""Obviamente, a la oposición le gustaría que (el ataque) fuese el principio de una intervención mayor. La gran incógnita es ver si se trata de una acción puntual o marca el principio de algo mayor, como imponer zonas de exclusión aérea para impedir bombardeos del régimen contra la población civil", explica a El Confidencial Ignacio Álvarez Ossorio, coordinador para Oriente Medio de la Fundación Alternativas. "Trump habrá dado algunas consignas a Rusia, como que no haya más ataques químicos o, tal vez que el régimen deje de bombardear a la población civil. Obama pretendía hacer lo mismo tras el ataque químico de Guta: quería atacar objetivos puntuales, no derrocar a Al Assad".

El Gobierno de Reino Unido ha sido uno de los primeros en reaccionar tras el ataque. El portavoz de la primera ministra, Theresa May, señala se trata de "una respuesta apropiada" a la "salvaje" agresión perpetrada por el régimen de Bashar al Asad el pasado 4 de abril. Según ha argumentado, la ofensiva podría "impedir otros ataques", pero ha dejado entrever que Reino Unido no participará en la guerra de Siria. De forma muchos menos contundente se ha pronunciado el ministro español de Exteriores, Alfonso Dastis, quien se ha limitado a tachar el ataque químico del pasado martes como "un crimen contra el Derecho Internacional", pero no ha entrado a valorar la respuesta llevada a cabo por Trump. España ha mantenido recientemente que aceptaría a Al Assad como presidente transitorio con "facultades delegadas" como solución a la guerra.

Mientras, el presidente francés, François Hollande, considera que el bombardeo estadounidense es "una respuesta" que debe ser continuada a nivel internacional en el marco de la ONU, "en el caso de que sea posible, para que podamos ir hasta el final de las sanciones contra Al Assad e impedir que haya nuevo uso de armamento químico", indicó en una breve declaración. Hollande anunció también que ha convocado para esta tarde un Consejo de Defensa para evaluar lo sucedido y cómo se puede abrir una negociación y relanzar el proceso en favor de una transición política en ese país.

Entre los países árabes, Arabia Saudí, enemigo de Damasco, apoya "plenamente" la operación militar y la "valiente" decisión de Trump ante la "abstención" de la comunidad internacional para poner límites a Bashar al Assad. "El régimen sirio es el responsable de estos ataques militares llevados a cabo contra su país", un comunicado oficial.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
92 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios