Nuevo ESCANDALO EN EEUU

Una consultora cercana a Trump robó datos de millones de votantes de Facebook

La empresa Cambridge Analytica manejó de forma fraudulenta los datos privados de 50 millones de potenciales seguidores republicanos para influir en las presidenciales de 2016

Foto: El presidente de EEUU, Donald Trump. (Reuters)
El presidente de EEUU, Donald Trump. (Reuters)

Recopilar, de forma presuntamente fraudulenta, millones de datos personales de usuarios de Facebook y aprovecharlos con un evidente fin político: mejorar la precisión de los mensajes electorales para convencer a los votantes indecisos. Es el nuevo escándalo que salpica a la administración Trump y que ha sido descubierto gracias a una investigación conjunta de los periódicos New York Times y The Observer.

Cambridge Analytica, una empresa de análisis de datos vinculada política y financieramente con el entorno del presidente de EEUU y que resultó clave en su triunfo electoral de 2016, habría cribado 50 millones de perfiles de potenciales votantes del partido Republicano para conocer sus gustos, ideales y estilo de vida. Es decir, 'big data' al servicio de los intereses comerciales y políticos del partido Republicano; y, todo, a espaldas de Facebook, que oficialmente asegura no haber sido consciente del robo de datos -uno de los mayores de sus historia- hasta 2015.

La masiva sustracción de información se gestó un año antes. Alekandr Kogan, un psicólogo de origen ruso y profesor de la Universidad de Cambridge, logró el permiso de la red social para realizar un estudio con fines meramente académicos usando como fuente de datos cientos de miles de perfiles de usuarios. Fue entonces cuando entró en juego Cambridge Analytica, la empresa fundada en 2013 por el millonario estadounidense y mecenas del partido Republicano, Robert Mercer, y cuyo actual CEO es otro personaje vinculado a la nueva derecha populista, el británico Alexander Nix.

La empresa logró que un psicólogo de Cambridge le cediera los datos para engrasar con ellos la poderosa maquinaria electoral de Trump

La compañía, sin vinculación alguna con la prestigiosa universidad pese a la coincidencia de nombre, logró que el profesor Kogan le cediera -a cambio de casi un millón de dólares- el codiciado material para engrasar con él la base de datos de la maquinaria republicana. El momento era decisivo: en plena pugna con los demócratas, había que atraerse como fuera al nicho de votantes indecisos que inclinarían la balanza de las presidenciales.

El escándalo de esta 'guerra sucia digital', con ramificaciones que llegan hasta el propio Steve Bannon, exjefe de estrategia de Trump y faro ideológico de la 'derecha alternativa' americana, está lejos de terminar. Por un lado, Facebook ha vuelto a ser criticada por tardar tanto tiempo en reaccionar -solo ahora ha suspendido la cuenta de Cambridge Analytica- y en confirmar la sustracción de datos personales de sus clientes; por otro, se abre una nueva vía de agua en la Administración republicana, permanentemente sobre el alambre por el 'Rusia-gate', a menos de un año de los decisivos comicios legislativos de mitad de mandato.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios