"SEGUIRÉ TRABAJANDO, DENTRO O FUERA"

Steve Bannon, el estratega jefe de Trump, se marcha al perder el apoyo del presidente

Es considerado el responsable ideológico de muchas de las medidas más controvertidas de la Administración, como el veto migratorio. Su salida da ventaja al sector 'realista' del Gobierno

Foto: Steve Bannon en los jardines de la Casa Blanca, en junio de 2017. (Reuters)
Steve Bannon en los jardines de la Casa Blanca, en junio de 2017. (Reuters)

El estratega jefe de la Casa Blanca Steve Bannon –representante de la llamada 'alt-right' y considerado el responsable de muchas de las medidas más controvertidas de la Administración, como el veto migratorio– ha salido hoy del Ejecutivo al haber perdido la confianza de Donald Trump. La medida no ha sido ninguna sorpresa, y se venía esperando desde que Bannon criticase públicamente la política del Gobierno respecto a Corea del Norte en una entrevista a principios de esta semana. También se había referido a los supremacistas blancos como "payasos".

Bannon había presentado su dimisión el pasado 7 de agosto, pero hasta hoy no estaba claro si Trump la aceptaría o no. Finalmente, el presidente ha decidido optar por su salida, según han confirmado varios de sus asistentes a numerosos medios estadounidenses, entre ellos 'The Washington Post', Fox News o la CNN.

Su cese supone una victoria del bando 'realista' en la guerra interna que tiene lugar en la Casa Blanca estos días, en la que los elementos más ideológicos e histriónicos (como el exportavoz Sean Spicer, el jefe de comunicaciones Anthony Scaramucci o el propio Bannon, todos ellos ya fuera) se enfrentan a una alianza táctica entre el yerno de Trump, Jared Kushner, y varios militares en cargos de máxima responsabilidad. El ascenso del exgeneral John Kelly al cargo de jefe de gabinete –quien pidió la defenestración de Scaramucci como primera medida– parece ser lo que ha inclinado la balanza en contra de Bannon.

Su caída en desgracia se había iniciado ya en abril, cuando Trump le apartó del Consejo de Seguridad Nacional. Un miembro de la Casa Blanca aseguró entonces que la única razón por la que Bannon estaba en dicha institución era para servir de contrapeso al Asesor de Seguridad Nacional Michael Flynn, que se vio obligado a dimitir por haber ocultado sus contactos con funcionarios rusos. En muchos asuntos, Flynn mantenía posturas diferentes a las del entorno cercano de Trump, por lo que Bannon habría sido el encargado de hacer valer las ideas y valores "centrales" de la nueva Administración. Pero la decisión hizo enarcar muchas cejas a los observadores de la política estadounidense.

Steve Bannon y Jared Kushner escuchan a Trump, en junio de 2017. (Reuters)
Steve Bannon y Jared Kushner escuchan a Trump, en junio de 2017. (Reuters)

Un personaje muy controvertido

Su llegada a la Casa Blanca se había producido entre una oleada de críticas. Bannon había sido el director del medio alternativo Breitbart hasta que se unió a la campaña de Trump en agosto pasado. Según el diario 'New York Times', bajo su dirección ese medio "ha acusado al presidente Obama de ‘importar más musulmanes que nos odian’; ha comparado el trabajo de planificación familiar al Holocausto; y aconsejado a las víctimas de acoso sexual por internet que ‘se desconecten’ y ‘dejen de joder internet para los hombres’, ilustrando el argumento con una imagen de un niño llorando”.

Bannon también fue acusado en 2007 por su exmujer, Mary Louise Piccard, de violencia doméstica y antisemitismo: aparentemente, según testificó Piccard en el juicio, Bannon estaba muy preocupado por el elevado número de judíos que asistían a la misma escuela que sus hijas. “Dijo que no le gustaba la forma en la que crían a sus hijos para ser mocosos malcríados y que no quería que las niñas fuesen a la escuela con judíos”.

El Southern Poverty Law Center, un centro legal que se dedica a monitorizar el racismo y los movimientos supremacistas y de ultraderecha –y que recientemente emitió un informe que asegura que debido a la campaña de Trump el clima racial en las escuelas de EEUU ha retrocedido medio siglo–, emitió una fuerte protesta tras conocerse el nombramiento. “Stephen Bannon fue el principal responsable de que Breitbart se convirtiese en un pilar de la progapaganda etno-nacionalista. Trump debería rescindir su designación. En su discurso de victoria, Trump dijo que su intención era convertirse en un presidente para ‘todos los estadounidenses’. Bannon tiene que irse”, tuiteó entonces el grupo.

Así ha ocurrido finalmente, pero no por las razones que argumentaban los críticos. El progresivo distanciamiento de Bannon con su jefe se produce además en plena polémica por la ambigüedad con la que Trump se ha referido a los supremacistas blancos tras los incidentes de Charlottesville. Aunque Bannon se ha desmarcado de ellos, se le considera uno de los grandes ideólogos del movimiento 'alt-right', con el que comparten algunos elementos.

Mundo
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios