bruselas no está dispuesta a ceder terreno

La UE ofrece a Londres dos años de margen tras el Brexit... Pero sin voz ni voto

Reino Unido deberá seguir cumpliendo con las normativas europeas. Estará sujeto a la supervisión comunitaria. Y tendrá que acatar la jurisdicción y los mandatos del Tribunal de Justicia de la UE

Foto: Manifestantes a favor de la Unión Europea protestan ante el Parlamento en Londres. (EFE)
Manifestantes a favor de la Unión Europea protestan ante el Parlamento en Londres. (EFE)

Al principio, no se lo podía creer. Pero ahora, la Unión Europea se toma muy en serio el Brexit. Y no está dispuesta a ceder terreno ante los británicos. Este lunes, ha dado su visto bueno a que Reino Unido pueda contar con casi dos años de margen para amortiguar su salida de la Unión. Un 'periodo de transición' que durará hasta el 31 de diciembre de 2020.

Londres puede respirar tranquilo: la fecha del 29 de marzo de 2019, cuando el Brexit se hará efectivo, está a la vuelta de la esquina y ahora tendrá un poco más de tiempo para prepararse. Pero con la zanahoria llega también el palo: si quiere beneficiarse del periodo de transición, tendrá que “aceptar las reglas del juego”, en palabras de Michel Barnier.

Londres no podrá poner en marcha ningún acuerdo comercial bilateral sin permiso de la UE

Reino Unido deberá seguir cumpliendo con las normativas europeas. Estará sujeto a la supervisión comunitaria. Y tendrá que acatar la jurisdicción y los mandatos del Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Todo ello, sin derecho a voz ni voto. La pesadilla de los 'brexiters' hecha realidad.

Barnier, el negociador de la UE para el Brexit, explica el porqué: “Durante la transición, el Reino Unido seguirá en el mercado único, la unión aduanera y en todas las políticas. Tendrán todos los beneficios económicos, y por eso tienen que aplicar también todas las reglas”.

Pero su contraparte británica, David Davis, ya ha advertido de que Londres quiere poder influir en la toma de decisiones durante la transición. Un nuevo desencuentro entre Davis y Barnier, que mantienen visiones contrapuestas sobre cómo debe resolverse el Brexit, hasta ahora con poco éxito para el primero.

Los socios europeos no piensan cruzar su principal línea roja: “El mercado único no puede ser a la carta, reitera Barnier. Dicho de otro modo: o dentro o fuera, pero si Reino Unido quiere seguir un tiempo más en la casa europea, tendrá que acatar las normas que se aplican a todos. El 'mi techo, mis normas' a la europea.

Además, durante estos 21 meses, Londres podrá comenzar a negociar nuevos acuerdos comerciales bilaterales con socios con los que ya mantiene libre comercio, pero como miembro de la UE. Eso sí, no podrá poner en marcha ningún acuerdo comercial bilateral sin permiso de la Unión.

Barnier ha recordado también que la concesión de este periodo transitorio está condicionada a que se finalice la negociación sobre todos los términos del divorcio entre ambas partes. “Se ha hecho suficiente progreso, pero no todo el progreso”, ha avisado el negociador.

En paralelo, arrancarán los trabajos sobre el futuro acuerdo que regirá las relaciones entre la UE y Reino Unido. Al respecto, Barnier ha recordado que no parten “con un folio en blanco”, como sucede de cara a negociar con otros socios comerciales.

A día de hoy, ambas partes comparten regulaciones, normas, que facilitan la aproximación. Pero es previsible que una vez se culmine el Brexit, los británicos quieran emprender su propio camino, por lo que pueden surgir divergencias. Y será difícil consensuar unas reglas a cumplir con quienes acaban de dar un golpe de timón para librarse de las normas comunes, las de la UE.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios