POLÍTICA Y PARAÍSOS FISCALES

Bronca entre eurodiputados y el Gobierno maltés por los Papeles de Panamá

El jefe del gabinete del primer ministro maltés acusa a los eurodiputados que investigan las revelaciones Papeles de Panamá de dejarse llevar por una campaña contra el Gobierno

Foto: El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el primer ministro de Malta, Joseph Muscat, en Valeta. (Reuters)
El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y el primer ministro de Malta, Joseph Muscat, en Valeta. (Reuters)

El enfrentamiento entre los diputados europeos que investigan las revelaciones de los Papeles de Panamá y el Gobierno maltés comienza literalmente con una persecución por las calles empedradas de La Valeta. Werner Langen y otros miembros de la Comisión creada por la Eurocámara para tratar de deshojar los miles de documentos sacados a la luz hace un año por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) -publicados en España por El Confidencial- se encontraban el pasado 20 de febrero en la isla, en una misión organizada para recoger información y verificar datos sobre el terreno. Ese día, él y el resto de la directiva de la Comisión decidieron pedir al jefe de gabinete del primer ministro maltés, Keith Schembri, que compareciera públicamente en Estrasburgo para dar explicaciones sobre las firmas 'offshore' que, supuestamente, adquirió a través de Mossack Fonseca. La respuesta no se hizo esperar.

“Fue justo en ese mismo día en el que Schembri mandó un mensajero a buscarme por las calles de La Valeta, para que me diera en mano su negativa a reunirse con nosotros”, explica el propio Langen. En la carta, a la que ha tenido acceso El Confidencial, Schembri no solo declina la invitación, sino que también carga contra los eurodiputados, cuestiona su mandato y asegura que se están dejando arrastrar por una campaña de “quienes no se detendrán ante nada, ideando mentiras y falsedades con el único propósito de dañar a este Gobierno y el progreso de este país”. La mano derecha del primer ministro Joseph Muscat señalaba, además, que acudir a Estrasburgo “perjudicaría y dañaría la reputación de su país”. Precisamente cuando Malta ostenta la presidencia del Consejo de la Unión Europea durante este semestre.

Negarse a comparecer ante el Parlamento Europeo no suele ser buena idea, como ha aprendido esta semana el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijssebloem, enfrentado con los eurodiputados desde que se negó a disculparse por unas declaraciones sobre “mujeres y alcohol que incendiaron a los países del sur. El “no” de Schembri fue contestado con otro “no”, por parte de la Comisión PANA, que decidió cambiar de táctica. “El 29 de marzo escribí una carta al primer ministro Muscat para pedirle que use su autoridad para convencer al señor Schembri de que acepte una nueva invitación para que comparezca en una audiencia el próximo 18 de mayo”, explica Langen.

Fuego cruzado

Por el momento, los diputados europeos no han recibido ninguna respuesta del Gobierno maltés. Al menos por los canales oficiales, porque este martes el diario 'Malta Independentre' cogía unas declaraciones de un portavoz gubernamental, en las que criticaba abiertamente a Langen -que pertenece al Partido Popular Europeo- por “excederse en su rol institucional, para unirse a una campaña partidista contra el gobierno” maltés, de corte laborista.

España es otro de siete países que tampoco han cumplido con el plazo. Por segunda vezEl presidente de la Comisión de Investigación ha negado la mayor, ya que la invitación a Schembri fue enviada por acuerdo de todos los partidos políticos. También ha mostrado su “sorpresa” ante el hecho de que un portavoz airee el desencuentro en la prensa, a lo que ha respondido con la misma moneda, con una declaración publicada por el servicio de prensa del Parlamento Europeo. El desencuentro toma mayor enjundia si se tiene en cuenta que ha saltado a la arena pública tan solo tres días antes de que los ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europa discutan en la propia Malta cómo mejorar la lucha contra el fraude y la evasión fiscal.

El eurodiputado alemán también lanza un dardo envenenado a La Valeta, al recordar que “va en el interés de todos los ciudadanos que los Estados miembros y las instituciones europeas se mantengan unidas hombro con hombro para atajar el blanqueo y la evasión”. “No logro comprender cómo estas declaraciones contribuyen a esto”, afirma.

Si Schembri y el Gobierno maltés no dan su brazo a torcer, sus representantes tendrán que verse las caras con unos eurodiputados en pie de guerra el próximo 30 de mayo, cuando está prevista una audiencia con la Presidencia rotatoria que ostenta la isla. Aún se desconoce quién acudirá a un encuentro en el que normalmente los eurodiputados suelen aprovechar para pedir información sobre los últimos avances en la lucha contra la evasión fiscal, aunque en esta ocasión corre el riesgo de convertirse en una sesión dedicada al Gobierno maltés y su falta de cooperación. Fuentes parlamentarias confirman a El Confidencial que La Valeta se ha mostrado reacia incluso a la hora de compartir los documentos que la Comisión de investigación ha pedido a todos los países europeos para proseguir su investigación.

María Tejero Martín. BruselasMaría Tejero Martín. Bruselas

España tampoco cumple

España es otro de siete países que tampoco han cumplido con el plazo. Por segunda vez. En una carta dirigida al ministro Luis de Guindos, los eurodiputados de PANA solicitaron el 23 de noviembre pasado información sobre qué tipo de medidas había puesto en marcha el Gobierno español tras el escándalo de los Papeles de Panamá y el de las Bahamas. La misiva pide que el Ministerio de Economía y el de Justicia envíen detalles sobre cómo funciona en España la lucha contra la evasión y el fraude fiscal, pero también datos sobre casos abiertos o finalizados. En un inicio, los diputados europeos requirieron esta información para mediados de enero, pero el plazo fue alargado hasta el pasado 15 de marzo. España es el único gran país que no ha cumplido, junto a Malta, Chipre, Lituania, Dinamarca, República Checa y Croacia.

Otro tropiezo maltés

Ésta no es la primera situación tensa que vive Malta con las instituciones europeas. El peor momento para el país, que accedió a la Unión en 2004, sucedió hace cinco años cuando el maltés John Dalli fue invitado a dejar su cargo de comisario europeo Salud y Política de Consumidores después de que la Oficina Europea de Lucha contra el Fraude (OLAF) le investigase por haber participado en un caso de tráfico de influencias a través de otro individuo maltés en relación con una tabaquera sueca.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios