exportaciones récord y pacto de cooperación

¿Por qué la UE no llama 'dictador' a Castro?

Solo la comisaria de Comercio se ha salido de la línea marcada. Y una de las razones por las que la UE no ha llamado 'dictador' a Castro proviene directamente de su departamento

Foto: Una mujer sostiene una imagen de Fidel Castro mientras espera para rendirle tributo en la plaza de la Revolución, en La Habana, el 29 de noviembre de 2016. (Reuters)
Una mujer sostiene una imagen de Fidel Castro mientras espera para rendirle tributo en la plaza de la Revolución, en La Habana, el 29 de noviembre de 2016. (Reuters)

La muerte de Fidel Castro ha supuesto todo un rompecabezas diplomático para casi todos los países del mundo. Más de un alto cargo se ha visto envuelto en un baile de palabras para referirse al fallecido exmandatario cubano y mostrar así sus condolencias, intentando a la vez no caer en lo políticamente incorrecto. La mayoría de representantes políticos se han refugiado en la historia para evitar calificativos, denominándolo “icono del siglo XX” o “personaje histórico". Otros, no se lo han pensado dos veces y directamente lo han calificado como "un dictador”. Acompañado, eso sí, de algún que otro adjetivo muy poco diplomático.

Un caso curioso es el de la Unión Europea, cuyos altos mandatarios han expresado el pésame por la pérdida del líder de la Revolución cubana, de un modo muy correcto y evitando entrar en polémicas. Así, las instituciones europeas, a través de sus máximos dirigentes, han remarcado la relevancia de su figura en la historia y la importancia de Fidel Castro en el juego de las relaciones internacionales a lo largo del último medio siglo. De este modo, los altos cargos de la Unión han marcado una línea a seguir para el resto de líderes europeos. Aunque no todos han predicado con el ejemplo.

La UE es uno de los principales exportadores a Cuba, solo por detrás de Venezuela, con más de 2.100 millones al año, lo que supone un crecimiento de hasta un 34% respecto a 2015Por su parte, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha afirmado que con la muerte de Fidel Castro “el mundo ha perdido un hombre que fue un héroe para muchos”. Además, en su comunicado, Junker destaca que Castro “seguirá siendo una de las figuras revolucionarias del siglo XX”, aunque cree que “su legado será juzgado por la historia”. También, el presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz, ha afirmado en su cuenta de Twitter que “Castro marcó a Cuba, Latinoamérica y la política global”, en español, lanzando así un mensaje al pueblo cubano: “La UE está con vosotros mirando al futuro".

La alta representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, también ha trasladado sus condolencias a la familia del fallecido: “A su hermano Raúl, a su familia y a sus amigos”. En dicho comunicado, Mogherini destaca que Castro era "un hombre con determinación y una figura histórica”. También, Mogherini muestra su preocupación, porque “el fallecimiento sucede en tiempos de grandes desafíos e incertidumbres”, así como de “grandes cambios para su país”, según sus palabras.

En dicha carta, la alta representante de la Unión destaca la propuesta de acuerdo a que llegaron la UE y La Habana el pasado mes de septiembre y que supone la apertura de las relaciones entre ambos. “Al aprobar el Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación la primavera pasada, la Unión Europea abrió un nuevo capítulo en las relaciones que han sido fuertes durante décadas con el pueblo cubano”, declaró Mogherini. Dicho acuerdo, que está previsto que ambas partes firmen a finales de diciembre, es una de las razones por las cuales la UE mantiene una línea diplomática tan cordial ante el fallecimiento de Fidel Castro.

Malmström se desmarca

No obstante, llama la atención que la comisaria de Comercio, Cecilia Malmström, se haya salido de esa línea marcada por el resto de colegas europeos. En Twitter, Mamström mostró su indignación con unas declaraciones que han extrañado tanto a la prensa como a muchos de sus compañeros: “Castro fue un dictador que oprimió a su pueblo durante más de 50 años. Me sorprende oír todos los homenajes de hoy en las noticias".

Las palabras de la comisaria europea de Comercio han sido para muchos toda una sorpresa, pues otra de las razones por las que la Unión Europea no ha querido llamar 'dictador' a Castro proviene directamente de su departamento: las importantes cifras de exportación de la Unión Europea con Cuba. Además, eso sí, del acuerdo al que han llegado los representantes de La Habana con la delegación de la UE para restablecer las relaciones diplomáticas.

Actualmente, la Unión Europea es uno de los principales exportadores a Cuba, solo por detrás de Venezuela, con más de 2.100 millones de euros al año, fundamentalmente en maquinaria y químicos, lo que supone un crecimiento de hasta un 34% respecto al año anterior. Una cifra que no pasa desapercibida entre los altos cargos del Parlamento y la Comisión, que tras el batacazo del TTIP y el casi fallido intento de acuerdo con Canadá, tienen como misión principal cuidar sus relaciones con sus principales socios comerciales, entre ellos, Cuba.

 

Balance comercial entre la Unión Europea y Cuba.
Balance comercial entre la Unión Europea y Cuba.

El balance de la última década de la Unión Europea, en cuanto a exportaciones a Cuba, resulta bastante llamativo. Desde 2008 no se veía un repunte así, siendo 2015 el año en que más exportaciones ha habido desde la Unión a la isla en los últimos años. Lo que indica, sin lugar a dudas, una consolidación en el mercado cubano de las exportaciones europeas, teniendo en cuenta el acuerdo que se firmará a finales de año entre ambos socios.

España, socio clave

Entre los principales países exportadores de 2014, junto a Venezuela (40%) y China (10%), se encuentra España (8%), que es uno de los principales socios dentro de la Unión Europea, y uno de los más importantes proveedores de Cuba. Así, en 2015, en España volvió a alcanzarse un nuevo récord histórico de exportaciones, llegando a la cifra de 964 millones de euros.

Con el nuevo acuerdo —denominado PDCA por las instituciones europeas—, el objetivo es “crear una atmósfera más predecible y transparente para los operadores económicos y aumentar su capacidad para producir, negociar y crear puestos de trabajo, pero no establece una zona de libre comercio entre las partes ni cubre la protección de las inversiones”, según la información que se ofrece desde la UE al respecto, apartándose así de los otros tratados, como son el CETA y el TTIP, que sí son de libre comercio, pero dejando abierta una puerta que antes estaba cerrada para el mercado cubano.

La UE es el mayor inversor extranjero en Cuba, debido sobre todo al turismo, la construcción y la industria agraria. De esta manera, quieren derogar la posición tomada en 1996, cuando ambos acordaron bilateralmente acabar con las relaciones existentes. Este nuevo acuerdo pretende acabar con ese punto de desencuentro, gracias a las conversaciones iniciadas en 2008, cuyas negociaciones no acabaron hasta el pasado mes de marzo con la confirmación de este nuevo pacto.

Así, con los números y la letra pequeña por delante, se entiende mejor la posición que han tomado la mayoría de líderes europeos tras el fallecimiento del líder cubano. De esta manera, los altos cargos europeos se unen a la posición diplomática que otros altos mandatarios, como Barack Obama o Vladimir Putin, han tomado tras el fallecimiento de Castro. Exceptuando, eso sí, a la comisaria de Comercio, cuyas declaraciones están más próximas a las de Trump y su gabinete que a las del resto de líderes mundiales.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios