El Rey habla en la ONU sobre la "coyuntura compleja" que atraviesa España
  1. Mundo
en la cumbre de la onu participan 52 países

El Rey habla en la ONU sobre la "coyuntura compleja" que atraviesa España

Felipe VI ha lanzado también un llamamiento al resto de líderes para "redoblar los esfuerzos" en materia de refugiados: "Se debe hacer más"

Foto: El rey Felipe VI saluda al presidente norteamericano Barack Obama. (Reuters)
El rey Felipe VI saluda al presidente norteamericano Barack Obama. (Reuters)

El Rey Felipe VI ha lanzado este martes en Naciones Unidas un mensaje de confianza en la capacidad de España y de sus ciudadanos de superar "tiempos difíciles" y "coyunturas complejas", como las que representan en la actualidad la incapacidad de los partidos para formar Gobierno y la deriva independentista de Cataluña.

En su intervención ante la Asamblea General de la ONU, el monarca ha reconocido implícitamente que España está atravesando uno de esos momentos. "Todas las democracias avanzadas, como la nuestra, atraviesan en algún momento de su historia coyunturas complejas", ha dicho. "Pero las superan por la fortaleza y cohesión de su sociedad, la solidez de sus instituciones, la vigencia de su sistema de libertades; por su firme convicción en que las diferencias se resuelven con voluntad de acuerdo dentro del respeto a las reglas que se han dado", ha continuado.

"Los españoles --ha asegurado el Rey-- siempre hemos superado los tiempos difíciles". A modo de ejemplo, ha puesto en valor cómo tras haber sido golpeados por una dura crisis económica de alcance global, la sociedad española ha demostrado una "enorme capacidad de superación". Pero no solo en esta crisis el pueblo español ha demostrado de lo que es capaz. "A lo largo de las últimas décadas ha hecho suyos, con espíritu constructivo, los valores del diálogo, del compromiso, del sentido del deber y de la solidaridad; esos valores son los que convierten a las naciones en referencias de libertad en todo el mundo e impulsan el progreso y el bienestar de sus ciudadanos", ha remarcado.

En una alusión más directa a la cuestión catalana, el Rey, apoyándose en la conmemoración del 400 aniversario de la muerte de Cervantes, ha querido subrayar que los españoles saben "convivir". "Para nosotros, hijos de Cervantes, saber vivir significa también, y sobre todo, saber convivir. Pues cuando juntos convivimos en un marco democrático que salvaguarda nuestros derechos y libertades -tan arduamente conquistados- con respeto a nuestra diversidad, es cuando damos lo mejor de nosotros mismos; y cuando más y mejor contribuimos a la paz, la seguridad y la prosperidad de la Comunidad Internacional. Y así lo vamos a seguir haciendo", ha garantizado el monarca.

En su discurso, el Rey también ha hecho un llamamiento a "combatir la desigualdad y trabajar por un modelo económico que favorezca la prosperidad compartida y proporcione oportunidades de empleo a los jóvenes y, en general, a quienes más han sufrido los efectos de la crisis durante estos años". "Nadie debe quedar atrás por nuestra acción o por nuestra omisión", ha remarcado.

"Tenemos (los españoles) que seguir impulsando la recuperación y afianzar su continuidad sobre bases firmes y amplias; así como salvaguardar y mejorar el Estado del bienestar y un modelo de crecimiento realmente sostenible, diversificando nuestra presencia exterior y, ante todo, prestando especial atención a quienes más han sufrido y todavía padecen los efectos de esa recesión", ha insistido el jefe del Estado.

El Rey también ha querido hablar de la "decisiva encrucijada" en la que se encuentra la UE, amenazada por la irrupción de partidos eurófobos y que se enfrenta a la primera salida de un miembro del club comunitario tras el triunfo del 'Brexit' en el Reino Unido. Ante esta situación, el monarca ha querido sacar pecho de la condición de España como país europeísta, donde no han calado como en otros países los mensajes eurófobos.

"Los españoles nos sentimos orgullosos de pertenecer a la UE, de la que hemos obtenido beneficios innegables y a la que hemos realizado importantes aportaciones llegando a asumir no pocos sacrificios en los momentos en que ha sido necesario por el bien común europeo. Por ello, en las actuales circunstancias estamos dispuestos a seguir en la vanguardia de su profundización en todos los ámbitos", ha recalcado.

"Gran esfuerzo" con los refugiados

El Rey Felipe VI ha puesto en valor este martes en Nueva York el "gran esfuerzo" que España realiza en materia de refugiados y ha subrayado que "seguirá dando prueba de solidaridad y generosidad en los años venideros".

El monarca español ha lanzado este mensaje durante su intervención en la Cumbre de Líderes sobre Refugiados organizada por el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, con el objetivo de impulsar políticas en apoyo de las personas que huyen de la guerra y la represión en sus países de origen.

En su discurso, el Rey ha lanzado también un llamamiento al resto de líderes para "redoblar los esfuerzos" en materia de refugiados -"todos somos conscientes de que se puede y se debe hacer más"- al tiempo que ha subrayado el compromiso de España para estar a la altura de un reto que, ha recordado, hay que afrontar "juntos con inteligencia y generosidad".

El Rey ha destacado que España, tierra de tránsito y de acogida por su situación geográfica y experiencia histórica, siempre se ha mostrado como un pueblo "solidario" con los que tienen que dejar su patria huyendo de la violencia y "comprometido" con los valores universales del Derecho Internacional Humanitario y con la protección internacional de los refugiados.

El Rey saluda a Obama en la Asamblea de la ONU

A pesar de las críticas que organizaciones humanitarias han dirigido a España, y a la Unión Europea en general, por su escaso esfuerzo en la acogida de refugiados, el Rey ha destacado el "ambicioso" programa de reubicación y reasentamiento puesto en marcha por España -con el compromiso de acoger a casi 16.000 refugiados en dos años- y el "gran esfuerzo" realizado en este curso para incrementar sus aportaciones en los programas nacionales de acogida e integración.

Felipe VI, que ha incidido en que este encuentro es "muy oportuno", ha trasladado además la seguridad de que España "seguirá dando prueba de solidaridad y generosidad en los años venideros". No obstante, ha recordado que todas estas líneas de actuación "son de cumplimiento necesario" y son "remedios paliativos, a todas luces insuficientes" mientras no se atajen "las causas de los movimientos masivos de personas en busca de refugio".

"Resulta impostergable poner fin a los conflictos que asolan muchos países en África y Oriente Medio. Debemos combatir con determinación el azote del terrorismo que está en el origen de desplazamientos forzosos en extensas zonas de África, Asia y Oriente Medio", ha incidido.

Duro discurso de Ban Ki-moon

Horas antes, Ban Ki-moon cerró su intervención con su discurso más duro. El secretario general de la ONU denunció este martes el "repugnante, salvaje y aparentemente deliberado" ataque contra un convoy humanitario en Siria —del que EEUU y la oposición acusan a Rusia— y exigió rendición de cuentas para las matanzas del régimen sirio.

"Muchos grupos han matado a muchos inocentes, pero ninguno más que el Gobierno de Siria, que sigue lanzando barriles explosivos en barrios y que sistemáticamente tortura a miles de detenidos", dijo Ban en la apertura de la Asamblea General de Naciones Unidas, antes de defender que el futuro del país no puede depender únicamente del destino de su presidente, Bachar al Asad. El diplomático surcoreano defendió que es necesaria una "transición política" y que, tras tanta violencia y mala gestión, "el futuro de Siria no debe depender del destino de un solo hombre".

El ataque contra el convoy de Naciones Unidas ocurrió el mismo día en que el Gobierno sirio diera por terminada una tregua de una semana que había sido negociada por Estados Unidos y Rusia. El ataque no ha sido reivindicado por nadie, aunque fuentes opositoras sobre el terreno indicaron que se trataría de un bombardeo, capacidad que ostentan el Ejército sirio o la Fuerza Aérea rusa, aliada del régimen de Al Asad. Sin embargo, ambos ejércitos han negado rotundamente su vinculación con el suceso. El episodio ha disparado además la tensión entre Rusia y Estados Unidos, que ha responsabilizado a Moscú o Damasco de la agresión.

Ban insistió en que "no hay solución militar" a la situación en Siria y criticó a potencias que "siguen alimentando la maquinaria de guerra" y también tienen "sangre en sus manos". "Hoy en esta sala hay representantes de gobiernos que han ignorado, facilitado, financiado, participado o incluso planeado y ejecutado atrocidades infligidas por todas las partes del conflicto sirio contra civiles", denunció. "La exigencia de responsabilidades por estos crímenes es fundamental", añadió.

Una vez más, el jefe de Naciones Unidas llamó a todos los actores con influencia a detener los combates y hacer que se retomen las negociaciones. El conflicto sirio es uno de los asuntos clave de las reuniones que esta semana mantienen en Nueva York los líderes de todo el mundo, y llega en un momento especialmente delicado, tras la ruptura de la última tregua.

La ONU suspende todas sus operaciones

La Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de Naciones Unidas (OCHA) anunció este martes que todas las operaciones humanitarias en Siria "quedan suspendidas" tras el ataque contra un convoy humanitario ayer en la región de Alepo. La caravana, de Naciones Unidas pero gestionada por la Cruz Roja, fue bombardeada ayer a su paso por Auram al Kubra, en el oeste de Alepo. Como resultado, un empleado de la Media Luna Roja Siria (SARC) murió y un número indeterminado de civiles también resultaron heridos de gravedad. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos asegura que al menos 12 personas murieron durante el ataque.

"Por ahora no tenemos una visión global de lo que pasó, pero se ha tomado la decisión de que todas las operaciones humanitarias de convoyes sobre el terreno queden suspendidas por el momento", afirmó en una rueda de prensa el portavoz de la OCHA, Jens Laerke. "Este es un día muy negro para la comunidad humanitaria", afirmó Laerke. El portavoz también indicó que el jefe humanitario de la ONU, Stephen O'Brien, condenó el ataque y se mostró "espantado" por lo ocurrido. O'Brien, asimismo, subrayó que puede constituir un crimen de guerra.

Laerke puntualizó, además, que el convoy tenía la autorización de las autoridades para cruzar el territorio y distribuir la asistencia humanitaria, que todas las partes beligerantes estaban informadas de su trayectoria, y que estaba claramente marcado como humanitario. "No hay ninguna explicación o excusa, ninguna razón o racionalidad que explique el ataque a trabajadores humanitarios que intentan ayudar a ciudadanos que necesitan ayuda de forma desesperada", concluyó O'Brien. Los camiones transportaban ayuda de primera necesidad para 78.000 personas que sobreviven en la zona de Auram al Kubra, en el oeste de la provincia septentrional siria de Alepo, que no había recibido asistencia desde julio.

Rusia, acusada del bombardeo

La Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza política opositora, achacó este martes a Rusia la responsabilidad del ataque. La plataforma condenó este "crimen atroz" y atribuyó "a la parte rusa la responsabilidad directa y completa" del mismo, en un comunicado. EEUU también responsabiliza a Moscú, pero tras una breve investigación, el Kremlin ha negado que tanto la aviación rusa como la del régimen sirio estén detrás del ataque.

La CNFROS ha culpado también a Rusia del fin del alto el fuego y de las operaciones humanitarias en Siria, así como de todas las violaciones ocurridas durante la tregua. Además, se quejó de "la incapacidad" de la comunidad internacional de asumir responsabilidades sobre una guerra que lleva ya más de cinco años.

Desde Ginebra, el portavoz de la Federación Internacional de la Cruz Roja (FICR), Benoit Carpentier, confirmó en una rueda de prensa el fallecimiento de un empleado de la Media Luna Roja Siria. Además de este trabajador, un número indeterminado de civiles perdió la vida y muchos otros resultaron heridos en el ataque, indicó Carpentier.

Rey Felipe VI ONU Política Crisis de los refugiados Guerra en Siria Siria Cruz Roja Derechos humanos Barack Obama
El redactor recomienda