Alcaldesas "anti casta"

Virginia Raggi, la nueva alcaldesa de Roma ni de "izquierdas" ni de "derechas"

El Movimiento 5 Estrellas de Beppe Grillo se convierte en el principal vencedor de las elecciones municipales de Italia tras ganar las alcaldías de Roma y Turín

Foto: La nueva alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, del Movimiento 5 Estrellas. (Reuters)
La nueva alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, del Movimiento 5 Estrellas. (Reuters)

Por primera vez en la historia una mujer gobernará en Roma. Será Virginia Raggi, la candidata del populista Movimiento 5 Estrellas (M5S), que ha ganado al candidato del Partido Democrático de Italia (PD), Roberto Giachetti. Las elecciones municipales celebradas en Italia el pasado domingo han supuesto un duro golpe al partido del primer ministro, ya que además de Roma han perdido la alcaldía de Turín, donde a partir de hoy será otra mujer del M5S la alcaldesa: Chiara Appendino. Hasta ahora la agrupación de Beppe Grillo gobernaba solo en pequeñas ciudades como Parma, por lo que estas elecciones suponen un importante triunfo y la sitúa como la principal alternativa al gobierno de Matteo Renzi. "Ahora nos toca a nosotros", se titulaba un artículo publicado hoy en el blog del líder de M5S.

Virginia Raggi, la candidata del trueque

Virginia Raggi, abogada de 37 años y madre de un niño, ha vencido en la segunda vuelta al candidato del Partido Democrático, Roberto Giachetti. "Es el momento de recuperar nuestra historia, de tomarnos la revancha", decía Raggi durante la campaña. "La derecha y la izquierda no aman a los ciudadanos, sino que velan por sus intereses, los lobis". Con un discurso populista, esta mujer se ha convertido en la primera mujer en la historia en gobernar Roma, tras vencer con el 67,2% de los votos frente al 32,8% de su rival.

Raggi ha prometido transparencia total en su gestión, un aspecto de vital importancia para los romanos después de que la capital se viese sacudida durante los últimos meses por el escándalo de Mafia Capital, una red de infiltración mafiosa que se descubrió en el Ayuntamiento. Pero durante la campaña también ha hecho promesas menos sensatas, como la introducción municipal del truque o la creación de una moneda paralela al euro. También su oposición a la candidatura de Roma para los Juegos Olímpicos de 2024 ha provocado la ira de las instituciones deportivas y las constructoras. El programa de Raggi presenta entre sus prioridades el transporte público, el medioambiente y la administración de residuos.

Antes de meterse en política, Raggi trabajó como abogada para el gabinete Sammarco, una firma que en el pasado defendió al primer ministro Silvio Berlusconi y que sus rivales no han dudado en aprovechar durante la campaña. En su vida también destaca el voluntariado social, habiendo colaborado con el ex Manicomio Provincial de Santa María y apoyado a grupos de "compra solidaria". Raggi dio el salto a política en 2011 de la mano del M5S como concejala de la oposición del Ayuntamiento de Roma, convirtiéndose en la política más joven del Campidoglio. Ella misma defiende que no es de "izquierdas" ni de "derechas" y su discurso lo avala: dentro de su proyecto cuenta con propuestas tanto progresistas como conservadoras, entre las cuales destaca su discurso anti-inmigración, haciendo que el partido ultra derechista Liga Norte de Italia pidiese el voto a favor de ella en la segunda vuelta electoral. 

La ¨Juana de Arco¨ de la moral pública

Mientras que la victoria de Raggi era esperada tras los resultados de la primera vuelta, la gran sorpresa de estas elecciones municipales ha sido el triunfo en Turín de la candidata del Movimiento 5 Estrellas, Chiara Appendino, que ha superado con el 54% de los votos al candidato del Partido Demócrata (PD), Piero Fassino. De esta manera, Appendino ha conseguido recuperar los más de 10 puntos que tenía de ventaja Fassino en la primera vuelta.

La pérdida de Turín, uno de los bastiones de la izquierda italiana, supone un duro golpe para el partido del primer ministro. "Es una derrota que quema. Hay una gran ruptura con nuestro electorado tradicional", subrayó el miembro del PD Federico Fornaro. Appendino tan solo tiene 31 años, es economista y madre de una niña que nació en enero. Durante la campaña, su propio rival y por entonces alcalde de Turín, Piero Fassino, la tachaba de  "Juana de Arco de la moral pública". De todos modos, Appendino le advertía entonces desde la oposición de que todo podía cambiar en las elecciones municipales: "Usted se sienta en esa silla y veremos si puede hacer lo que desea: los votantes decidirán". Y han decidido. Le han elegido a ella.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios