Es noticia
Menú
Medio siglo del 127, el SEAT que motorizó a los españoles más y mejor que el popular 600
  1. Motor
  2. Tecnología y motor
Se fabricaron 1.345.000 unidades

Medio siglo del 127, el SEAT que motorizó a los españoles más y mejor que el popular 600

Se cumplen 50 años de la aparición en el Salón de Barcelona del SEAT 127, derivado del Fiat del mismo nombre presentado un año antes y que, con su moderno concepto, se erigió en 'bestseller' de la firma española

Foto: Hasta la llegada del Ibiza, el 127 era el SEAT más vendido de la historia. (SEAT)
Hasta la llegada del Ibiza, el 127 era el SEAT más vendido de la historia. (SEAT)

En el Salón del Automóvil de Barcelona de 1972, el gran acontecimiento era, sin duda, la primera aparición del nuevo modelo que entonces empezaba a fabricar en sus instalaciones de Zona Franca de Barcelona, 'la SEAT', un coche de dos puertas, 3,60 metros de longitud, 1,53 de anchura y 1,37 de altura bautizado 127, como el Fiat que había visto la luz unos 15 meses antes en el Salón de Ginebra de 1971. La empresa española producía bajo licencia los productos del gigante turinés, y el último elegido fue este 127, que saltaba al mercado con el aval de haber sido elegido en Europa Car of the Year 1972 por el jurado compuesto por los mejores periodistas del continente.

placeholder El 127, que nació con carrocería de dos puertas, destacaba por su aprovechamiento del espacio.
El 127, que nació con carrocería de dos puertas, destacaba por su aprovechamiento del espacio.

El Fiat 127 debía sustituir al 850, pero en la casa italiana decidieron cambiarlo absolutamente todo y optar por un concepto mucho más moderno, cuya arquitectura básica coincide ya plenamente con la de los coches actuales, al estilo del SEAT Ibiza. Así, frente al motor posterior y la tracción trasera del entrañable 'ocho y medio', el 127 recurría ya a una mecánica transversal bajo el capó delantero y a la tracción en el eje frontal, solución que los de Turín habían estrenado en 1964 con el Autobianchi Primula y luego expandieron de forma masiva con el 128 de 1969. De hecho, el Fiat 127 presentado en 1971 tomaba muchos elementos mecánicos de aquel 128 nacido dos años antes, como la suspensión, los frenos y la dirección, mientras que el motor de cuatro cilindros ya no era el de 843 centímetros cúbicos del 850 (de ahí el nombre), sino uno de 903 cc que había debutado en 1969 bajo el capó del 850 Sport Coupé, aunque los 52 CV de potencia que rendía en ese fueron rebajados a 47 CV en su adaptación al 127, que al pesar solo 705 kilos alcanzaba 140 km/h de velocidad punta con esa escasa caballería. Dotado de un cambio manual de cuatro marchas, su consumo era realmente comedido para la época: 6,9 l/100 km.

placeholder Un año después de su lanzamiento, la gama 127 recibió una variante de tres puertas.
Un año después de su lanzamiento, la gama 127 recibió una variante de tres puertas.

Y aquel Fiat 127 se tradujo rápidamente en SEAT 127, un coche que acabaría motorizando a la sociedad española de manera más masiva e incluso democrática que el 600, como demuestran sus cifras; ya que, desde 1972 hasta el final de la producción en 1982, se fabricaron 1.345.203 unidades, frente a los 783.745 que la firma barcelonesa del INI construyó del popular pelotilla entre 1957 y 1973. De hecho, la llegada del 127 a España no solo se llevó por delante al 850, sino que acabó también con el 600, pues el nuevo modelo suponía un enorme salto adelante, por ejemplo, en aprovechamiento del espacio, donde establecía un nuevo récord: el 80% de su carrocería era utilizable para albergar a los pasajeros y a su equipaje, de lo que da fe su impresionante maletero: 365 litros. Hoy, vehículos de su tamaño no siempre superan los 200 litros.

placeholder El SEAT 127 se conformaba con llantas de 13 pulgadas, cuando hoy el Ibiza ofrece de 18.
El SEAT 127 se conformaba con llantas de 13 pulgadas, cuando hoy el Ibiza ofrece de 18.

Como el Fiat 127, el modelo de SEAT nació también exclusivamente con carrocería de dos puertas, pero, al igual que ocurrió con el coche italiano, que un año después de su aparición amplió su gama con una variante de tres puertas (la tapa del maletero se sustituía por un portón de gran tamaño que ya incluía la luneta posterior), el SEAT 127 también estuvo disponible con tres puertas a partir de 1973, mejora práctica que se acompañaba de un respaldo trasero abatible. Además, en 1974 también se sumó a la oferta el 127 de cuatro puertas, que se fabricó de forma exclusiva en la factoría barcelonesa y se exportó con éxito al resto de Europa, e incluso a Italia, donde los usuarios recibieron bien ese 'invento' español, construido lógicamente bajo licencia Fiat.

placeholder Simplicidad y austeridad, aunque algunas versiones tenían un carácter incluso lujoso para la época.
Simplicidad y austeridad, aunque algunas versiones tenían un carácter incluso lujoso para la época.

En 1977, el 127 protagonizaba una renovación importante, pues dotaba a sus versiones más 'lujosas' de paragolpes plásticos en lugar de metálicos, situaba los faros delanteros en una posición algo más baja y recurría a ópticas traseras de mayor tamaño, incluso equipadas con luz de marcha atrás en las versiones superiores. E incluso había modificaciones más relevantes, pues la ventana lateral trasera se agrandaba ligeramente para optimizar la visibilidad y aparecía una cuarta variante de carrocería, ya con cinco puertas: dos a cada lado más el portón posterior. Además, al motor de 903 cc se añadía poco después una segunda mecánica, de 1.010 cc y 52 CV, desarrollada por los ingenieros de SEAT y reservada a los 127 Special.

placeholder La presentación a la prensa tuvo lugar en abril de 1972 en Lanzarote. Fue el acontecimiento del año.
La presentación a la prensa tuvo lugar en abril de 1972 en Lanzarote. Fue el acontecimiento del año.

Cuando en 1982 el 127 dijo adiós a la producción, era ya el SEAT más producido de la historia, un récord que el utilitario español ostentó hasta la llegada del Ibiza, que hoy ya ha superado los seis millones de unidades. Isidre López, responsable de Coches Históricos de SEAT, resume en pocos segundos las razones del éxito de aquel modelo que hoy cumple su 50 aniversario: "El 127 estaba disponible en cinco colores e incorporó por primera vez un portón trasero para aumentar la capacidad de carga; pero, a pesar de sus reducidas proporciones, el habitáculo del 127 era realmente amplio, gracias a su buena utilización de los espacios y la carrocería, tenía una habitabilidad del 80%".

placeholder En 1977, el 127 introdujo cambios notables como faros más bajos y paragolpes de plástico.
En 1977, el 127 introdujo cambios notables como faros más bajos y paragolpes de plástico.

Sobre la seguridad, López explica "que, en 1972, la interacción con el exterior dependía únicamente de las lunas y ventanillas, y en el 127 estaba enfatizada gracias a su ancho parabrisas rectangular, que favorecía la visibilidad y aportaba luminosidad al interior. Pero el 127 fue el primer SEAT en incorporar cinturones de seguridad de tres puntos y el primero con tracción delantera, lo que aportó seguridad y facilidad a la conducción. Además, una de las grandes innovaciones en la iluminación del 127 fueron sus faros rectangulares, dejando atrás las ópticas redondas de modelos anteriores, pues, gracias a eso, se obtuvo una mayor eficiencia lumínica y un aspecto más moderno". Y el responsable de mantener la flota de coches históricos de la marca española en sus instalaciones de Martorell concluye: “Hace 50 años, el SEAT 127 empezó a alumbrar el camino que hoy el Ibiza ha hecho suyo”.

En el Salón del Automóvil de Barcelona de 1972, el gran acontecimiento era, sin duda, la primera aparición del nuevo modelo que entonces empezaba a fabricar en sus instalaciones de Zona Franca de Barcelona, 'la SEAT', un coche de dos puertas, 3,60 metros de longitud, 1,53 de anchura y 1,37 de altura bautizado 127, como el Fiat que había visto la luz unos 15 meses antes en el Salón de Ginebra de 1971. La empresa española producía bajo licencia los productos del gigante turinés, y el último elegido fue este 127, que saltaba al mercado con el aval de haber sido elegido en Europa Car of the Year 1972 por el jurado compuesto por los mejores periodistas del continente.

Tecnología Gasolina Industria automóvil Industria Movilidad del futuro
El redactor recomienda