Es noticia
Menú
Geely y Aramco podrían repartirse un 60% de las acciones de la parte 'termica' de Renault
  1. Motor
  2. Industria
El acuerdo no afectaría a la marca eléctrica

Geely y Aramco podrían repartirse un 60% de las acciones de la parte 'termica' de Renault

Todo apunta a que en 2023 Renault se dividirá en dos entidades, una dedicada al vehículo eléctrico y otra a las tecnologías híbridas y de combustión, y es en la segunda donde, en breve, podría entrar capital chino y saudí masivamente

Foto: Cadena de montaje del Austral en la planta de Palencia. (Renault)
Cadena de montaje del Austral en la planta de Palencia. (Renault)

El plan de Renault para financiar su apuesta por la electrificación mediante la división de la empresa en dos unidades de negocio o entidades, que podría llevarse a efecto en 2023, sigue avanzando. Mientras que Renault conservaría la mayoría de las acciones en la parte eléctrica de esa futura estructura, para la otra parte, que englobaría los vehículos con motor de combustión y los híbridos de todo tipo, la compañía comandada por Luca de Meo estaría buscando socios, e incluso podría abrirse a que la sede de esa unidad de negocio estuviera fuera de Francia, mientras que la parte eléctrica seguiría radicada en territorio galo, donde está extendiendo su polo industrial Electricity, que es básicamente una red de fábricas de vehículos eléctricos y baterías.

Aramco, la empresa de mayor valor

En las últimas semanas ha sonado el nombre del grupo chino Geely, propietario de marcas como Volvo, Polestar o Lynk & Co, como nuevo accionista de Renault en esa parte 'termica' de la marca francesa, e incluso se ha cifrado en un 40% la proporción de acciones que compraría, exactamente las mismas que conservaría Renault. Pero la agencia Reuters informaba recientemente de que la firma del rombo estaba buscando un tercer integrante para esa futura etapa, y que todo apuntaba a una gran empresa del sector petrolífero. La prensa francesa va ahora más allá al desvelar que su Gobierno, que aún conserva un 12% de las acciones de Renault, habría negociado días atrás con Aramco, el gigante saudí productor de petróleo, que el pasado mes de mayo se convirtió en la mayor compañía del mundo por capitalización bursátil, tras superar a Apple después de una subida del 28% de su valor en bolsa en los primeros meses del año.

placeholder Los vehículos híbridos y con motor de gasolina no estarán en la misma empresa que los eléctricos.
Los vehículos híbridos y con motor de gasolina no estarán en la misma empresa que los eléctricos.

De confirmarse, Renault conservaría un 40% de las acciones de esa unidad de negocio 'termica', Geely tendría otro 40% y Aramco se haría con un 20%, y las actividades se centrarían en vehículos y tecnologías de gasolina e hibridación, lo que incluye motores y transmisiones, por ejemplo, así como las fábricas dedicadas a esas tareas, como las que Renault tiene en España (Valladolid, Palencia y Sevilla), Portugal, Rumanía, Turquía y la propia Francia, pero también en África o Latinoamérica. La colaboración de Renault con Geely no sería nueva, en cualquier caso, pues la marca francesa y el grupo chino ya han trabajado juntos anteriormente en un proyecto industrial en Asia sobre vehículos híbridos, y Lotus Cars, otra de las marcas pertenecientes al universo Geely, trabaja actualmente con Alpine, una de las firmas de Renault Group, en el desarrollo del sucesor del A110, que ya sería eléctrico y compartiría plataforma y tecnología con un futuro deportivo de la británica Lotus previsto para 2026.

El plan de Renault para financiar su apuesta por la electrificación mediante la división de la empresa en dos unidades de negocio o entidades, que podría llevarse a efecto en 2023, sigue avanzando. Mientras que Renault conservaría la mayoría de las acciones en la parte eléctrica de esa futura estructura, para la otra parte, que englobaría los vehículos con motor de combustión y los híbridos de todo tipo, la compañía comandada por Luca de Meo estaría buscando socios, e incluso podría abrirse a que la sede de esa unidad de negocio estuviera fuera de Francia, mientras que la parte eléctrica seguiría radicada en territorio galo, donde está extendiendo su polo industrial Electricity, que es básicamente una red de fábricas de vehículos eléctricos y baterías.

Industria automóvil Arabia Saudí Petróleo Acciones Tecnología Gasolina Diésel
El redactor recomienda