Stellantis, a tope en Vigo: ahora fabrica seis eléctricos más de Citroën, Opel y Peugeot
  1. Motor
  2. Eléctricos
Se añaden al Peugeot e-2008

Stellantis, a tope en Vigo: ahora fabrica seis eléctricos más de Citroën, Opel y Peugeot

De la planta gallega ya salía el Peugeot e-2008, y ahora empieza a producir las versiones eléctricas de Citroën Berlingo, Opel Combo y Peugeot Partner y Rifter. Llegarán a fin de año

placeholder Foto: Los Citroën ë-Berlingo Van y ë-Berlingo, Opel Combo-e Cargo y Combo-e Life, y Peugeot e-Partner y e-Rifter, frente a la planta de Stellantis en Vigo.
Los Citroën ë-Berlingo Van y ë-Berlingo, Opel Combo-e Cargo y Combo-e Life, y Peugeot e-Partner y e-Rifter, frente a la planta de Stellantis en Vigo.

La apuesta del grupo Stellantis en nuestro país por el vehículo eléctrico es evidente, pues ya era el único fabricante que producía un turismo cien por cien eléctrico en cada una de sus tres plantas asentadas en España, pues si de Vigo (Pontevedra) sale el Peugeot e-2008, de su factoría en Figueruelas (Zaragoza) lo hace el Opel Corsa-e, mientras que en la planta de Madrid-Villaverde se produce el Citroën ë-C4. En los tres casos, simultanenado respectivamente esa tarea con la fabricación de los otros Peugeot 2008, Opel Corsa y Citroën C4, dotados de mecánicas de combustión tanto diésel como de gasolina.

Pero la dedicación a los vehículos libres de emisiones en la factoría viguesa, donde hace poco conocían que la tercera gigafactoría de baterías de Stellantis se construirá finalmente en Italia (las otras dos estarán en Francia y Alemania), se multiplica desde ahora porque acaba de iniciarse allí la producción de seis nuevos vehículos comerciales y polivalentes cien por cien eléctricos, que comparten la plataforma multienergía (puede equipar tanto mecánicas eléctricas como de combustión) EMP2 y vivirán su estreno comercial en el tercer cuatrimestre del año.

Los seis modelos, en dos tallas

Se trata, en el caso de los vehículos comerciales, del Citroën ë-Berlingo Van, el Opel Combo-e Cargo y el Peugeot e-Partner, disponibles siempre con dos largos de carrocería; mientras que los nuevos polivalentes eléctricos son el Citroën ë-Berlingo, el Opel Combo-e Life y el Peugeot e-Rifter, también con dos longitudes de carrocería para elegir: 4,40 metros en la más compacta y 4,75 en la más larga, aunque en ambos formatos el cliente podrá escoger entre interiores para cinco o siete plazas, al igual que sucede en las versiones con motor de combustión.

placeholder El Citroën ë-Berlingo, como los otros cinco vehículos comerciales y polivalentes de mecánica eléctrica que empiezan a fabricarse en Vigo, comparten la batería de 50 kW y admiten recargas de hasta 11 kW de potencia.
El Citroën ë-Berlingo, como los otros cinco vehículos comerciales y polivalentes de mecánica eléctrica que empiezan a fabricarse en Vigo, comparten la batería de 50 kW y admiten recargas de hasta 11 kW de potencia.

Denominador común en estos seis nuevos eléctricos de Stellantis producidos en nuestro país es la parte mecánica, pues además de compartir la base EMP2 también encontramos en los vehículos de Citroën, Opel y Peugeot una batería de iones de litio de 18 módulos refrigerada por agua y con una capacidad de 50 kWh, así como un motor de 100 kW (equivalente a 136 CV) y un cambio automático de una marcha. La autonomía en el ciclo mixto WLTP alcanza los 280 kilómetros, incorporan la toma de carga en la aleta posterior izquierda y disponen de dos tipos de cargadores integrados, siendo de serie el de tipo monofásico con hasta 7,4 kW de potencia y opcional el trifásico de 11 kW. Además, en carga rápida la batería puede pasar de estar casi vacía a tener el 80% en solo 30 minutos.

placeholder Los seis nuevos modelos cuentan con un interior personalizado, y adaptado al funcionamiento eléctrico y la gestión de batería y recarga.
Los seis nuevos modelos cuentan con un interior personalizado, y adaptado al funcionamiento eléctrico y la gestión de batería y recarga.

La factoría de Vigo, que inició su actividad en 1958 con la producción del Citroën AZU, derivado de mítico 2CV, ha fabricado hasta hoy más de siete millones de vehículos comerciales ligeros, entre los que destacan el Citroën C15 y todas las generaciones de Citroën Berlingo y Peugeot Partner. Y últimamente trabaja a todo ritmo, pues a pesar de la pandemia en 2020 logró una producción de 498.600 vehículos, a un ritmo de 2.300 coches diarios donde destacan las gamas Citroën Berlingo, Opel Combo y Peugeot Partner, además de un cuarto modelo prácticamente gemelo que también sale de la factoría gallega (el Toyota Proace City y su derivado de tipo turismo, denominado Proace City Verso), fruto del acuerdo firmado en su día por la antigua PSA, hoy integrada en Stellantis tras su fusión con FCA, y el gigante automovilístico japonés.

“Para el Centro de Vigo es un orgullo seguir produciendo los vehículos comerciales ligeros de Peugeot, Citroën y Opel, prolongando un saber hacer y una tradición de más de seis décadas. Además de esta experiencia, aportamos nuestro carácter pionero en la fabricación de vehículos eléctricos, una actividad que iniciamos en 1995, cuando esta tecnología no estaba tan presente, y a la que hemos incorporado los últimos avances tecnológicos”, declaraba recientemente Ignacio Bueno, director del Centro de Vigo de Stellantis.

Inversión de 33 millones de euros

Aunque Vigo ya era una planta experta en eléctricos, pues allí se han fabricado desde hace 26 años más de 20.000 unidades de las versiones libres de emisiones de Citroën C15, Citroën Berlingo y Peugeot Partner, sus instalaciones se han transformado para acometer esta nueva labor, lo que ha supuesto una inversión de 33 millones de euros y se ha acompañado de más de 10.000 horas de formación a los trabajadores. Las baterías de 50 kWh se ensamblan en el Taller de Baterías, que ocupa una superficie de 3.500 metros cuadrados y tiene 150 empleados, siendo su capacidad de producción máxima por hora de 20 baterías, que van pasando a la línea de montaje en la zona de motores para su montaje junto con el resto de órganos del vehículo. Está previsto que en septiembre la factoría gallega produzca 91 vehículos eléctricos al día, y se espera que en noviembre la producción diaria alcance su velocidad de crucero, estimada en 224 unidades al día.

placeholder La planta viguesa ha recibido unas inversiones de 33 millones de euros, y se han superado las 10.000 horas de formación específica a sus empleados.
La planta viguesa ha recibido unas inversiones de 33 millones de euros, y se han superado las 10.000 horas de formación específica a sus empleados.

Entre los cambios realizados en la fábrica para acoger la producción de estos seis nuevos vehículos eléctricos cabe destacar las modificaciones en el Taller de Embutición, donde se conforman las piezas de chapa que forman la carrocería, así como la instalación de una nueva línea de soldadura en el Taller de Ferraje, con 26 nuevos robots. En Pintura se adaptaron las líneas de Cataforesis, Estanqueidad y Aprestos, en Montaje se instaló una nueva estación de apriete automático del conjunto motopropulsor y se modificó la estación de acople, y en Logística se implantaron zonas de almacenaje específicas, principalmente en el Taller de Baterías. Asimismo, la industrialización de los vehículos eléctricos ha supuesto un trabajo específico de validaciones y controles de calidad del producto, y del proceso industrial. De hecho, la planta de Stellantis en Vigo se ha encargado también de finalizar la puesta a punto del proyecto con unas pruebas de rodaje en condiciones reales, por la localidad pontevedresa y su entorno, que acumularán más de medio millón de kilómetros antes del lanzamiento comercial en el tramo final del año.

Coches Coche eléctrico Industria automóvil Desarrollo económico Ecología
El redactor recomienda