La prueba del Mitsubishi Outlander o por qué es la antesala al coche eléctrico
  1. Motor
un vehículo práctico para ciudad y viajes

La prueba del Mitsubishi Outlander o por qué es la antesala al coche eléctrico

El Mitsubishi Outlander PHEV domina el mercado de los híbridos enchufables, una alternativa al coche eléctrico y sus limitaciones actuales

El Mitsubishi Outlander PHEV representa otra forma de entender el automóvil, en la que por encima de todo están la utilidad, el coste ajustado y el interés por reducir las emisiones contaminantes. También supone otra manera de moverse con un coche, con la práctica de enchufar a diario nuestro vehículo en casa o en el trabajo. Es la antesala del coche eléctrico, pero sin las limitaciones que tiene todavía este tipo de vehículos.

En un mercado del automóvil en que la incertidumbre es la clave en estos momentos, este Mitsubishi Outlander PHEV es una buena alternativa intermedia entre un coche eléctrico y otro de gasolina, con el valor añadido de su etiqueta cero emisiones, cada día es más importante.

Hay que luchar contra el cambio climático y contra la contaminación, hay que reducir las emisiones nocivas y todos los usuarios de un automóvil deben hacer sus deberes en la medida de lo posible. Con este Outlander PHEV, se pueden recorrer hasta 54 km según los valores homologados en modo solo eléctrico, y por ello con cero emisiones en su utilización. Lo mejor es que cuando se agota la batería, el coche no se queda parado sino que continúa con gasolina. Por ello, es lo mejor de dos mundos: para moverse con libertad por la ciudad, pero también un modelo con el que se puede viajar sin importar la distancia.

placeholder Así es por dentro el Mitsubishi Outlander PHEV.
Así es por dentro el Mitsubishi Outlander PHEV.

Este Mitsubishi Outlander lleva años como el modelo híbrido enchufable más vendido en España y en Europa, y supone una gran apuesta de la marca japonesa por la movilidad sostenible. Además, es un interesante paso adelante hacia lo que nos espera en los próximos años, la electrificación del automóvil. Con este coche, hay que acostumbrarse a enchufarlo cada día en casa o en la oficina, y hacer una utilización máxima en su modo eléctrico.

Por sus dimensiones y su configuración, no solo es un coche para moverse por la ciudad, donde quizá resulta demasiado grande, sino que también es perfecto para viajar, como coche familiar que no se para ni cuando se termina el asfalto. Además del motor de gasolina, de 135 caballos, incorpora dos motores eléctricos de 82 y 95 caballos, uno en el eje delantero y otro en el trasero. Con ello, tenemos un vehículo de tracción 4x4, lo que, si le sumamos su mayor altura libre al suelo de casi 20 cm, lo posiciona como un buen todocamino.

Cinco plazas

El Outlander normal, con motor solo de gasolina, ofrece hasta siete plazas con las dos traseras que, en condiciones normales, van escondidas en el piso del maletero. Sin embargo, esta variante PHEV monta la batería en esa parte inferior del maletero, por lo que el enchufable solo puede tener cinco plazas. Además de cinco amplias plazas, tenemos un maletero de 500 litros.

Su conducción es muy sencilla, solo hay que ponerlo en marcha y encontraremos el indicador Ready, a partir de lo cual ya podemos empezar a conducir. El cambio es de tipo CVT de variador constante, pero contrariamente a lo que ocurre en otros vehículos híbridos, en este caso es bastante eficaz y poco ruidoso. Si queremos hacer una conducción más especial, tenemos diferentes opciones de manejo, y como novedad para esta versión 2019, el coche aporta un botón de modo Sport con el que conseguiremos las máximas prestaciones del vehículo.

Foto: Las carreteras españolas, entre las mejores de Europa. (EFE)

En cualquier caso, no es muy deportivo. El cliente de un Outlander PHEV como este no busca andar deprisa, no quiere prestaciones sino que busca un consumo muy ajustado y unas emisiones muy bajas. En realidad, es cero emisiones en su utilización siempre que utilicemos la carga de nuestras baterías para mover el vehículo.

Solo recalcar unos detalles importantes: por un lado, su autonomía en modo eléctrico según el ciclo de homologación WLTP es de 54 km, lo que supone bastante más de lo que hace de media un usuario normal en el uso diario. La velocidad máxima en modo eléctrico es de 135 km/h. Y en cuanto al tiempo de recarga completo de sus baterías, en un enchufe normal de casa, de 2,3 kW, es de aproximadamente unas cinco horas, dependiendo de la instalación.

Sin duda, este Outlander PHEV es una muy buena alternativa para los que buscan un coche muy ecológico, pero sin las limitaciones que todavía tienen los vehículos eléctricos. En cuanto a su precio, parte de los 36.850 euros con el acabado Motion. Aunque por el momento no hay en vigor un plan de ayudas a la compra de este tipo de vehículos, cuando llegue, este coche será un magnífico candidato.

Ficha técnica

  • Motor térmico: cuatro cilindros en línea.
  • Potencia máxima: 135 CV a 4.500 rpm.
  • Par máximo: 211 Nm a 4.500 rpm.
  • Cilindrada: 2.360 cc.
  • Combustible: gasolina.
  • Motor eléctrico 1:
    • Potencia 82 CV.
    • Par motor: 195 Nm.
    • Potencia 95 CV.
    • Par motor: 195 Nm
Coche eléctrico
El redactor recomienda