CON NUEVO RECORD MUNDIAL DE VENTAS

El Grupo PSA vendió 2,18 millones de unidades en el primer semestre

El Grupo PSA (Peugeot, Citroën, Open) logró un beneficio neto atribuido de 1.481 millones de euros en el primer semestre de 2018, un crecimiento del 18% con respecto a 2017

Foto: Momento del anuncio del acuerdo de compra de la marca Opel por parte del Grupo PSA en marzo de 2017.
Momento del anuncio del acuerdo de compra de la marca Opel por parte del Grupo PSA en marzo de 2017.

El Grupo PSA ha logrado un beneficio neto atribuido de 1.481 millones de euros durante los seis primeros meses de 2018, lo que supone un incremento del 18% en comparación con el mismo período del año anterior. En este periodo también logró un nuevo récord mundial de ventas con la integración de las matriculaciones de la marca Opel/Vauxhall.

Este incremento de la rentabilidad en la primera mitad del año se justifica por la subida de los volúmenes de ventas, tanto de turismos y todocaminos como en el segmento de vehículos comerciales, en el que también registró un nuevo récord. Y eso cuando el grupo francés está lanzando al mercado su nueva gama de modelos comerciales: Citroën Berlingo, Peugeot Rifter y Opel Combo, fabricados todos ellos en la planta de Vigo.

El presidente del grupo, el portugués Carlos Tavares, afirmó que el Grupo PSA está demostrando desde 2014 su capacidad constante para seguir mejorando su rentabilidad, así como su eficiencia y sus volúmenes de ventas, a pesar de enfrentarse a un entorno difícil. Tras la integración de la marca Opel/Vauxhall en el entramado del grupo francés, los equipos de Opel/Vauxhall comienzan a obtener buenos resultados y demuestran el potencial de la nueva marca. "La agilidad y disciplina de los equipos en la ejecución son nuestras ventajas para alcanzar los objetivos", aseguró Tavares.

Tavares, presidente del Grupo PSA. (Reuters)
Tavares, presidente del Grupo PSA. (Reuters)

Sin duda la diferencia en los resultados está en la manera que ha impuesto Tavares en la forma de gestionar las empresas en relación con la anterior manera de hacerlo, que es la clave de este cambio radical. En el caso de Opel, cuando estaba integrada en General Motors, todo pasaba por la burocracia, se hacían muchos informes y solo cuando se tenía casi el 100% de garantía de que iba a funcionar, se ponía en marcha. Lo malo es que entonces ya todos los rivales estaban aplicando esa solución. Con Tavares se hacen informes, pero en cuanto hay cierta viabilidad se pone en marcha y luego se realizan los cambios necesarios. Es una manera mucho más dinámica de gestionar la empresa.

Entre enero y junio, la corporación automovilística logró un beneficio neto consolidado de 1.713 millones de euros, un 16,4% más, mientras que sus ingresos totales se situaron en 38.595 millones de euros, lo que supone un incremento del 40% con respecto al logrado en el mismo periodo de 2017, gracias a la integración de las marcas Opel y Vauxhall.

La compañía cerró el primer semestre con un beneficio operativo de 2.267 millones de euros, lo que representa una progresión del 17,7% en comparación con los 1.925 millones de euros que ganó en dicho período de 2017. Por lo que se refiere a las matriculaciones mundiales del consorcio francés, alcanzaron un volumen de 2,18 millones de unidades en la primera mitad del ejercicio actual, lo que supone un nuevo récord y un crecimiento del 38,1% respecto al mismo semestre del año pasado. Estas cifras le posicionan como el segundo fabricante europeo, solo por detrás del grupo Volkswagen.

Todas las dvisiones crecen

La división que engloba las marcas francesas (Peugeot, Citroën y DS) registró unas ganancias operativas recurrentes de 1.873 millones de euros, un 29,8% más, mientras que su facturación semestral fue de 22.149 millones de euros, un 11,3% más. Por su parte, la nueva división de Opel/Vauxhall obtuvo un beneficio operativo recurrente de 502 millones de euros y su facturación alcanzó 9.946 millones de euros. Faurecia, la división de componentes del grupo francés, logró unas ganancias operativas hasta junio de 642 millones de euros, un 10% más, y su cifra de negocio subió un 5,2% hasta alcanzar 8.991 millones de euros.

En cuanto a la división financiera del grupo, Banque PSA Finance, obtuvo un beneficio operativo recurrente de 510 millones de euros hasta junio (incluyendo los resultados de Opel Vauxhall Finance), lo que se traduce en una subida del 63,4%, con una cifra de negocio de 1.022 millones de euros, un 43,9% más que la alcanzada en 2017.

El Grupo PSA continúa trabajando para lograr los objetivos marcados en su plan estratégico, denominado 'Push to Pass', que contempla un incremento de la facturación del 10% respecto a los datos de 2015, mientras que Opel/Vauxhall busca alcanzar un 'free cash flow' operacional positivo para el año 2020, como parte del plan PACE! que está llevando a cabo.

Motor

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios