Los 'millennials' abandonan sus trabajos y cambian de profesión
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Conciliación laboral

Los 'millennials' abandonan sus trabajos y cambian de profesión

Algunos jóvenes profesionales están optando por cambiar la dirección de su carrera profesional tras varios años en el mercado laboral que les han permitido ahorrar un poco

placeholder Foto: EC.
EC.

Se adentraron en el mundo laboral en los años posteriores a la crisis de 2007 a 2009 y sus ingresos no se han estabilizado hasta hace poco. Ahora, algunos jóvenes profesionales están dejando sus trabajos sin tener un plan B.

Tras haber pasado algunos años en el mercado laboral y haber ahorrado un poco, han optado por tomarse un descanso para adquirir nuevas habilidades, expandir sus redes de contactos y desarrollar su potencial creativo antes de adentrarse en una nueva trayectoria profesional. Estos trabajadores, que ahora tienen entre 20 y 30 años, han quedado agotados por la era de la pandemia, pero son optimistas respecto a la recuperación del mercado laboral. Mientras que muchos de sus compañeros saltan inmediatamente a trabajos mejor pagados o más adecuados, ellos han optado por hacer una pausa en su carrera.

Tessa Raden, de 33 años, estaba tan quemada por el trabajo a distancia que en julio dejó su trabajo de ensueño como directora de Programas en la Dramatists Guild Foundation sin tener un plan alternativo. Cuenta que pasó un par de semanas divirtiéndose y que luego consiguió un trabajo de camarera, con unos cinco turnos de noche a la semana, en el Brookland's Finest Bar & Kitchen, en su barrio de Washington DC.

Foto: EC.

"Estaba cansada de luchar y había perdido totalmente la pasión", recuerda Raden, que tiene un máster en gestión artística. En teoría, su trabajo de supervisión de la programación y apoyo a los escritores era exactamente aquello por lo que había trabajado toda su vida adulta. Sin embargo, la pandemia eliminó las actuaciones en directo, una parte de su trabajo que le encantaba, y le resultó difícil concentrarse y mantenerse motivada una vez que dejó la oficina y pasó a estar sentada en casa con su ordenador.

“Me encanta no tener que llevarme el trabajo a casa”, sonríe, describiendo su nuevo estilo de vida. “Y me encanta que la mayor parte de mi trabajo consista en ser amable en vez de estar mirando la pantalla del ordenador”.

Raden está aprovechando sus horas libres para estudiar un posgrado en política educativa y espera poder dedicarse a la enseñanza pública. Señaló que probablemente no habría podido permitirse hacer algo así antes de cumplir los 30. No obstante, por ahora, tiene suficientes ahorros para cubrir el alquiler y el trabajo de camarera cubre sus otros gastos. "Creo que podré seguir con este sistema durante un par de meses más", dice. "Estoy intentando planificar un poco menos".

"Al final me di cuenta de que la única forma de hacer una transición profesional con éxito era dejar mi trabajo"

En Estados Unidos, el número de trabajadores que abandonan sus trabajos está alcanzando las cifras más altas de los últimos años. Esto indica que existe un gran deseo de cambio, así como confianza en que haya mejores perspectivas en el futuro. Según el Departamento de Trabajo, el porcentaje de personas que abandonaron sus trabajos alcanzó el 2,7%, justo por debajo del 2,8% registrado en abril, el nivel más alto desde que el Gobierno comenzó a hacer un seguimiento de las tasas de abandono hace dos décadas.

Según una encuesta de Prudential Financial en la que participaron 2.000 trabajadores estadounidenses esta primavera, los 'millennials' (entre 25 y 40 años de edad) están más ansiosos que otras generaciones por implementar un cambio de este estilo. Más de un tercio de los entrevistados de esa generación dijeron que tenían intención de buscar un trabajo nuevo tras el fin de la pandemia, frente a aproximadamente un cuarto del número total de trabajadores.

Algunos de ellos no quieren asumir un nuevo puesto hasta que no encuentren uno que se alinee con sus objetivos profesionales a largo plazo.

“A principios de año ya estaba pensando en cambiar de trabajo y leía montones de anuncios, pero al final me di cuenta de que la única forma de hacer una transición profesional con éxito era dejar mi trabajo”, explica Andrew Hibschman, de 33 años, que era jefe de Programa y profesor adjunto de la Universidad de La Salle de Filadelfia hasta que renunció este mes. “No tenía tiempo ni energía para dedicarme a la búsqueda como yo quería”, aclara.

Foto: jovenes-busqueda-empleo-mercado-laboral-bra

Empezó dando principalmente clases de inglés y, a lo largo de la década, fue desempeñando un papel mayor en admisiones y otros programas de apoyo académico. No obstante, su objetivo a largo plazo es dedicarse a la tecnología educativa o al desarrollo del aprendizaje. Con este fin, pasa dos o tres horas al día con cursos en línea, para repasar temas como la programación educativa para la diversidad y la inclusión, y como mínimo una hora a la búsqueda de trabajo y el ‘networking’.

"Es la primera vez desde los 14 años que no tengo trabajo, lo cual es un poco aterrador", reconoce Hibschman. "Pero me siento optimista porque hay muchos trabajos ahí fuera".

Celebró su boda en mayo, lo que ha facilitado la transición. Además de prestarle apoyo emocional, su marido también está intentando que lo den de alta en su seguro médico.

Según Laura Briggs, que se dedica a ayudar a trabajadores autónomos afincados en Springfield (Illinois), resolver el problema del seguro médico puede ser uno de los temas más espinosos que tienen que resolver los estadounidenses que deciden dejar un trabajo a tiempo completo con prestaciones. Explica que muchos optan por utilizar el seguro de sus parejas, si es una posibilidad, mientras que otros optan por una póliza con deducibles elevados que cubre situaciones más graves, como operaciones o accidentes. Otra opción a corto plazo es Cobra, una ley federal que permite que los trabajadores que dejan su empleo puedan seguir accediendo temporalmente a las prestaciones sanitarias que proporciona su antiguo empleador, aunque puede resultar caro.

“No hacía nada creativo, mi trabajo había pasado a centrarse en la administración de clientes”

Briggs también recomendó que aquellos que tengan intención de dejar un trabajo con prestaciones hablasen con un asesor financiero. "Deberían ser proactivos a la hora de calcular cuánto pueden y deben ahorrar cada mes, especialmente si dejan de recibir aportaciones paralelas del empleador para su plan de jubilación", concluye.

Evelyn Danciger, una joven de 27 años, afirma que cuenta con varios años de ahorros y está contemplando optar por Cobra durante su transición a escritora a tiempo completo. En julio, abandonó su puesto en la agencia creativa Sid Lee, donde trabajaba como gerente superior. Cuenta que había soñado con ser escritora desde los ocho años, pero acabó en 'marketing' tras graduarse en 2016 del grado de Escritura de Guiones de la Universidad Loyola Marymount, de Los Ángeles.

Foto: jovenes-la-crisis-continua-bra

A medida que se hacía cargo de proyectos cada vez mayores para la empresa, el tiempo que empleaba para escribir se fue desvaneciendo. El aumento de su carga de trabajo la dejó muy quemada y llorando por estrés.

“No estaba haciendo nada creativo, mi trabajo había pasado a centrarse en la administración de clientes”, explica.

Ahora que tiene los días libres, puede dedicar más tiempo a escribir y a hacer ‘networking’ en persona en Los Ángeles, su ciudad.

“Tengo muchas ganas de llamar a mis contactos del sector y volver a salir a comer o tomar un café con ellos”, celebra. “Ahora ya no tengo que embutirlo todo en un fin de semana”.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

Se adentraron en el mundo laboral en los años posteriores a la crisis de 2007 a 2009 y sus ingresos no se han estabilizado hasta hace poco. Ahora, algunos jóvenes profesionales están dejando sus trabajos sin tener un plan B.

Millennials Conciliación Trabajo Empleo Estados Unidos (EEUU)
El redactor recomienda