Europa se resigna: no podrá vencer al covid-19 y se prepara para convivir con él
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Covid: restricciones en Europa

Europa se resigna: no podrá vencer al covid-19 y se prepara para convivir con él

Desde Alemania hasta Italia, los países europeos se adelantan al tercer invierno de la pandemia implementando medidas como más vacunas o mascarillas obligatorias

placeholder Foto: EC.
EC.

En Europa, la lucha contra el covid se ha transformado en una batalla de baja intensidad pero larga duración. Ahora, países como Alemania, Italia o Francia ya no buscan vencer al covid-19, sino que se preparan para vivir con la enfermedad.

Con el fin de mantener a raya el virus ante la llegada del tercer invierno con pandemia de la región, los gobiernos preparan estrategias para fomentar la administración de dosis de refuerzo, el uso de mascarillas, la realización frecuente de test y la puesta en práctica de medidas de distanciamiento social.

Para ello, cuentan con la ayuda de un público que ha demostrado ser relativamente tolerante con las restricciones sociales. A diferencia de Estados Unidos, donde algunos estados se apresuraron a levantar las restricciones con gran optimismo acerca de la retirada del virus, en Europa, donde los casos se han disparado de forma esporádica a lo largo de la primavera y del verano, nunca hubo sensación de que la pandemia estuviera tocando a su fin.

Foto: Una tienda turística cerrada en el centro de Paris. (Reuters)

Alemania, que nunca levantó del todo las restricciones, ha anunciado esta semana que, a menos que el número de casos sea muy bajo, solo aquellos que estén vacunados, que se hayan recuperado recientemente de la enfermedad o que tengan una prueba reciente con resultado negativo podrán acceder a restaurantes, hospitales u otros locales cerrados. Las mascarillas seguirán siendo obligatorias indefinidamente en espacios cerrados y en el transporte público, incluso para los vacunados.

En Berlín, donde el año escolar acaba de empezar, los niños tienen que llevar mascarillas en todo el recinto escolar y se les hacen test varias veces a lo largo de la semana. Esta semana, el Gobierno envió cartas a los padres de todos los niños que optan a la vacunación, animándolos a que los lleven a recibirla.

Otros países, como Francia o Italia, también están poniendo la vacunación, una recuperación reciente o un test negativo como prerrequisito para un número cada vez mayor de actividades del día a día. Los restaurantes franceses que no realicen un control de los comensales se enfrentan a multas de hasta 9.000 euros o un año de cárcel.

En Estados Unidos, algunas ciudades y estados han anunciado que implementarán medidas similares, como es el caso de California.

placeholder Clase en la región de Renania del Norte-Westfalia. (Reuters)
Clase en la región de Renania del Norte-Westfalia. (Reuters)

Las vacunas han reducido el número de casos graves y de muertes, pero la variante delta, que se contagia con mucha facilidad, ha frustrado las esperanzas de vencer por completo al virus y volver a la vida precovid-19. Según los científicos, los planes de los países europeos reflejan la realidad, así como la comprensión de que el covid no desaparecerá tan rápido como llegó, sino que ocupará un lugar entre las enfermedades respiratorias que, como la gripe, causan muertes de forma más rutinaria.

Opinan además que aún no está claro cuánto tardaremos en llegar a ese punto, pero la llegada de las vacunas quiere decir que es muy probable que la fase con más muertes de la pandemia haya llegado a su fin y los gobiernos ya no tengan que volver a recurrir a confinamientos nacionales para contener los contagios.

“La pandemia está evolucionando”, explica Jimmy Whitworth, profesor de salud pública internacional en la London School of Hygiene and Tropical Medicine.

El número de casos en Europa ha fluctuado a medida que avanzaba la propagación de la variante delta y que las autoridades sanitarias tomaban medidas para combatirla. Según un análisis de datos del Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (Cepce) y del Gobierno de Reino Unido que ha llevado a cabo el 'Wall Street Journal', la media semanal de nuevos casos diarios de coronavirus en la Unión Europea y el Reino Unido fue de 95.500 el domingo, es decir, unos 186 casos por millón de personas, lo que supone un descenso del 14% con respecto al pico de finales de julio, en el que se superaron los 110.000.

Las tasas de hospitalización en Europa son más bajas que en oleadas anteriores, lo que pone de manifiesto el efecto de las vacunas

La media estadounidense de casos por millón se acerca al doble de la europea, debido en parte al fuerte repunte de este verano tras la llegada del virus a estados con pocos habitantes vacunados.

Las tasas de hospitalización en Europa son más bajas que en oleadas anteriores de la pandemia, lo que pone de manifiesto el efecto de las vacunas. En Francia, en la semana que terminó el 8 de agosto, hubo 65 ingresos por cada millón de personas, dos tercios menos que en marzo, cuando las tasas de ingresos alcanzaron su último pico, según el Cepce. En Alemania e Italia, las tasas de ingreso por cada millón de personas se redujeron en un 90% en la misma semana en comparación con sus picos más recientes. En el Reino Unido, las tasas de ingreso fueron un 80% más bajas.

Tanto en Europa como en Estados Unidos, el número de muertes por covid es mucho menor que los niveles alcanzados previamente.

A pesar de las complicaciones sufridas al inicio, la vacunación en Europa avanza a buen ritmo. Según los datos recopilados por el proyecto Our World in Data (nuestro mundo en datos), de la Universidad de Oxford, un 53% de la población de la UE ha recibido la pauta completa, una cifra ligeramente superior al 50% de Estados Unidos. El Reino Unido ha llegado al 60%; España, al 63%; Alemania e Italia han sobrepasado el 55%, y Francia los sigue con un 50%.

Foto: Foto: EFE.

No obstante, los científicos afirman que la inmunidad de grupo, es decir, el punto en que una población ha alcanzado, mediante la vacunación o la infección, el nivel de inmunidad suficiente para evitar la propagación del virus, sigue estando lejos, si es que se alcanza en algún momento. También es posible que surjan nuevas variantes que puedan eludir esas defensas.

Según Paul Hunter, profesor de medicina de la Universidad de East Anglia (Inglaterra), es más probable que alcancemos un equilibro similar al que hemos visto con otros coronavirus, en que la enfermedad pierde letalidad gracias a las vacunas, pero protagoniza brotes recurrentes de casos y muertes. Las autoridades esperan que, con el tiempo, las empresas y las economías puedan adaptarse a este nuevo panorama.

Las restricciones de viaje y el aislamiento de los casos confirmados de covid-19 son habituales en toda la región, y es probable que persistan durante algún tiempo. Los países han potenciado sus sistemas de vigilancia genética para hacer un mejor seguimiento de las variantes de coronavirus. Las dosis de refuerzo para los mayores y los más vulnerables se están debatiendo o planificando de forma activa, a pesar de que la Organización Mundial de la Salud suplica que se dé prioridad a las zonas más pobres del mundo. Muchos gobiernos están implementando cada vez más test masivos regulares para detectar casos y están mejorando los sistemas de rastreo de contactos, en vez de retirarlos.

UK ha optado por una estrategia diferente, basada en eliminar la mayoría de las restricciones y confiar en las vacunas

Las autoridades británicas han optado por una estrategia diferente, basada en eliminar la mayoría de las restricciones y confiar en las vacunas y en el comportamiento de la población para mantener a raya el virus. El primer ministro, Boris Johnson, ha instado a los británicos a que aprendan a convivir con el virus como lo hacen con otras enfermedades respiratorias.

Los datos sugieren que el público del Reino Unido ha seguido siendo cauto a pesar de que las restricciones han disminuido, lo que pone de relieve el papel que puede desempeñar el comportamiento del público a la hora de limitar la propagación del virus. En una encuesta de YouGov realizada a finales de julio, un 70% de los británicos encuestados declararon que, a pesar de que se hubieran suavizado las restricciones, seguían utilizando mascarillas en lugares públicos, lo que asciende a una proporción muy similar a la de la primavera de 2020. En muchas tiendas y en el transporte público, aún exigen que los clientes usen mascarilla, pero los controles de cumplimiento son poco regulares.

La unidad de Google de Alphabet Inc ha recogido datos que muestran que, a principios de agosto, las visitas a restaurantes, centros comerciales y otros lugares recreativos estaban en torno a un 3% por debajo de los niveles precovid. El uso del transporte público era un tercio inferior, y las visitas a lugares de trabajo, un 42%.

"La gente no está bajando la guardia porque sabe que esto no ha terminado y que queda mucho tiempo antes de que eso ocurra"

Italia, que se vio muy afectada al principio de la pandemia, se está preparando para una lucha prolongada. Utiliza un código de colores que emplea varios parámetros para indicar la gravedad de la pandemia y el nivel de las restricciones en cada región. Las zonas rojas son las que tienen más restricciones, seguidas por las amarillas, las verdes y, por último, las blancas, en las que casi no hay restricciones, salvo la obligación de llevar mascarilla en lugares públicos cerrados. Por el momento, todas las regiones están en la categoría blanca, pero es probable que Sicilia y Cerdeña, dos destinos turísticos, pasen pronto a ser amarillas, y la expansión de la variante delta podría teñir de amarillo algunas regiones más.

"La gente de aquí es consciente de que la batalla contra el covid continúa y que será larga", dice Claudio Cancelli, alcalde de Nembro, una ciudad de 11.000 habitantes ubicada cerca del epicentro de la primera ola de la pandemia que sufrió Italia. Según Cancelli, en el exterior se siguen utilizando mascarillas con frecuencia, aunque no sean obligatorias, y el público parece estar dispuesto a recibir una tercera dosis de la vacuna si las autoridades dan el visto bueno a las inyecciones de refuerzo.

"La gente no está bajando la guardia porque sabe que esto no ha terminado y que pasará mucho tiempo antes de que eso ocurra", afirma.

Artículo elaborado con la ayuda de Karina Shah, de Londres.

*Contenido con licencia de ‘The Wall Street Journal’.

En Europa, la lucha contra el covid se ha transformado en una batalla de baja intensidad pero larga duración. Ahora, países como Alemania, Italia o Francia ya no buscan vencer al covid-19, sino que se preparan para vivir con la enfermedad.

Coronavirus Pandemia Vacunación Reino Unido Unión Europea Boris Johnson California Noticias de Italia Noticias de Francia Noticias de Alemania
El redactor recomienda