Si te preocupa la situación económica, preocúpate también por la vuelta al cole
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Va a ser más cara

Si te preocupa la situación económica, preocúpate también por la vuelta al cole

Los padres trabajadores que llevan seis meses sin colegios o campamentos están a punto de recibir otro golpe: un aumento del coste de las guarderías

Foto:
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los padres con hijos en edades escolares están contratando a canguros o pagando por clases 'online' que no necesitarían si sus hijos estuviesen en el colegio. Algunos están acudiendo a tutores o cambiándose a colegios privados que planean retomar las clases presenciales. Los padres con hijos más pequeños se preparan para gastos más altos en las guarderías, que se esfuerzan por pagar equipos protectores y gastos extra de limpieza.

El cuidado de niños y sus costes pueden parecer secundarios en una pandemia global, pero son fundamentales para la economía. Para las familias individuales, los gastos en el cuidado de niños pueden ser molestos e incluso afectar a su economía. Incrementar los costes desvía dinero de otras compras o inversiones, y muchos padres trabajadores han declarado que los gastos del cuidado de sus hijos les impiden ahorrar en casa. Aun sin tener que cuidar de sus hijos, los padres son menos productivos en el trabajo —sin mencionar el estrés y el cansancio—.

Foto: Muchas dudas ante la vuelta al colegio en septiembre. (EFE)

"Este es el trato", dice Misty Heggeness, economista que escribió sobre las consecuencias de la pandemia en madres trabajadoras para la Reserva Federal de Mineápolis. "Si te importa el crecimiento económico de EEUU... esta debería ser una de las primeras áreas de interés para ti".

Cuando los colegios cerraron en primavera, los padres empezaron a idear un cuidado 'ad hoc', terminando de trabajar de madrugada o sentando a sus hijos delante de la televisión durante el día. Muchos padres que tienen trabajos esenciales, desde cajeros del banco a médicos, no tienen ni esa opción. Algunos han dejado el trabajo por completo.

Donna Medrek hizo de tutora para su hijo, que está terminando la guardería, a menudo levantándose a las cuatro de la mañana para hacer hueco a algo de trabajo para su empleador, la firma de consultoría legal BlueStar Case Solutions. No se plantearía volver a ese horario en otoño, sobre todo ahora que va a la oficina un par de días a la semana.

placeholder Clase a través de internet. (Reuters)
Clase a través de internet. (Reuters)

Chicago anunció hace poco que los colegios abrirán solo 'online', así que Medrek y su pareja, Chris Mullaney, planean mandar a su hijo de seis años a un programa de un gimnasio local a tiempo parcial. El coste es excesivo —alrededor de 100 dólares por seis horas de atención—.

Conocen a muchos padres que no se lo podrían permitir. Cuando su hijo hizo FaceTime con otros niños en primavera, Medrek pudo ver un poco cómo eran sus padres. "Estaban en pánico", afirma Medre. "Podías ver que estaban pensando: 'No tengo tiempo para hacer FaceTime, tengo que seguir trabajando".

Incluso en circunstancias normales, pagar por una guardería puede ser un problema. El cuidado de un solo niño puede costar fácilmente 10.000 dólares al año —más o menos lo que cuesta la matrícula y las tasas de un año en una universidad pública estatal—, o más en las grandes ciudades. El precio de las guarderías y las escuelas infantiles se ha elevado el doble del ritmo de la inflación desde 2000, según el índice de precios al consumo federal.

Foto: Foto: Efe

A medida que la pandemia se prolonga, más padres necesitan servicios de cuidado infantil. Los niños que están en edad escolar necesitan cuidadores durante el día. Muchas guarderías han cerrado. No se puede involucrar a los abuelos.

Kara Fastuca, profesora de educación especial en Nueva York, esperaba que su hija pudiera ir a un jardín de infancia gratuito en septiembre. Pero cree que el modelo de aprendizaje híbrido que la ciudad va a ofrecer, con los niños yendo a las aulas uno o dos días la mayoría de semanas, no es el adecuado. Así que planea mandar a su hija —y a su hijo pequeño— con una niñera.

Eso casi doblará los gastos del cuidado de sus hijos que esperaba pagar este otoño. Una madre soltera como Fastuca pagará las facturas de su sueldo de colegio público. Ha ahorrado todo lo que ha podido durante primavera y verano para prepararse. "Aun así, va a ser difícil", asegura. "Pero tengo que hacer lo que tengo que hacer".

El teletrabajo ha sido un éxito en las compañías, incluso si las clases 'online' han sido una catástrofe para muchos niños y padres

Todavía no hay datos definitivos sobre lo que están pagando los padres por el cuidado de sus hijos en la pandemia. Pero muchas empresas y legisladores han tardado mucho en entender que el cuidado de los niños está en crisis, dicen los economistas. El teletrabajo ha sido un éxito en las compañías estadounidenses, incluso si las clases 'online' han sido una catástrofe a cámara lenta para muchos niños y padres.

Melissa y Jonathan Williams siguen pagando por el cuidado a tiempo parcial para su hija de dos años, aunque él fue despedido hace poco de su trabajo en una cámara de comercio en California del Sur. Ella, administradora de ayuda financiera en una universidad, ha vuelto a la oficina.

Se sienten bloqueados. Conseguir 725 dólares al mes es difícil, pero es relativamente barato para su zona, y perderán la plaza de su hija si la sacan. "El hecho de que trabajes menos no conlleva que el coste de la guardería sea menor", dice la señora Williams.

Foto: Alumnos en un instituto en Galicia. (EFE)

La señora Williams también tiene la custodia de su sobrina de ocho años, que actualmente pasa el día con su madre. No están seguros de lo que harán en otoño, cuando su colegio solo abra 'online' como se espera. El candidato demócrata Joe Biden propuso hace poco la guardería gratuita para los niños de tres y cuatro años y créditos fiscales para el cuidado de niños.

Heggeness, economista, dice que cambios a corto plazo también podrían ayudar. Los estados, por ejemplo, podrían relajar los requisitos de licencia temporalmente para permitir que los centros de día contraten a más empleados y alentar a más gente a que convierta su casa en centro de día.

Esas medidas también podrían ayudar a los empleados de atención infantil que han vivido las vacas flacas en la pandemia, cuando muchos o cerraban o veían un desplome en las inscripciones.

El Senado ha presentado 15.000 millones de dólares para estabilizar la industria del cuidado de niños como parte de su plan de ayudas

Los senadores republicanos han presentado 15.000 millones de dólares para estabilizar la industria del cuidado de niños como parte de su próximo paquete de ayuda para el coronavirus. Los representantes demócratas, con algún apoyo republicano, han aprobado hace poco dos proyectos de ley. Uno propone 50.000 millones de dólares en financiación y el otro incluye subvenciones fiscales para las familias trabajadoras y otras medidas. Ninguno de los dos parece que vaya a convertirse en ley.

En una encuesta de junio de la Asociación Nacional para la Educación de Niños, cerca de 40% de los centros de cuidado de niños dijeron que esperaban cerrar de forma permanente si no obtenían ayuda pública adicional.

Los colegios podrían subir precios

Funtime Preschool y Afterschool, en Clinton, Mississippi, tienen nuevos protocolos por el coronavirus. Los niños son recibidos por un grupo de empleados en la entrada, que llevan equipos de protección, y luego les dejan con sus profesores en clase. La mano de obra y equipos adicionales suman unos 1.000 dólares a la semana, o 55 dólares por niño. Y no es una cantidad insignificante para los padres a los que atiende, dice Lesia Daniel Hollingshead, dueña del negocio junto a su hermano.

Hollingshead y su hermano planean asumir los gastos en 2020. No está segura de que se puedan permitir hacer lo mismo el año que viene.

Los padres con hijos en edades escolares están contratando a canguros o pagando por clases 'online' que no necesitarían si sus hijos estuviesen en el colegio. Algunos están acudiendo a tutores o cambiándose a colegios privados que planean retomar las clases presenciales. Los padres con hijos más pequeños se preparan para gastos más altos en las guarderías, que se esfuerzan por pagar equipos protectores y gastos extra de limpieza.

HIjos Colegios