SU ALTA RENTABILIDAD SUELE SER UN MERO GANCHO

Santander, Bankinter... Tenga cuidado, las supercuentas también tienen letra pequeña

Banco Santander ha sido la última entidad en lanzar al mercado una supercuenta remunerada. Son productos que ofrecen mucho en tiempos de tipos en mínimos pero conviene leer su letra pequeña

Foto: Santander, Bankinter... Tenga cuidado, las supercuentas también tienen letra pequeña

La última supercuenta de alta rentabilidad ha aterrizado en el mercado esta misma semana de la mano de Banco Santander. Tal y como adelantó El Confidencial, la entidad presidida por Ana Patricia Botín mueve el mercado en un momento de fuerte sequía para el ahorro más conservador. El objetivo sigue siendo captar nuevos clientes y siempre con sus nóminas por delante. Los reclamos están servidos con ofertas con rentabilidades del 3%... o superiores. Sin embargo, debe tener cuidado con la letra pequeña de cada producto ya que no todos los clientes pueden conseguir el mismo rendimiento y no todas las ofertas mantienen el interés que prometen en folleto por tiempo indefinido.

La última cuenta lanzada por Banco Santander ofrece tres grandes reclamos: una remuneración fija del 3%, la entrega de acciones de la entidad y el descuento en los principales recibos del hogar. El primer punto es el más destacado porque son muy pocas las entidades que ofrecen remuneración alguna por los ahorros en un entorno de tipos en mínimos. En el caso de la nueva Cuenta 1, 2, 3 de Santander esta remuneración se ofrece en tres tramos: un 1% para aquellos clientes que mantengan un saldo medio de entre 1.000 y 2.000 euros, un 2% para cuantías de 2.000 a 3.000 euros y un 3% para importes superiores a 3.001 euros (hasta un máximo de 15.000 euros). 

Un cliente con tarjeta de crédito sólo conseguirá rentabilizar sus ahorros con la Cuenta 1, 2, 3 cuando tenga un saldo medio no inferior a 3.000 eurosEste rendimiento es de los más competitivos del mercado. Sin embargo, quien contrate debe tener presente que esta cuenta conlleva unos gastos fijos de tres euros mensuales por la cuenta y otros tres por contratar una tarjeta de crédito (aunque no es obligatorio y el primer año es gratuita). En total, la gran mayoría de los clientes tendrá que pagar 72 euros al cabo del año en concepto de gestión y mantenimiento de cuenta y tarjeta (sólo de crédito, no de débito). A partir de aquí se abren distintos escenarios. Un cliente que viva al día, con un saldo medio de entre 1.000 y 2.000 euros, percibirá unos intereses de entre 10 y 20 euros. Si a este importe se les restan los 72 euros de tasas antes mencionados, el saldo neto final será negativo. Dicho de otra forma, el cliente pagará por tener esta supercuenta.

¿Y si tiene entre 2.000 y 3.000 euros de saldo medio? En este caso percibirá entre 40 y 60 euros de intereses, una cuantía todavía inferior a los costes fijos de la Cuenta 1, 2, 3 (en caso de tener cuenta y tarjeta de crédito). ¿Y si se eleva el saldo por encima de 3.001 euros? A partir de este punto, los intereses devengados se sitúan por encima de 90 euros, por lo que el cliente ya empieza a obtener rentabilidad por sus ahorros, una vez descontadas las pertinentes comisiones. No obstante, el saldo máximo a remunerar asciende a 15.000 euros.

Esta cuenta lanzada por Santander también ofrece acciones a sus clientes. En principio, por la contratación se ofrece una acción y, posteriormente, por la suscripción de créditos, seguros, planes de pensiones, fondos o hipotecas se ampliará la cartera hasta un máximo de 30 acciones. A precios de cierre de mercado de ayer, los títulos de Banco Santander cotizan a 6,76 euros por lo que, en los cálculos anteriores, hay que aplicar este importe a los saldos resultantes. Junto a las ganancias por las posiciones en el valor hay que añadir la devolución de entre un 1% y 3% de los recibos básicos hasta un máximo de 110 euros mensuales en devoluciones, el tope más elevado de todas las ofertas existentes en el mercado con estas características.

Alta rentabilidad... pero sólo al principio

Las ofertas agresivas en cuentas nómina no son exclusivas de Banco Santander. Bankinter también apuesta por este segmento de productos con una cuenta que estampa en sus carteles un interés desconocido desde hace largo tiempo: ¡un 5%! Este importe, que no deja de ser de los más competitivos del mercado, sólo se aplica durante el primer año en un producto que cuenta con liquidación semestral de intereses. Sin embargo, el segundo año la rentabilidad cae hasta el 2% y, a partir del tercero, el cliente no obtiene remuneración alguna. En este caso, el cliente debe calcular cuál es el rendimiento medio que obtendrá con el producto en función de los años que sus ahorros vayan a permanecer vinculados.

Rentabilidad de las principales cuentas
Rentabilidad de las principales cuentas

Sucede igual con la cuenta remunerada que ofrece Self Bank con un interés del 2,1% durante los cuatro primeros meses. Esta fórmula suele ser la habitual que se aplica para captar a nuevos clientes. Entidades como ING Direct, con su Cuenta Naranja al 1,90% u Openbank -filial del Santander-, con su cuenta al 2%, también ofrecen rentabilidad por el ahorro de sus clientes, en este caso durante un periodo limitado de tres meses. En estos casos, el rendimiento viene indicado en tipo de interés TAE (anualizado), por lo que el cliente debe calcular la proporción que le correspondería en función del tiempo que le ofrezcan dicha rentabilidad. Para una cuenta al 2% TAE los tres primeros meses, la rentabilidad final que percibirá el cliente se situará cerca del 0,5%.

Esta circunstancia no se produce con otras cuentas remuneradas del mercado que, sin embargo, ofrecen un tipo de interés nominal sensiblemente inferior a las anteriores ofertas. Entre las mejores están la Cuenta COINC, de Bankinter, con un interés fijo del 1,10%, la Cuenta Única de Banco Mediolanum (0,90% TAE) o la Cuenta e-Popular de Banco Popular al 0,75% TAE.

Finanzas personales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios