Es noticia
Menú
¿Quién quiere quedarse con el negocio de Solaria?
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Mejor valor del Ibex en 2022

¿Quién quiere quedarse con el negocio de Solaria?

A medida que se desarrolla su plan de negocio, crecen las expectativas de que el grupo de Díaz-Tejeiro sea objeto de interés por parte de grandes grupos energéticos o fondos

Foto: EC.
EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Terminado el mes de julio, Solaria luce, casi a la par con Acciona Energía, como la mejor compañía del Ibex en 2022, con ganancias que superan el 31%. En un contexto de mercado marcado en las últimas semanas por el derrumbe de algunas de las apuestas de inversión que mejor se habían defendido durante la primera mitad del año (bancos, petroleras, mineras), las compañías de renovables han seguido encontrando argumentos para estirar su buen tono, a medida que se intensifica la sensación de que la transición energética es una obligación que las regiones de Europa deben afrontar cuanto antes. No obstante, este lunes la energética ha sufrido un revés bursátil que la ha hecho retroceder un 8,01%.

Este contexto general favorable ha permitido a la empresa que preside Enrique Díaz-Tejeiro esquivar las deficiencias que con frecuencia le han lastrado en bolsa. “La compañía tiene una ambición de crecimiento relevante para los próximos años, convirtiéndose en uno de los principales beneficiarios de un muy fuerte impulso de futuro para el mercado de las renovables, pero lamentablemente su materialización requiere la aceleración de etapas actualmente en manos de terceros y no bajo el pleno control de Solaria", indica la analista de Mirabaud Sonia Ruiz de Garibay en un informe reciente, en el que incide en que "el pasado reciente ha estado salpicado de fallos en los objetivos de adición de capacidad que han afectado negativamente la confianza de los inversores”.

La necesidad de fuertes inversiones azuza el riesgo de una próxima ampliación de capital

Despejar esas dudas sobre su capacidad de cumplir las metas que se ha marcado aparece desde hace varios trimestres como el gran reto al que se enfrenta Solaria para hacer realidad las mejores expectativas en torno a su negocio. Unas expectativas que llevan a firmas como GVC Gaesco o Goldman Sachs a otorgarle potenciales de revalorización en bolsa que superan el 20 y el 25%, respectivamente, confiados en que el grupo pueda consolidarse en los próximos años como el mayor productor independiente de energía en España, con más de 5 GW.

Hacer realidad ese escenario más propicio requerirá que la compañía pueda esquivar los tres grandes riesgos que rodean su negocio: los cuellos de botella que afectan a la concesión de permisos, la inflación de costes y una subida de tipos que podría llegar a traducirse en un menor acceso al capital.

Este último no es un asunto menor, una vez que cumplir sus objetivos de crecimiento requeriría inversiones de hasta 2.000 millones de euros en los próximos años, lo que elevaría su ratio de deuda sobre ebitda a niveles de 4,5 veces, según cálculos de los analistas de Alantra. "Pensamos que es probable que sea necesario en algún punto capital nuevo", señalan en la firma de análisis, dando pábulo a la persistente preocupación de que Solaria, actualmente valorada en 2.800 millones de euros, pueda ejecutar en el medio plazo una ampliación de capital dilutiva para sus accionistas.

Foto: EC.

Ese riesgo, sin embargo, no evitó que Alantra elevara la pasada semana su recomendación sobre la compañía a niveles de comprar. Un consejo respaldado por la idea de que la fotovoltaica puede ser próximamente objeto de interés por parte de algún potencial comprador.

La opción de que Solaria acabe en manos de algún gran grupo energético o de algún inversor financiero ha estado sobre la mesa casi desde su estreno en bolsa, hace ya 15 años. Pero esa posibilidad estaría ganando fuerza en los últimos tiempos. "Somos de la idea de que existen opciones materiales de Solaria siendo adquirida en algún punto de los próximos 12-18 años", comentan en Alantra, donde se apoyan en su creciente capacidad instalada y la escasez de productores independientes de cierto tamaño que puedan ser objeto de opa tras la consolidación experimentada en los últimos tiempos.

En un momento en que grandes grupos como Repsol o Naturgy persiguen objetivos muy ambiciosos de crecimiento en el área de renovables, hacerse con el control de Solaria podría suponer un salto cuantitativo de calado. No en vano, la compañía de Díaz-Tejeiro cuenta con una capacidad instalada equiparable a la de Naturgy (unos 2 GW) y más de 12 GW en su 'pipeline'.

El precio potencial de una oferta podría situarse por encima de los 30 euros por acción

"Es una plataforma que no depende de ningún grupo, que tiene una alta calidad de cartera de proyectos, buen margen y rentabilidad. Cuando se vaya haciendo más complicado conseguir espacio y conexiones para nuevos proyectos, los grandes grupos energéticos irán poniendo su foco en compra de acciones independientes. Tiene que haber consolidación sectorial", concuerda Víctor Peiro, director de análisis de GVC Gaesco. En su opinión, los grandes grupos, como los citados, "están pagando precios altos por las carteras de proyectos y comprar una empresa que desarrolla proyectos 'greenfield' les aportaría valor".

El mayor impedimento, no obstante, podría estar en el precio, ya que, señala, sería necesaria la aquiescencia del máximo accionista actual (el propio Díaz-Tejeiro, a través de DTL Corporación, que controla cerca del 35% del capital), que difícilmente estaría dispuesto a vender a precios inferiores a los 30 euros, lo que supondría una prima mínima del 33% respecto a su cotización actual. En Alantra, también sitúan por encima de la barrera de los 30 euros el valor de una potencial opa.

En un momento de elevada competencia y precios al alza, para los potenciales compradores de Solaria aún podría resultar atractiva una puja a esas valoraciones. Pero seguramente, antes de eso, requerirán más evidencias de que la hoja de ruta marcada por el grupo es factible.

Terminado el mes de julio, Solaria luce, casi a la par con Acciona Energía, como la mejor compañía del Ibex en 2022, con ganancias que superan el 31%. En un contexto de mercado marcado en las últimas semanas por el derrumbe de algunas de las apuestas de inversión que mejor se habían defendido durante la primera mitad del año (bancos, petroleras, mineras), las compañías de renovables han seguido encontrando argumentos para estirar su buen tono, a medida que se intensifica la sensación de que la transición energética es una obligación que las regiones de Europa deben afrontar cuanto antes. No obstante, este lunes la energética ha sufrido un revés bursátil que la ha hecho retroceder un 8,01%.

Solaria Fusiones y adquisiciones Energía
El redactor recomienda