Es noticia
Menú
Cae Johnson, sube la libra: qué desafíos aguardan a la economía de Reino Unido
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Situación delicada

Cae Johnson, sube la libra: qué desafíos aguardan a la economía de Reino Unido

La conjunción de inflación y debilidad económica y la difícil situación fiscal del país conforman un cóctel que complicará la actuación del próximo primer ministro británico

Foto: Foto: EC.
Foto: EC.
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los mercados financieros no acostumbran a dar mucho margen a la compasión y con Boris Johnson no han hecho ninguna excepción. El anuncio de la renuncia del controvertido primer ministro británico como líder del Partido Conservador (los ‘tories’), paso previo a su abandono de la jefatura del Gobierno, ha sido sucedido este jueves por una remontada de la libra esterlina de hasta el 0,9% frente al euro que evidencia que los inversores no parecen ver muchas razones para lamentar su caída.

Casi tres años después de su llegada al número 10 de Downing Street, el mandatario británico deja una economía duramente golpeada por la embestida de la inflación, que obliga al Banco de Inglaterra a actuar con contundencia, con una situación fiscal inquietante, con la confianza de los consumidores en mínimos históricos y la confianza empresarial a la baja, lo que agudiza los riesgos de recesión. Y todo esto salpicado por los continuos enfrentamientos con la Unión Europea, a causa del protocolo de Irlanda del Norte, que azuzan el temor a una guerra comercial de la que Reino Unido tendría poco bueno que sacar.

“El Gobierno de Johnson se inclinó a menudo hacia políticas populistas y, aunque siempre se le recordará por el Brexit, la política fiscal reciente también siguió un enfoque similar. Esto puede haber impulsado el crecimiento a corto plazo, pero también ha contribuido a una mayor inflación y a un mayor endeudamiento público”, observa Azad Zangana, economista y estratega europeo sénior para Europa de Schroders.

Un periodo prolongado de vacío político puede agravar los problemas del país

Todo esto no implica, sin embargo, que la situación abierta por la caída de Johnson sea interpretada como una buena nueva en los mercados, donde preocupa la situación de incertidumbre a la que aboca. Sin claridad sobre el rumbo de la política económica, el temor es que muchas empresas retrasen sus planes de inversión. De hecho, no escasean las voces que interpretan el repunte de la libra este jueves como un mero rebote que pronto será seguido de nuevas caídas.

“Nos enfrentamos a un vacío político en un momento en que las perspectivas económicas son frágiles y la crisis del coste de vida sigue aumentando. Es poco probable que veamos más apoyo fiscal para los hogares en dificultades en el futuro cercano, lo que agrega un riesgo a la baja para el crecimiento y es probable que impida que el Banco de Inglaterra aumente el ritmo de las subidas de tipos”, apuntan en Oxford Economics.

Foto: ¿Cómo elige el Partido Conservador al sucesor de Boris Johnson como primer ministro? (EFE/Andy Rain)

La perspectiva de un proceso largo para la elección de un sustituto, que podría prolongarse varios meses, es vista con especial inquietud entre los expertos, por la posibilidad de que conlleve una parálisis de la Administración en un momento especialmente crítico para el país.

Desde hace tiempo, algunas voces venían abogando por una rebaja de impuestos que insuflara nuevos ánimos a familias y empresas. Pero lo cierto es que el país no parece contar con demasiado margen para ello. La Oficina de Responsabilidad Presupuestaria (OBR), un organismo gubernamental británico, estimó esta misma semana que la deuda pública alcanzará el 320% del PIB en 50 años si no media un viraje en la política fiscal gubernamental. Además, la posibilidad de que cualquier política generalizada de estímulos avive más una inflación que supera ya el 9% restringe aún más esta vía.

El margen fiscal para nuevas rebajas de impuestos es considerado escaso

De hecho, firmas como Schroders no descartan que, en función de quién salga vencedor de la carrera por sustituir a Johnson, los ‘tories’ vuelvan a un enfoque conservador más tradicional en materia fiscal, que podría implicar “cierta austeridad en los próximos años, pero también una vuelta a las políticas favorables a las empresas”.

La posibilidad de que un nuevo primer ministro también adopte una postura más constructiva en los enfrentamientos con Bruselas es vista como otra vía que puede coadyuvar a una mayor estabilidad económica a medio plazo, limitando los riesgos de guerra comercial y dando, de este modo, verdaderas razones para una remontada de la libra.

Se trata, en cualquier caso, de palancas que difícilmente brindarán resultados favorables a corto plazo a la economía británica, que tendrá que seguir lidiando con las debilidades derivadas de su elevada inflación y su debilidad económica con un margen de actuación muy escaso. La caída de Johnson, posiblemente, marque un antes y un después en la crónica política de Reino Unido. Pero en el ámbito económico no será tan fácil pasar página.

Los mercados financieros no acostumbran a dar mucho margen a la compasión y con Boris Johnson no han hecho ninguna excepción. El anuncio de la renuncia del controvertido primer ministro británico como líder del Partido Conservador (los ‘tories’), paso previo a su abandono de la jefatura del Gobierno, ha sido sucedido este jueves por una remontada de la libra esterlina de hasta el 0,9% frente al euro que evidencia que los inversores no parecen ver muchas razones para lamentar su caída.

Boris Johnson Reino Unido Recesión
El redactor recomienda