Es noticia
El batacazo del 9% de Fluidra: una corrección que deja más dudas que las anteriores
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Mayor caída en año y medio

El batacazo del 9% de Fluidra: una corrección que deja más dudas que las anteriores

El fabricante de piscinas empaña su extraordinaria marcha en bolsa con un súbito derrumbe, sin razones aparentes, que parece reflejar una creciente inquietud por sus valoraciones

Foto: EC
EC
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Los accionistas de Fluidra han tenido que acostumbrarse en los últimos trimestres a las emociones fuertes. Las sucesivas desinversiones de Rhone Capital, su máximo accionista, han salpicado su recorrido bursátil de resbalones contundentes que, no obstante, han quedado eclipsados por la incontenible escalada que el grupo de piscinas ha protagonizado sobre el parqué y que le ha permitido casi quintuplicar su valor en apenas año y medio.

Este martes, sin embargo, el sobresalto experimentado por la cotización de Fluidra ha adquirido un cariz diferente. Sin desinversiones preanunciadas ni cualquier tipo de información que lo justificara, el hundimiento del 8,5% -el mayor desde los inicios de la crisis del coronavirus- ha dejado a analistas e inversores cuestionándose los porqués.

Es preciso enmarcar el tropiezo de Fluidra en su contexto, una jornada de notable tensión en las bolsas, que se cerró, en el caso del Ibex, con un recorte superior al 2,5%, en lo que supuso su mayor caída desde el pasado mes de abril. “En una toma de beneficios generalizada es normal que los valores que más sufran sean los que mejor desempeño llevan en el año. Esto es lo que sucede con Fluidra”, sugieren los analistas de Bankinter. Desde la entidad defienden que las caídas registradas este martes representan una oportunidad de entrada en una compañía con un modelo de negocio atractivo en un sector con buenas perspectivas y que puede verse reforzada por las operaciones corporativas, gracias a su sólido balance.

La negociación en grandes bloques ha registrado un claro repunte en las últimas semanas

No puede ignorarse, sin embargo, que estas caídas se han producido con unos volúmenes de negociación muy elevados, que han superado en hasta 2,5 veces la media habitual en la compañía. Desde Bloomberg informaban del cierre de una operación en bloque de hasta 650.000 acciones (equivalentes a un 0,9% del capital flotante del grupo) y resaltaban que este tipo de operativa ha ganado cierta fuerza en Fluidra en las dos últimas semanas.

Aunque no ha trascendido quiénes pueden estar detrás de estas transacciones, todo parece indicar que pueda tratarse de movimientos entre grandes fondos de inversión. Y no puede obviarse que tienen lugar en un momento en que el entusiasmo que el mercado ha venido mostrando por el sector de las piscinas parece estar perdiendo algo de fuerza. Aunque con menos contundencia que Fluidra, sus grandes rivales, Pentair y Pool Corp, sufrían este martes también recortes rotundos, que les dejan a más de un 7 y un 11% de sus máximos históricos, que datan de hace apenas unas semanas.

Entre los analistas existe desde hace tiempo cierta división de opiniones en torno a estas compañías. Pues si el entorno de negocio generado tras la pandemia se ha revelado mucho más favorable y de forma más duradera de lo que se había estimado inicialmente son varios los que consideran que a las valoraciones alcanzadas actualmente el sector de los fabricantes de piscinas parece estar asumiendo unas tasas de crecimiento similares casi ‘ad infinitum’. Es por eso que en el caso de Fluidra, los consejos de compra sobre sus acciones han ido menguando progresivamente desde más del 70% el pasado noviembre a apenas la mitad en la actualidad.

Los grandes rivales estadounidenses de Fluidra también han perdido comba en bolsa

La recuperación económica; la creciente demanda, tras la pandemia, de casas grandes y equipadas con piscina; el ahorro acumulado por las familias en este periodo; y las posibilidades de concentración en un sector en el que más de la mitad del negocio está repartido entre más de 1.000 compañías son algunas de las razones que permiten defender una visión favorable sobre las perspectivas de Fluidra y sus rivales. Pero varios de ellos parecen factores llamados a diluirse a medida que se repliega la pandemia y se afianza la vuelta a la normalidad, como parece ser el caso en las últimas semanas.

Es por eso por lo que no parece irracional que muchos inversores se cuestionen la conveniencia de seguir basando su apuesta en una compañía que aún con el revés de este martes cotiza a casi 24 veces los beneficios previstos para 2021.

A Fluidra no le faltan argumentos para seguir mirando hacia arriba y así lo defienden distintas casas de análisis, desde Bankinter y JP Morgan, a Berenberg, Credit Suisse o Mirabaud. Pero a determinadas alturas, el camino a la baja parece mucho más despejado que el opuesto. Y como señala Álvaro Arístegui, analista de Renta 4, cuando se cotiza casi la perfección, como parecía ser el caso de Fluidra, no hacen falta muchos desencadenantes para motivar un recorte de calado. Queda por ver si tan efímero como los más recientes o esta es la primera prueba de que al mercado le empieza a costar lanzarse a la piscina.

Los accionistas de Fluidra han tenido que acostumbrarse en los últimos trimestres a las emociones fuertes. Las sucesivas desinversiones de Rhone Capital, su máximo accionista, han salpicado su recorrido bursátil de resbalones contundentes que, no obstante, han quedado eclipsados por la incontenible escalada que el grupo de piscinas ha protagonizado sobre el parqué y que le ha permitido casi quintuplicar su valor en apenas año y medio.

Ibex 35 Inversores Fluidra
El redactor recomienda