Relevo en Santander España: señales de un cambio de etapa
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Salida de Rami Aboukhair

Relevo en Santander España: señales de un cambio de etapa

A lo largo de sus casi seis años al frente del negocio nacional de Santander, Aboukhair ha tenido que adoptar decisiones difíciles, como la ejecución de hasta tres ERE

placeholder Foto: Foto: EC.
Foto: EC.

Rami Aboukhair asumió el puesto de máximo ejecutivo de Banco Santander en España, en el verano de 2015, con una contundente carta de presentación bajo el brazo. El responsable de implantar en Reino Unido la exitosa Cuenta 1,2,3, con la que el banco buscaba reforzar la vinculación de sus clientes, tomaba para sí entonces la responsabilidad de replicar aquel logro en el mercado nacional: "La Cuenta 1,2,3 va a marcar un hito en la banca", afirmaba pocos meses después el directivo en una entrevista concedida a 'Actualidad Económica'.

Al cierre del pasado ejercicio, Santander comunicó al mercado que el porcentaje de clientes vinculados en España ascendía al 35% del total, unas cifras que, si se ponen en relación con el 15% que comunicaba al término de 2015, podrían ofrecer una lectura positiva de aquella estrategia. Pero la eliminación unos meses antes de la Cuenta, 1,2,3 pone sordina a cualquier interpretación triunfalista que se haga de este periodo.

Foto:  El consejero delegado de Banco Santander, Rami Aboukhair. (EFE)

Resulta indiscutible que a Aboukhair le tocó gestionar una etapa mucho más convulsa de la que cabía esperar cuando fue ascendido al puesto de consejero delegado de Santander España. Si aquellos no eran tiempos sencillos para la banca (con los tipos de interés desde hacía unos meses en cotas negativas), la senda ascendente que evidenciaba la economía, con el soporte del recién iniciado plan de compra de activos del BCE, permitía presagiar que lo peor de la crisis pronto quedaría atrás.

La sucesión de turbulencias económicas a lo largo de los siguientes seis años, la profundización en el escenario de tipos de interés en mínimos y las profundas transformaciones que ha experimentado el negocio bancario han hecho de este un periodo extraordinariamente complejo, del que la evolución de la cotización del banco, con caídas superiores al 50%, ofrece un crudo testimonio, que también tiene su correlato en el hundimiento de las métricas de rentabilidad.

Para Santander España el hito de este mandato no ha sido, por lo tanto, la implementación de una Cuenta 1,2,3 finalmente sepultada por unas dinámicas de negocio que acabaron haciendo inviable su modelo de retribución al cliente, sino los continuados esfuerzos por adaptarse a la nueva realidad del sector, con medidas que comprenden la absorción de Banco Popular o la ejecución de hasta tres ERE en los que han abandonado la entidad alrededor de 8.000 empleados.

Foto: EC

En tan agitado recorrido, Ana Botín ha podido tener en Aboukhair un comandante de su máxima confianza, un directivo con cerca de 20 años de experiencia en el banco, con el que tuvo oportunidad de trabajar en Banesto y en Reino Unido, antes de reclamarle en España como su escudero tras su ascenso a la presidencia de la entidad. En todas estas funciones, el directivo granadino —de padre sirio— ha destacado por una forma de mando algo brusca, poco dada a componendas y motivo de frecuentes encontronazos internos, pero que ha podido resultar especialmente útil en un periodo en el que ha sido preciso adoptar decisiones tan difíciles.

Ahora que Santander —como el resto del sector— trata de dejar atrás el histórico 'shock' del coronavirus y mira hacia adelante con la esperanza de que los pasos dados en los últimos años permitan sacar rédito, esta vez sí, de la esperada recuperación de la economía nacional, desde la zona noble de la entidad parecen considerar oportuno dar paso a un nuevo perfil al frente de un negocio en España que, con todas las dificultades atravesadas, sigue representando una parte sustancial de los resultados del banco.

Rami Aboukhair llegó con la Cuenta 1,2,3 bajo el brazo, una herramienta con sentido estratégico en aquel momento, pero a la que la propia inercia de un sector en ebullición como el bancario acabó desnaturalizando. Si aquello pudo suponer la antesala de un cambio de etapa en el banco, el próximo relevo del responsable de Santander España supondrá la constatación de que en la entidad que dirige Ana Botín consideran que los nuevos tiempos requieren de una nueva forma de pilotaje.

Rami Aboukhair asumió el puesto de máximo ejecutivo de Banco Santander en España, en el verano de 2015, con una contundente carta de presentación bajo el brazo. El responsable de implantar en Reino Unido la exitosa Cuenta 1,2,3, con la que el banco buscaba reforzar la vinculación de sus clientes, tomaba para sí entonces la responsabilidad de replicar aquel logro en el mercado nacional: "La Cuenta 1,2,3 va a marcar un hito en la banca", afirmaba pocos meses después el directivo en una entrevista concedida a 'Actualidad Económica'.

Rami Aboukhair Ana Patricia Botín Noticias del Banco Santander
El redactor recomienda