Cellnex olvida el desengaño de Telxius con una alianza de gran potencial
  1. Mercados
  2. El Valor Añadido
Refuerza vínculos con DT

Cellnex olvida el desengaño de Telxius con una alianza de gran potencial

La asociación con Deutsche Telekom en Holanda puede ser vista como un paso importante de cara a la posible entrada del grupo español en un mercado clave como Alemania

placeholder Foto: EC.
EC.

Las acciones de Cellnex no han tardado mucho tiempo en superar el disgusto que les supuso la venta de las torres de Telxius a American Tower. Si ya el mismo día de la operación estuvieron cerca de borrar las pérdidas con las que habían arrancado la jornada, seis sesiones después su cotización apenas se mueve un 0,1% por debajo de donde se encontraban cuando Telefónica anunció el acuerdo, superando con creces el rendimiento del Ibex en el periodo.

En el mercado, han sido múltiples las lecturas que se han hecho de las implicaciones para Cellnex del movimiento, y pocas razones hay para negar que la fulgurante irrupción en Europa de un competidor de la potencia de American Tower representa una amenaza nada desdeñable para la compañía de Tobías Martínez, hasta ahora firmemente confiada en su condición de líder del sector.

Foto: Antenas de Cellnex. (Reuters)

Pero lo que parece evidente es que no debe representar un golpe letal a las aspiraciones del grupo español. Las oportunidades de desarrollo del negocio en el sector de las infraestructuras de telecomunicaciones en Europa siguen siendo abundantes y la capacidad de Cellnex para aprovecharlas no se disipa por la aparición de un nuevo rival. Y eso precisamente es lo que queda reflejado en el acuerdo alcanzado con Deutsche Telekom para la adquisición de sus torres en Holanda, a cambio de una participación en la filial de Cellnex en el país.

El movimiento, con el que Cellnex evita cualquier desembolso, no representa, ni mucho menos, un salto especialmente significativo en el tamaño de la cartera de mástiles que controla Cellnex (que ya supera las 100.000 unidades entre ejecutadas y proyectadas), pero supone un estrechamiento de las relaciones con el operador germano muy significativo en el momento actual.

Foto: Antenas de Cellnex en el Pirulí de Madrid. (Reuters)

No puede obviarse que Alemania figura, actualmente, como el gran mercado pendiente para Cellnex, que aún no ha logrado abrirse hueco en el país más poblado del continente y, por ello, uno de los más atractivos. La compra de las torres de Telxius aparecía como una clara oportunidad de introducirse en el mercado germano, que acabó escurriéndose por el fuerte desembolso de American Tower, ante el que Telefónica no tuvo reparo en dar la espalda al grupo español.

Sin embargo, firmas como Banco Santander han señalado en los últimos días que, tras este movimiento, las posibilidades de Cellnex de introducirse en Alemania, lejos de esfumarse, se han reforzado. Y, sin duda, Deutsche Telekom figura como la puerta de entrada más significativa al mercado germano, con las más de 30.000 torres que controla en el país a través de su filial Deutsche Funkturm.

El grupo germano viene sopesando desde hace tiempo diversas opciones para extraer valor de estas infraestructuras y ya a finales de 2019 su director ejecutivo, Tim Hoettges, se mostró dispuesto a explorar la posibilidad de dar entrada a un socio en su filial, en un discurso en el que, en paralelo, elogió el papel de Cellnex en la industria, calificándola como un "faro".

Foto: EC.

Los vínculos entre Cellnex y Deutsche Telekom vienen de varios años atrás. No en vano, han sido socios en Swiss Towers, la filial suiza del grupo español, entre 2017 y 2019. Además, la compañía de Tobías Martínez provee servicios de conectividad a T-Systems —la empresa del grupo alemán que opera en España—, un servicio que le ha valido durante varios años la certificación de máxima calidad que el grupo alemán otorga a sus proveedores.

Es evidente que esta relación de confianza no tiene por qué resultar definitiva en la decisión de Deutsche Telekom si la operadora alemana decide finalmente desprenderse de sus torres, ya sea parcial o totalmente. Al fin y al cabo, la lógica detrás de una venta de este tipo es maximizar el valor de esas infraestructuras, lo que convierte el precio en la clave de cualquier pacto. Pero cuando se trata de gestionar unas infraestructuras críticas para el servicio del grupo en su mercado principal, bien puede suponer un elemento diferencial de enorme valor.

Cellnex demuestra de este modo que el fiasco de la venta de Telxius a American Tower no tiene por qué representar, ni mucho menos, un freno a sus aspiraciones de dominar el mercado europeo. Si no es en colaboración con Telefónica, una asociación con Deutsche Telekom puede representar una vía no menos atractiva.

Las acciones de Cellnex no han tardado mucho tiempo en superar el disgusto que les supuso la venta de las torres de Telxius a American Tower. Si ya el mismo día de la operación estuvieron cerca de borrar las pérdidas con las que habían arrancado la jornada, seis sesiones después su cotización apenas se mueve un 0,1% por debajo de donde se encontraban cuando Telefónica anunció el acuerdo, superando con creces el rendimiento del Ibex en el periodo.

Deutsche Telekom Telecomunicaciones Cellnex Telecom
El redactor recomienda