Es noticia
Menú
El crash del bitcoin golpea al inversor... y también a decenas de empresas (no solo Tesla)
  1. Mercados
Desplome del 35% en 2022

El crash del bitcoin golpea al inversor... y también a decenas de empresas (no solo Tesla)

La apuesta, que a largo plazo ha tenido éxito tras el rally de la criptomoneda, ahora puede jugar un revés a, al menos, 38 empresas en caso de que necesiten liquidez

Foto: Bitcoins. (Reuters/Dado Ruvic)
Bitcoins. (Reuters/Dado Ruvic)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Semana fatídica para las criptomonedas. El desplome de una 'stablecoin' como Terra (98% en un solo día) ha hecho saltar todas las alarmas y ha provocado una tormenta perfecta que, unido al cambio de guion en la política monetaria de los bancos centrales para combatir la inflación, ha teñido de rojo la práctica totalidad de las divisas digitales. De un día para otro, muchos pequeños inversores han visto como el valor de sus inversiones se desplomaba al cotizar el Bitcoin sobre los 30.000 dólares y marcar mínimos desde finales de 2020 esta semana. También aquellas empresas que, ante unos depósitos o cuentas corrientes con rentabilidades mínimas o que incluso les cobraban, decidieron apostar por la mayor criptomoneda.

Todos pensamos en Elon Musk o Tesla si hablamos de criptos, también algunos en la estadounidense de software MicroStrategy, pero hay muchas más. En concreto, 38 empresas que cotizan principalmente en la Bolsa de Nueva York o la de Canadá. Estas firmas tienen, como mínimo, 266.019 bitcoins o el equivalente a 8.140 millones de dólares de tesorería en la divisa digital.

El mayor tenedor de bitcoins, incluso por encima de Tesla, es MicroStrategy con unos 3.955 millones de dólares. La cotizada del Nasdaq ha marcado mínimos desde finales de 2020 y ha acusado el castigo que ha vivido la cripto, ya que su precio de cotización se ha desplomado más de un 40% en solo cinco sesiones. La compañía dirigida por Michael J. Saylor defendió, tras su última compra realizada en 2021, que "continuaremos adquiriendo y conservando bitcoins mientras buscamos crear valor adicional para los accionistas".

Foto: Imagen del bitcoin y el dólar. (EFE/Steinbach)

La posición de Tesla, que tiene unos 42.902 bitcoins (1.312 millones de dólares), se construyó en enero de 2021. La compañía fundada por Elon Musk actualizó su política de inversión para así "tener más flexibilidad para diversificar y maximizar el rendimiento de nuestro efectivo que no se necesite para nuestra operativa diaria. Por tanto, podemos invertir una parte en activos de reserva alternativos como criptomonedas, lingotes de oro, fondos cotizados en oro u otros activos", según notificó a la SEC, el supervisor estadounidense.

Estos son los dos casos más llamativos, pero entre las diez empresas con mayor tenencia de bitcoins están la sociedad de servicios financieros Galaxy Digital Holdings; la criptoempresa canadiense Voyager Digital LTD; la minera de divisas digitales, Marathon Patent; la empresa fundada por Jack Dorsey, Square; Hut 8 Mining, Riot Blockchain, Bitfarms y Core Scientific. Sus responsables financieros o ejecutivos verán, con cierta intranquilidad, como su valor se ha desplomado un 35% en este 2022 y el bitcoin cotiza lejos de los 46.730 dólares.

La mayoría están en América, pero también hay algunas cotizadas europeas que, en este caso, guardan gran relación de la criptomoneda, puesto que son plataformas de 'trading' con este tipo de activos u ofrecen soluciones tecnológicas. Este es el caso de las alemanas Bitcoin Group, Advanced Bitcoin Technologies; o la británica Argo Blockchain.

Foto: Foto: Reuters

Fundaciones o empresas privadas no cotizadas también tienen divisas en su tesorería, aunque en este caso la mayoría no tenga que notificar este tipo de inversiones. En total, publicadas hay unas ocho que tienen en su posesión 202.068 bitcoins, con un valor de mercado de 6.183 millones de dólares. Aquí, la gran destacada es Block.one, registrada en las Islas Caimán y desarrolladora original de la red EOS, que lograba desarrollar millones de transacciones por segundo. También están la gestora estadounidense Stone Ridge o la aseguradora Massachusetts Mutual, entre otras.

En España, a nivel empresarial, pocos fondos pueden invertir. ¿El motivo? La inversión directa de fondos de inversión en estos activos solo está permitida a las entidades de inversión colectiva cerrada (EICC), que se comercializa para inversores profesionales. No obstante, hay gestores que han decidido ganar exposición al bitcoin al invertir en este tipo de compañías. Por ejemplo, Emérito Quintana, asesor del fondo Renta 4 Numantia Patrimonio Global, es uno de ellos al tener no solo acciones de Tesla sino también de MicroStrategy, estando ambas entre sus principales posiciones. La marcha meteórica de estas compañías, junto a otros motivos, hizo que estuviera entre los mejores. Así, batió a sus rivales al obtener rentabilidades del 39,1% en 2019, 24,9% en 2020 y 27,4% en 2021. ¿Y este año? Cede terreno frente al resto con una caída del 15,24% y penalizada por el varapalo de las 'criptocotizadas'.

La apuesta de las compañías, pese a que este año sufre un vuelco, ha sido por lo general exitosa. Desde 2010 la criptomoneda solo ha sufrido dos años en negativo y hay que remontarse a 2018, cuando sufrió un descalabro de casi el 74%. El curso pasado su subida fue de casi un 60% y un año antes, 2020, logró cuadriplicar su precio (+305%). Buena decisión salvo para aquellas que hayan irrumpido o incrementado fuertemente su posición durante este curso.

Semana fatídica para las criptomonedas. El desplome de una 'stablecoin' como Terra (98% en un solo día) ha hecho saltar todas las alarmas y ha provocado una tormenta perfecta que, unido al cambio de guion en la política monetaria de los bancos centrales para combatir la inflación, ha teñido de rojo la práctica totalidad de las divisas digitales. De un día para otro, muchos pequeños inversores han visto como el valor de sus inversiones se desplomaba al cotizar el Bitcoin sobre los 30.000 dólares y marcar mínimos desde finales de 2020 esta semana. También aquellas empresas que, ante unos depósitos o cuentas corrientes con rentabilidades mínimas o que incluso les cobraban, decidieron apostar por la mayor criptomoneda.

Empresas Inflación Bancos centrales Elon Musk Inversores
El redactor recomienda