Es noticia
Menú
La otra Terra que pinchó una burbuja: ¿Se recuperará de esta el mercado cripto?
  1. Mercados
TERREMOTO EN EL MERCADO

La otra Terra que pinchó una burbuja: ¿Se recuperará de esta el mercado cripto?

Los expertos en activos digitales creen que había un exceso de especulación que se está purgando con estas caídas

Foto: Foto: Unsplash
Foto: Unsplash

Terra. Tenía que llamarse Terra. Anda que no había nombres. Pues sí. Igual que aquel portal de Internet español simbolizó a principios de milenio el colapso de la euforia puntocom, la caída de la moneda virtual homónima se recordará como el gran pinchazo de la burbuja especulativa en torno al mundo cripto.

De capitalizar más de 40.000 millones de dólares al cambio a apenas nada en un abrir y cerrar de ojos. De estrella emergente del nuevo paradigma económico descentralizado a las odiosas comparaciones con Lehman Brothers. Odiosas o incluso humillantes, porque la caída del banco de inversión fue una de las fuerzas que motivó a los iniciadores de las cripto a crear un sistema financiero alternativo a aquel que consideraban fallido.

La moneda virtual estable que se desplomó un 99% en un día, rezará el epitafio. Que la Terra le sea leve, podrían murmurarse para sí sus inversores.

Ahora llega el duelo. Que en la comunidad critpo se resume en una pregunta que se repite con frecuencia estos días: ¿Está en riesgo todo el ecosistema o ha sido un caso excepcional? ¿Hay que salirse de todo el mundo cripto o tampoco hay que ponerse dramático?

Foto: Bitcoin. Ethereum (Unsplash)

Muchos inversores han optado por la primera opción, a juzgar por las caídas. Con las caídas de esta semana, “la pérdida desde máximos a mínimos de las criptos ya se asemeja a las del 73% que sufrieron las compañías de internet tras la burbuja puntocom o el 78% que llegaron a bajar los bancos tras la gran crisis financiera”, escriben desde Bank of America en su informe semanal de flujos.

Los que aconsejan evitar los dramas recuerdan precisamente lo que sucedió después de aquellos años. Que hubo una purga, sí; que mucha gente se arruinó por unas expectativas de crecimiento irreales, también; pero que, si uno miraba entre los restos de las pompas, se podía ver una industria en formación o, como mínimo, en transformación, algo que también podría suceder ahora.

Selección criptonatural a partir de la purga

Este mercado no va a desaparecer, pero sí se producirá una selección que se produce siempre en momentos como éste”, explicaba Eloi Noya, director de Innovación en el Instituto de Estudios Financieros (IEF) en el congreso de asesores financieros EFPA Congress. “Hay proyectos detrás que van a funcionar, y la divisa seguirá, y otros que fracasarán, y la divisa caerá”, añadía.

Para Covadonga Fernández, directora de Observatorio Blockchain, no hay duda de que “las criptomonedas van a seguir existiendo”, porque “es la tecnología con la que se está construyendo la web 3.0, que es la que nos va a permitir ser propietarios de Internet. Posibilitan una nueva forma de entender los negocios”, afirma. Y recuerda que está siendo clave el desarrollo de los metaversos y el nacimiento de los mercados de NFTs (Tokens no fungibles), “con los que se representa la propiedad de los objetos”, añade.

Foto: EC.

Pero también hay quienes aún lo tienen que ver con sus propios ojos, como Juan Ignacio Crespo, que esta seman escribía en su newsletter que todavía está por ver hasta qué punto el fenómeno cripto se explica por una política de tipos ultraexpansiva: Nadie hubiera imaginado hace 20 años que activos imaginarios, por muy bien presentados que estuvieran, y por muy novedosa que fuera la tecnología que los sustentara, se comprarían y venderían con dinero real”.

¿Ensoñaciones o realidades?

En su opinión, “la retirada de la liquidez parece que está cortando las ensoñaciones de raíz. Mientras los bancos centrales mantengan esa política, será difícil que las cotizaciones de las criptomonedas vuelvan a sus niveles anteriores”, escribía el analista financiero.

Javier Molina, colaborador de El Confidencial y experto en activos digitales, reconocía en el canal de Finect en Youtube que “en parte sí se ha pinchado una burbuja”. “Los excesos se pagan. Igual que en el mercado clásico se estaba viendo una sobrevaloración de los rendimientos esperados futuros de los valores de crecimiento, en el entorno de los cripto ha pasado lo mismo. Parecía que si no tenías un token no eras nadie”.

Eso sí, cree Molina que de la “limpieza absoluta” sale “una oportunidad”. En su opinión, “la base, la estructura, no cambia. Van a quedar los proyectos que generen utilidad y valor. Bitcoin sigue siendo una buena herramienta. Ethereum va a ser la infraestructura sobre la que el mundo de la propiedad privada digital se va a desarrollar ¿En el pinchazo puntocom, cambió la caída de la Terra española las tendencias hacia la digitalización, hacia los nuevos modelos de negocio? No, pues ahora pasa lo mismo”.

Eso, si, mientras tanto, como el chiste, los inversores en cripto se han visto como el pasajero aquel que se despierta aturdido mientras el avión se precipita:
- Azafata, ¿Vamos a tomar tierra ya?

- “¿Tierra, o mejor dicho, Terra? Se va usted a hartar”

Terra. Tenía que llamarse Terra. Anda que no había nombres. Pues sí. Igual que aquel portal de Internet español simbolizó a principios de milenio el colapso de la euforia puntocom, la caída de la moneda virtual homónima se recordará como el gran pinchazo de la burbuja especulativa en torno al mundo cripto.

Inversores Sistema financiero Ecosistema Bancos centrales
El redactor recomienda