Es noticia
Menú
El BCE prepara al mercado para subidas de tipos inminentes: hasta ocho en año y medio
  1. Mercados
'RALLY' DEL EURÍBOR, QUE SE ACERCA A CERO

El BCE prepara al mercado para subidas de tipos inminentes: hasta ocho en año y medio

Los miembros del banco central advierten de alzas inminentes y los inversores ya especulan con un euríbor en el 1,4% en 2023

Foto: Christine Lagarde, presidenta del BCE. (EFE/Lecocq)
Christine Lagarde, presidenta del BCE. (EFE/Lecocq)
EC EXCLUSIVO Artículo solo para suscriptores

Hasta 200 puntos básicos más. Este es el cambio que ha experimentado el mercado en sus expectativas sobre los tipos de interés para finales de 2023 en lo que va de año. La inflación preocupa y el Banco Central Europeo (BCE) está orientando su discurso para que los inversores se preparen para subidas inminentes en el ‘precio del dinero’.

Las proyecciones cambian muy rápido. En 2020, la curva de tipos apuntaba a que el euríbor no volvería a positivo hasta 2031. Así lo advirtieron los bancos mientras cambiaban sus hojas de ruta contrarreloj, justificando operaciones como la fusión de CaixaBank y Bankia, que se hizo con el valor del banco nacionalizado en mínimos.

Foto: Foto: EFE/Emilio Naranjo.

Ya antes de la pandemia la inflación no estaba ni se la esperaba. Mario Draghi dejó el BCE en septiembre de 2019 con un programa de compras de 20.000 millones mensuales para tratar de inyectar liquidez al sistema y, así, tratar de impulsar las expectativas sobre el crecimiento de los precios. Pero estas terminaron de hundirse con el coronavirus, así que, ya con Christine Lagarde al frente, el BCE se enfocó en inundar de liquidez el mercado con más compras de activos y financiación a la banca con el TLTRO-III.

Sin embargo, la inflación comenzó a aumentar el pasado verano con un repunte de los precios de la electricidad hasta máximos, acompañado por el aumento de precio del petróleo y de otras materias primas y, a finales de 2021, por los cuellos de botella en el comercio global. Entonces se esperaba que la inflación fuera transitoria. Pero el crecimiento de los precios no se ha disipado y la guerra de Ucrania ha terminado de reventar las expectativas.

Ante ello, el BCE se ha vuelto más ‘hawkish’ que nunca. El comunicado de la reunión del 10 de marzo adelantó el fin de los estímulos mucho más de lo que esperaba el mercado. La guía (‘forward guidance’) apuntó al fin en marzo del programa especial de compras contra la pandemia (PEPP, por sus siglas en inglés), con hasta 1,85 billones (millones de millones) de euros, y compras puente en el segundo tercer trimestre antes de dejar de engordar el balance y comenzar a plantearse subidas de tipos.

Pero en la última semana, ante el auge de la inflación, que alcanzó el 9,8% en España en marzo, máximos desde 1985, el BCE ha orientado al mercado a esperar una retirada de los estímulos aún más agresiva. El mercado ya anticipa entre siete y ocho subidas del tipo de facilidad de depósito, que está ahora en el -0,5% y que penaliza la liquidez de la banca.

Los inversores proyectan que el futuro del euríbor alcance entre el 1,3% y el 1,4% en diciembre de 2023. Dado que no se esperan subidas hasta que deje de comprar bonos, solo podría subir tipos a partir del tercer trimestre. Quedarían cinco reuniones en 2022 y otras 10 en 2023 para normalizar este tipo de interés en entre 175 y 200 puntos básicos.

La idea es empezar a tocar este tipo de interés, más vinculado al euríbor y a la remuneración de depósitos, y seguir con el tipo principal de financiación, que está en el 0% y no sube desde hace una década, en lo que se conoció como el ‘momento Trichet’ al contribuir a deprimir la economía de la eurozona.

Foto: Christine Lagarde, presidenta del BCE. (Reuters/Daniel Roland)

Las proyecciones de subidas de tipos crecen a medida que hablan los miembros del BCE, que están endureciendo su discurso. El presidente del Bundesbank, Joachim Nagel, urgió a BCE este viernes a responder a la aceleración del crecimiento de los precios, ya que “la ratio de inflación es más alta que lo esperado”, y la política monetaria “no debería dejar pasar la oportunidad de actuar”.

Que el presidente del Bundesbank se posicione en esta dirección es algo previsible, incluso aunque hubiera más división en el BCE. Lo mismo ocurre con el gobernador del Banco de Austria, Robert Holzmann, que pidió llevar la tasa de facilidad de depósito del -0,5% al 0% este año. Pero está habiendo consenso en esta dirección. El economista jefe, Philip Lane, aunque aseguró que el BCE debe estar preparado para mover su política monetaria en cualquier dirección y que gran parte de la inflación actual desaparecerá, admitió que es probable que el banco central se tenga que acostumbrar a precios más altos y tener una política monetaria acomodaticia. Un discurso hacia el que también se ha posicionado el vicepresidente y exministro español, Luis de Guindos, que anticipó que entre marzo y abril la inflación toque techo, aunque reconoció que es más alta de lo previsto.

También el gobernador del Banco de Bélgica, Pierre Wunsch, asumió que es necesaria una política acomodaticia. Es decir, endurecer la política ante la inflación. El de Irlanda, Gabriel Makhlouf, apuntó que es necesario actuar para la estabilidad de precios. Y el italiano Fabio Panetta advirtió que el riesgo de sobrerreaccionar a la inflación es inferior al de actuar demasiado despacio.

Hasta 200 puntos básicos más. Este es el cambio que ha experimentado el mercado en sus expectativas sobre los tipos de interés para finales de 2023 en lo que va de año. La inflación preocupa y el Banco Central Europeo (BCE) está orientando su discurso para que los inversores se preparen para subidas inminentes en el ‘precio del dinero’.

Banco Central Europeo (BCE) Euríbor Inflación Tipos de interés
El redactor recomienda