Es noticia
Menú
La banca aumenta el uso de la doble comisión a los clientes que compran carteras de fondos
  1. Mercados
AUMENTA LA VENTA DE CARTERAS

La banca aumenta el uso de la doble comisión a los clientes que compran carteras de fondos

Aumenta el patrimonio en carteras de gestión discrecional y también el peso de fondos de la gestora del grupo bancario

Foto: Oficina de CaixaBank. (EFE/Bruque)
Oficina de CaixaBank. (EFE/Bruque)

Los bancos venden más fondos de inversión que nunca, y no han renunciado a colocar los productos de su propia casa. Incluso en las carteras de gestión discrecional, que son las que gestionan para clientes por delegación de estos, bajo comisión explícita. De esta forma, se garantiza una doble comisión: la que cobran por gestionar la cartera y la que cobran por gestionar el fondo.

La entrada en vigor de MiFID II, normativa que regula los mercados e incrementa la transparencia y protección de los clientes, restringiendo los conflictos de interés, se vaticinó por muchos expertos como una revolución para la banca que amenazaba su dominio de mercado, con el 90% de la distribución de fondos y entre el 70% y el 80% del patrimonio en vehículos españoles. La propia banca peleó para suavizar esta norma.

Foto: Foto: iStock.

Pero cuatro años después, se ha adaptado y aprovechado para potenciar sus ingresos con la venta y gestión de productos de inversión. Varios bancos lo han hecho a través de la fórmula de las carteras de gestión discrecional, que aplaudió el expresidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) Sebastián Albella. Se trata de que el cliente firma un contrato que implica una comisión explícita para delegar la gestión de un patrimonio, que se va a una cartera prefabricada del banco, que tiene varios modelos según el perfil de riesgo.

Los bancos generan, por esta vía, comisiones explícitas que, además, aumentan la predictibilidad de sus ingresos al no depender de las variaciones del mercado. También facilita la recurrencia de las aportaciones del cliente. Estas comisiones suelen oscilar entre el 0,3% y el 1%. Pero a esto se suman las comisiones de gestión que tienen los propios fondos. Si son fondos de una gestora del grupo bancario, entonces este tiene doble premio. Cobra al cliente una comisión explícita y, además, recibe implícitamente otra comisión. Si bien esta comisión es más baja que la que paga el cliente si va por su cuenta a comprar el mismo fondo, ya que se incluyen, en general, clases limpias, según fuentes bancarias.

De hecho, los bancos insisten en que la situación es mejor para el cliente, dado que tiene acceso a una cartera gestionada de forma profesional con exposición a diferentes activos y un coste total similar, o incluso inferior, al que soportaría si compra un fondo por su cuenta. No obstante, no especifican por qué hay una tendencia al alza en el uso de fondos de la gestora del banco y si estos se eligen por ser la mejor opción para el cliente frente a productos similares de otras gestoras nacionales o internacionales, o si es para aumentar los ingresos que genera el cliente al grupo bancario.

El patrimonio en carteras de gestión discrecional alcanzó en diciembre los 105.338 millones en 1.032.458 contratos, según datos de la patronal de gestoras Inverco, de los que 101.639 millones son de clientes minoristas y 3.699 millones, de institucionales. Estas cifras implican incrementos interanuales en 2021 del 27% en patrimonio y del 32% en contratos. Según la asociación, el 61,7% de las instituciones de inversión colectiva (IIC como fondos y sicavs) se ha distribuido por esta vía, frente al 38,3% con comercialización.

En esta tendencia de crecimiento del producto, también se incrementa el peso de los fondos de la propia casa. Es decir, el banco diseña y ofrece en la red de oficinas o en su banca privada la cartera de gestión discrecional y, para rellenarla, usa en parte fondos de su gestora. En diciembre de 2021, el uso de IIC del grupo alcanzó los 77.120 millones, de los que 9.293 millones proceden de fondos del grupo en Luxemburgo.

Así, el peso de los fondos de inversión del propio grupo bancario en estas carteras alcanzó el 73%. Este porcentaje se ha incrementado en un año desde el 65% de diciembre de 2020, cuando fueron 53.544 millones de fondos propios frente a un total de 82.686 millones. Paulatinamente, crece la utilización de fondos de inversión de la propia gestora para las carteras de los clientes y, por lo tanto, aumenta la doble comisión.

Foto:
Encuesta sobre sentimiento de mercado a gestoras y bancas privadas españolas
Óscar Giménez C. Rodríguez Fernando Anido Rocío Márquez Laura Martín

CaixaBank es el líder claro en este producto. Es el banco que fue pionero en la distribución de carteras de gestión discrecional y es el que más patrimonio tiene por esta vía, con 45.386 millones, cifra que equivale al 58% de los activos que gestiona en fondos españoles de su gestora. Esta comparativa sirve para ver el peso de las carteras en cada banco, ya que dentro de las carteras también hay fondos del grupo en Luxemburgo y fondos de terceros, aunque Inverco no facilita el peso por cada entidad y solo publica el dato mencionado en agregado. Por esta apuesta de CaixaBank, que realiza a través de fondos de fondos, el producto español con mayor entrada neta de dinero en 2021 fue el CaixaBank Master RF Corto Plazo, con 3.316 millones, según Morningstar, y un retorno del -0,59%.

Desde CaixaBank, señalan que "las carteras de gestión discrecional de CaixaBank no implican un doble cobro porque invierten exclusivamente en clases limpias de fondos cuyas comisiones de gestión son mucho más bajas que las clases en las que un inversor invierte habitualmente". Sumado a lo anterior, insisten, "un cliente de gestión discrecional de CaixaBank invierte en un 'mix' de fondos que tiene una comisión media de entre 0,29% (caso de Smart Money) hasta un 0,37% (caso de carteras Master, de gestión activa). Si a ese coste le sumas la comisión de gestión discrecional, que va de 0,60 a 0,75%, el coste total de la cartera es aproximadamente el mismo que el de un fondo normal con el mismo perfil de inversión". Adicionalmente, añaden, "en el caso de las Master, producto principal de CaixaBank, es la gestora quien asume el coste del asesoramiento de terceras gestoras en los fondos Advised By (cinco del total de 12 que componen las carteras) sin repercutir a los inversores este coste adicional, por lo que el ingreso para CaixaBank puede incluso llegar a ser menor".

En segundo lugar está BBVA, con 18.232 millones, lo que equivale al 41% de los fondos de su gestora, mientras que Santander gestiona carteras por valor de 14.712 millones, lo que supone el 29% del volumen de activos de su gestora en España con fondos de inversión. En cuarta posición figura Kutxabank, con 11.096 millones, otra entidad con una apuesta decidida por las carteras de gestión discrecional, suponiendo el mayor porcentaje frente a sus fondos de inversión, con el 64%.

Los bancos venden más fondos de inversión que nunca, y no han renunciado a colocar los productos de su propia casa. Incluso en las carteras de gestión discrecional, que son las que gestionan para clientes por delegación de estos, bajo comisión explícita. De esta forma, se garantiza una doble comisión: la que cobran por gestionar la cartera y la que cobran por gestionar el fondo.

Banca CNMV Banca privada
El redactor recomienda