La gran banca ya 'expulsa' clientes e incentiva una salida de depósitos de 16.000 M
  1. Mercados
POLÍTICAS DE COMISIONES

La gran banca ya 'expulsa' clientes e incentiva una salida de depósitos de 16.000 M

El ahorro en depósitos y cuentas corrientes en las cuatro principales entidades se ha reducido en los primeros meses de 2021, pese al récord de depósitos totales en banca

Foto: (istock)
(istock)

Los bancos no quieren clientes a cualquier precio. Al revés, las grandes entidades están endureciendo las condiciones para mantener cuentas corrientes sin vinculación. Las guerras del pasivo han quedado atrás y ahora están incentivando que haya clientes que se vayan por considerarlos no rentables. Así se ha visto en el primer trimestre de 2021, con una salida de 16.000 millones de euros en depósitos en las cuatro grandes entidades del país.

Y esto no ha hecho más que empezar, porque se produce antes del ‘tijeretazo’ que negocian con los sindicatos CaixaBank y BBVA, y que se traducirá en menos empleados y menos oficinas. A lo que se suman planes de prejubilaciones, que también tendrán cierres de sucursales, en Sabadell, y al continuo goteo de reducción de la red en Banco Santander.

Foto: (iStock)

La reducción de la infraestructura de la banca no es la que explica el descenso del volumen de recursos de clientes en balance (depósitos a plazo, a la vista y cuentas corrientes, principalmente), aunque contribuye. Y explica también cómo los grandes bancos se repliegan en redes de oficinas incrementando el peso relativo de los servicios centrales para profundizar en la oferta global de productos, disminuyendo la importancia que dan a la actividad tradicional de captar y prestar dinero, realizada eminentemente en oficinas.

Esto se traduce también en la política comercial de los grandes bancos, que incluyen comisiones o, directamente, cobrar por los depósitos. Las estadísticas muestran cómo el volumen de depósitos en España se ha reducido en 16.000 millones en BBVA, Sabadell, CaixaBank y Santander, ordenados de mayor a menor salida. Esto contrasta con el total de depósitos bancarios de los hogares, que aumentó en 6.400 millones entre diciembre y marzo, según las cifras del Banco de España, casi igual cifra pero con signo contrario que el descenso de 6.300 millones en las empresas.

Aunque las familias y las empresas no son los únicos agentes con depósitos en los bancos, sí son los más relevantes por volumen, especialmente los hogares, con 923.500 millones en marzo, frente a los 290.000 millones de las sociedades no financieras. En ambos casos, los depósitos se dispararon con el covid, y los bancos evitaron intensificar las comisiones en los primeros meses de la pandemia, pero ya han acabado con la tregua.

Así, es difícil no pagar por los depósitos (sea con un tipo negativo o con comisiones) salvo si es una persona física vinculada al banco con otros productos, como una hipoteca, seguros, fondos de inversión o fondos de pensiones. En algunos casos hacen falta varias contrataciones, con sus correspondientes comisiones. Estas comisiones han provocado la expulsión de clientes, al tiempo que los bancos también están incentivando que inviertan en fondos. Estos vehículos de inversión han captado entre enero y abril 8.506 millones netos, según la patronal de gestoras Inverco. Las gestoras de CaixaBank, Ibercaja, BBVA, Santander y Bankia lideran las ventas con más de 100 millones en cada caso.

placeholder Christine Lagarde, presidenta del BCE. (Reuters)
Christine Lagarde, presidenta del BCE. (Reuters)

En realidad, esto es lo que busca el Banco Central Europeo (BCE) con su política de tipos de interés principales de financiación al 0% y del -0,5% en la facilidad de depósito. Esto quiere decir que repercute hasta un 0,5% a la liquidez de la banca. Con ello persigue que el dinero no se quede parado (por ejemplo, en depósitos) y circule a la economía real en forma de inversiones o préstamos.

Hay varias derivadas negativas (‘spillovers’ suelen llamarlo los economistas) como el riesgo de sobrevalorar activos, o que empresas y familias tengan que pagar por sus depósitos. Porque especialmente en hogares con rentas bajas o irregulares es difícil tener un ahorro estable suficiente con el que contratar fondos de inversión para no pagar comisiones por la cuenta corriente. A partir de ahí, dependerá de la familiarización de las nuevas tecnologías para usar opciones digitales sin comisiones, tener que pagar comisiones o, de forma más drástica, tener el dinero en casa.

Los cuatro grandes bancos citados que, tras la incorporación de Bankia al perímetro de CaixaBank suman una cuota de mercado del 70%, tienen opciones digitales sin comisiones. Santander es el que más ha profundizado en esta apuesta con un banco propio, Openbank, CaixaBank tiene la marca imagin, BBVA ofrece cuentas gratuitas para aperturas digitales y Sabadell cuenta con la marca Activo Bank.

Sin embargo, el grueso de los clientes sigue en la banca tradicional y, al menos en los casos de los mayores bancos, están incentivando una reducción de los clientes. BBVA ha sido el más agresivo, con una disminución de sus recursos de clientes en balance en 9.200 millones o el 4,5% entre diciembre y marzo, hasta los 196.600 millones.

El banco anunció que cobrará un 0,3% anual a clientes "muy poco vinculados y saldos muy elevados", con posiciones de 200.000 euros principalmente en cuentas. Cargará esta tasa como comisión de mantenimiento de cuenta y dejará exentos del pago los primeros 100.000 euros. Solo harán frente a este coste los clientes que ya hayan recibido un aviso a partir de febrero.

En este contexto, BBVA encabeza la reducción del volumen de depósitos. “Deliberadamente hemos reducido los depósitos”, admitió Onur Genç, consejero delegado, en la presentación de resultados del primer trimestre. El ejecutivo achacó el descenso a, principalmente, “clientes mayoristas con mucha liquidez”.

Foto: Una mujer saca dinero de una entidad bancaria. (iStock)

En el resto de entidades también hay caídas significativas. En Banco Sabadell fue de 3.242 millones o un 2,9% hasta los 109.414 millones. El nuevo consejero delegado, César González-Bueno, no hizo referencia explícita a este dato, pero sí a que el banco ha de enfocarse a negocios rentables, lo que excluye a las cuentas corrientes de personas físicas sin vinculación extra. Por su parte, en Banco Santander hubo en el primer trimestre un retroceso de 2.010 millones, el 0,8%, hasta los 249.300 millones, mientras que en CaixaBank fue de 2.100 millones, equivalente al 0,7%, hasta los 301.600 millones.

En este contexto, hay terreno para que otros bancos apuesten por captar clientes aunque sea asumiendo el coste de gestionar los depósitos. Esto es más fácil para los neobancos u otras soluciones digitales que no cuentan con la infraestructura de oficinas de las entidades tradicionales. El propio Openbank, MyInvestor (de Andbank), N26 o Revolut son algunos de los nombres propios, apalancados en la digitalización de la economía.

Para quien se ha quedado fuera, hacen falta alternativas. Este año, por ejemplo, BNP Paribas ha visto un nicho que atacar y ha comenzado la expansión de Nickel con licencia de plataforma de pagos que opera a través de estancos para tener puntos de venta físicos. En Francia cuenta con cerca de 2 millones de clientes principalmente en colectivos de inmigrantes y familias de rentas bajas o irregulares tanto en las zonas rurales como en barrios de las grandes ciudades.

Los bancos no quieren clientes a cualquier precio. Al revés, las grandes entidades están endureciendo las condiciones para mantener cuentas corrientes sin vinculación. Las guerras del pasivo han quedado atrás y ahora están incentivando que haya clientes que se vayan por considerarlos no rentables. Así se ha visto en el primer trimestre de 2021, con una salida de 16.000 millones de euros en depósitos en las cuatro grandes entidades del país.

Depósitos Banca
El redactor recomienda