Los inversores exprimen la gran rotación y renuncian a los sosos del Ibex
  1. Mercados
Apuesta por el crecimiento

Los inversores exprimen la gran rotación y renuncian a los sosos del Ibex

Resulta curioso observar cómo en las últimas semanas los valores más predecibles han pasado a copar las posiciones de cola del mercado español

placeholder Foto: Interior del Palacio de la Bolsa de Madrid. (EFE)
Interior del Palacio de la Bolsa de Madrid. (EFE)

Negocios regulados, ingresos predecibles, perspectivas de crecimiento escasamente expuestas al ciclo económico o dividendos atractivos y sostenibles representan algunas de las características que más éxito han venido cosechando en el mercado español desde hace años. Y aún más desde el inicio de la pandemia, que coronó a compañías como Cellnex o Iberdrola y que también permitió a grupos como Endesa, Red Eléctrica o Enagás arrojar unas cifras claramente mejores que la media del Ibex.

Resulta curioso observar cómo en las últimas semanas todos ellos han pasado a copar las posiciones de cola del mercado español. Solo desde que se inició febrero, y a pesar de que este viernes experimentaron cierto alivio, Cellnex acumula recortes superiores al 5%, Red Eléctrica se deja cerca de un 4,5% e Iberdrola roza el 3,5% de caídas; mientras que Enagás pierde un 2,28%. Incluso Viscofan, que suma un 1,8%, se sitúa claramente por debajo del rendimiento medio del índice selectivo español, que registra ganancias del 3,83%.

Esta situación, sin embargo, puede leerse como la continuación del movimiento de rotación que se viene produciendo desde finales del pasado mes de octubre, en lo que representa una clara apuesta por los negocios más cíclicos, que habían quedado rezagados durante la crisis, ante la perspectiva de una progresiva recuperación de la economía, favorecida por el despliegue de las vacunas. Si este relato –y su plasmación sobre el parqué– quedó aparcado durante algunas semanas por la fuerte incidencia de una nueva ola del virus y el caos de las primeras fases de la vacunación –especialmente en Europa–, en las últimas semanas los inversores han vuelto a reactivar el optimismo, llevando a las bolsas mundiales a registrar nuevos récords.

Foto: Pantallas de cotización del Ibex en el interio de la Bolsa de Madrid. (EFE)

En ese contexto, los inversores en el mercado español han encontrado razones para reanudar sus apuestas por negocios como el financiero o el turístico, a los que se les supone un mayor margen de recuperación, lo que ha permitido a BBVA y Santander sumar más de un 15% en las dos últimas semanas; a Meliá, ganar un 12,5%; y a Repsol, entre otras, rozar el 10% de subidas. Desde finales del pasado octubre, las cuatro suben entre un 102 y un 74%. "El mercado ha cotizado la reflación de la economía en gran medida y así ha alcanzado unos niveles en los que la primera pata de esa recuperación está muy avanzada", sugiere Diego Fernández Elices, director general de inversiones de A&G.

En paralelo, los inversores parecen haber ido dando la espalda a sus valores predilectos en los meses precedentes. Esta situación parece haberse agudizado en las últimas jornadas y no solo se ha traducido en los recortes de cotización ya comentados sino también en un notable descenso de los volúmenes de negociación de estas compañías: en las primeras dos semanas de febrero, Endesa, Iberdrola, Red Eléctrica o Viscofan han experimentado un desplome de los títulos negociados sobre el parqué de entre el 56 y el 21% respecto a la media de enero. En el mismo periodo, el descenso global del Ibex apenas llega al 8%, con compañías acostumbradas a los movimientos bruscos como Solaria o Meliá –y, fuera del Ibex, Berkeley Energia– experimentando alzas de su negociación.

Es evidente que en un grupo tan variado de empresas, las generalizaciones corren el riesgo de obviar las peculiaridades que explican el comportamiento de cada una de ellas. Si en los casos de Iberdrola, Cellnex, Viscofan o Ebro Foods sus descensos recientes pueden justificarse como correcciones de compañías que habían alcanzado recientemente cotas históricas, en los casos de Enagás, Red Eléctrica o Endesa (aunque sube un 3,9% en febrero, se sitúa un 9% por debajo de sus niveles de mediados de noviembre) encierran una lectura algo más preocupante, que las ha llevado a rondar en las últimas semanas su niveles más bajos en, al menos, ocho meses. Como observa Victoria Torre, responsable de Oferta Digital de Singular Bank, sus caídas pueden entenderse, en gran medida, como reflejo de unas perspectivas de crecimiento a medio plazo muy contenidas.

El temor a una subida de tipos juega en contra del sector eléctrico, muy apalancado

Cellnex, quizás de este grupo la que peor encaje tiene en la categoría de empresas aburrida –dada su intensa actividad de M&A y sus elevadas expectativas de crecimiento a largo plazo, que compensan un negocio de resultados muy predecibles y, por ende, poco dado a sorpresas–, añade a los motivos que justifican sus más recientes caídas el preanuncio de una ampliación de capital por valor de hasta 7.000 millones de euros, más del 30% de su capitalización actual. Como observa Antonio Aspas, socio y gestor de Buy & Hold, las preocupaciones por una mayor competencia, tras la fuerte irrupción de American Tower en Europa, también podrían estar pesando en la visión del mercado.

Y tanto el gestor de infraestructuras de telecomunicaciones como la mayor parte de los grupos eléctricos mencionados podrían estar sufriendo un castigo adicional por las perspectivas de repunte de la inflación –en paralelo a la mejora económica– que podría implicar un incremento de los costes de la deuda, especialmente nocivo para negocios muy intensivos en capital, como son estos. Un incremento de los costes de financiación supondría, obviamente, una merma de la rentabilidad que los inversores podrían estar poniendo ya en precio.

En líneas generales, sin embargo, el gran impulsor de este movimiento parece ser la rotación que se está produciendo en las carteras de los inversores, en un momento de optimismo bursátil (favorecido por el respaldo monetario de los bancos centrales) que podría seguir vigente en el medio plazo. "Es una tendencia que continuará a medio plazo, apoyada por un contexto de 'luz al final del túnel' en términos de recuperación económica", apunta Natalia Aguirre, directora de Análisis de Renta 4.

Foto: Pantallas de cotización en el interior del Palacio de la Bolsa de Madrid. (EFE)

No obstante, tras varios meses de este movimiento los expertos consideran que los inversores deben extremar la prudencia en sus apuestas, ya que firmas como Oxford Economics defienden que gran parte de los valores de crecimiento ya reflejan en sus valoraciones actuales gran parte de la recuperación económica esperada. Para Fernández Elices, el mercado se adentra en una segunda fase de esta tendencia en la que "ya no valdrá con identificar oportunidades generales a nivel sector o país. No se tratará de seleccionar el sector hotelero, petrolífero o bancario para participar de forma más intensa de la recuperación, sino que desde aquí será muy necesario diferenciar entre compañías dentro de un mismo sector o país".

Del mismo modo, Aguirre defiende que los inversores no deberían dar la espalda de forma tajante a los valores más estables, especialmente teniendo en cuenta que la recuperación económica aún se enfrenta a importantes desafíos por delante. "El corto plazo será aún complicado por las restricciones a la movilidad necesarias para controlar la evolución de la pandemia", apunta la experta de Renta 4, que cree "que hay que tener una cartera equilibrada y que aún hay potencial en valores defensivos aun cuando se vaya rotando progresiva y gradualmente hacia ciclo".

Rotación sin especulación

El desapego del mercado de los valores más estables ha coincidido con un momento de ebullición de la inversión especulativa que ha tenido su reflejo más llamativo en el auge del bitcoin o el fenómeno de Reddit y Gamestop, pero que se viene plasmando desde hace tiempo en un amplio número de movimientos mucho menos mediáticos. Una conjunción de factores motivados por la pandemia (mayor tiempo en casa; suspensión por un tiempo de las actividades deportivas y, por ende, de las apuestas vinculadas; un ahorro favorecido por las restricciones al movimiento) en un periodo de sólidas ganancias bursátiles han empujado a un creciente número de inversores particulares a invertir en bolsa, con una actitudes en no pocas ocasiones agresivas impulsadas por el afán de obtener ganancias abundantes en un corto plazo.

"Este proceso de búsqueda de compañía o sectores más agresivos sí que creemos que se está produciendo, principalmente en empresas de tecnología en pérdidas pero con fuerte crecimiento de ventas, en energías renovables y en valores relacionados con las criptomonedas", indica Antonio Aspas. El auge que han experimentado algunos valores de energías renovables en el mercado español en los últimos tiempos –Grenergy, Solaria o Soltec acumulan ganancias de entre el 284 y el 141% en menos de un año– podría verse en cierto modo como un reflejo de este fenómeno.

Los expertos descartan que el fenómeno Gamestop pueda arraigar en España

Sin embargo, y pese a puntuales señales de excesos, los expertos consideran que en el mercado español no hay señales de una fiebre especulativa como la que representan casos como el de Gamestop. "No pensamos en absoluto que el efecto Wallstreetbets haya llegado a España. Ni la tasa de ahorro ha incrementado durante la crisis igual que en Estados Unidos, ni la cultura financiera es la misma, ni ha habido medidas de estímulo fiscal basadas en la aportación de efectivo al ciudadano", comenta Fernández Elices. De hecho, el conato más relevante de impulsar una acción al estilo de los 'foreros' de Reddit, que tuvo como protagonista a Tubacex, acabó desinflándose rápidamente.

Es por eso que los expertos desligan el mal tono de las compañías 'aburridas' de la bolsa española de cualquier viraje reseñable hacia la especulación de los inversores españoles. "El caso Gamestop no creemos que tenga implicaciones sobre estos valores. No vemos en nuestro mercado signos de movimientos especulativos en otro tipo de valores que puedan explicar la salida de dinero de estas compañías", afirma Torre.

'The Wall Street Journal' con tu suscripción

Con tu suscripción a El Confidencial puedes tener acceso ilimitado a todos los contenidos de 'The Wall Street Journal' por solo 20 euros más. ¡Mejora tu suscripción aquí!

Negocios regulados, ingresos predecibles, perspectivas de crecimiento escasamente expuestas al ciclo económico o dividendos atractivos y sostenibles representan algunas de las características que más éxito han venido cosechando en el mercado español desde hace años. Y aún más desde el inicio de la pandemia, que coronó a compañías como Cellnex o Iberdrola y que también permitió a grupos como Endesa, Red Eléctrica o Enagás arrojar unas cifras claramente mejores que la media del Ibex.

Ibex 35 Endesa Inversores Pandemia Empresas Enagás Ebro Foods
El redactor recomienda