ANTES DE PONER EN MARCHA SU NUEVO BAZUCA

El BCE calmó el mercado de deuda pública con un récord de 20.000 M en compras

El banco central elevó la tenencia de bonos soberanos hasta los 2,168 billones. Es la mayor intervención en el mercado de deuda pública, incluso más que en la crisis de deuda

Foto: Christine Lagarde, presidenta del BCE. (Reuters)
Christine Lagarde, presidenta del BCE. (Reuters)

Christine Lagarde asustó a los inversores cuando aseguró, el 12 de marzo, no estar para reducir ‘spreads’. Pero el Banco Central Europeo (BCE), y su propia presidenta, no solo matizaron estas palabras, sino que han sacado todo su arsenal para apaciguar las primas de riesgo, que se habían disparado a lo largo de la eurozona con la ola de ventas desordenada de los inversores. Una huida en la que cayó hasta el precio del bono alemán, pero menos que el de los periféricos.

La rentabilidad con la que cotiza la deuda pública en el mercado secundario se ha relajado las dos últimas semanas. Primero con el anuncio de un programa especial PEPP (‘Pandemic Emergency Purchase Program’) compuesto con 750.000 millones, y después con la relajación de los límites habituales. Pero sin que este bazuca haya disparado, la semana pasada el BCE compró activos a niveles récord, contribuyendo a relajar las primas.

En concreto, el BCE ha publicado este lunes los datos semanales de adquisición de activos, con compras netas por valor de 19.983 millones de euros en deuda pública, elevando la tenencia hasta los 2,168 billones (millones de millones). Ha sido la cifra semanal de compras más altas de su historia con el programa de compras de bonos soberanos (PSPP, por sus siglas en inglés), incluso más que en 2015 y 2016, cuando Grecia volvió a negociar un rescate y volvió la tensión al mercado de deuda.

La autoridad monetaria inyectó al mercado 23.625 millones a través de la compra de activos, centrándose en la deuda pública en una semana en la que no hubo un acuerdo para una iniciativa fiscal coordinada en la eurozona con la que combatir los estragos de la crisis provocada por el Covid-19, que ha paralizado la actividad económica, especialmente en Italia y España.

Estos dos países se plantaron frente a Alemania con la reclamación de la mutualización de riesgos con coronabonos, una realidad que parece lejana. El BCE, en este contexto, evitó un nuevo incremento de la tensión de los tipos de interés en el mercado, aunque aún persisten problemas de liquidez en los bonos corporativos y, en especial, en el ‘high yield’ (deuda de alto rendimiento).

El BCE aún no ha puesto en marcha su bazuca con 750.000 millones, pero mantiene desde antes de la crisis del coronavirus la adquisición neta de 20.000 millones de euros mensuales, a lo que añadió un extra a gastar en 2020 de 120.000 millones. En total, tiene previsto comprar 1,1 billones en el conjunto del ejercicio.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios