Wall Street ya estima caídas del 30% en los beneficios de 2020 con recesión hasta junio
  1. Mercados
POR LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Wall Street ya estima caídas del 30% en los beneficios de 2020 con recesión hasta junio

El consenso de analistas prevé caídas en los resultados netos del universo de empresas cotizadas estadounidenses, y una recuperación en el segundo semestre

Foto: (iStock)
(iStock)

El mordisco sobre las cuentas de resultados del sector privado empeora en Estados Unidos conforme avanza la pandemia del coronavirus, a pesar de no haberse decretado restricciones como en España. Las proyecciones todavía son incipientes, ante la incertidumbre sobre el potencial daño humano y económico del virus en la economía global, pero arrojan luz en la principal variable que mueve los mercados a largo plazo, más allá de las olas de ventas como las recientes cuando se dispara la volatilidad. Goldman Sachs estima que habrá pérdidas generalizadas en el segundo trimestre, y un descenso del 33% anual en el beneficio de 2020.

Los pronósticos del consenso de analistas se hundieron con la propagación del coronavirus en China. Las previsiones ya apuntaban a una desaceleración antes de la pandemia, pero cada semana empeoran las estimaciones con las estimaciones del virus. Los datos recopilados por la firma de análisis Yardeni Research a 19 de marzo apuntan a caídas del 2,9% interanual en el primer trimestre para las ganancias por acción en el S&P 500, y de un retroceso del 1,8% en el segundo. Una semana antes, las previsiones eran del 1,3% y del 2,7% respectivamente.

placeholder Así empeoran las previsiones de resultados cada semana. Fuente: Yardeni Research
Así empeoran las previsiones de resultados cada semana. Fuente: Yardeni Research

"Pocos se creen estos números hoy, pero mejor pocos que ninguno, como era el caso hace sólo unos días. El hecho de que por fin se hayan vuelto negativos puede, paradójicamente, ayudar a reducir la volatilidad: esos números negativos contienen una señal, y en los últimos días están diciendo que estamos viendo lo que pasa y teniéndolo en cuenta", arguye Francisco Quintana, director de estrategia de inversión de ING España. El experto recuerda que, según datos de FactSet, sólo el 44% de las cotizadas estadounidenses ha mencionado el Covid-19 en llamadas con analistas y sólo el 10% ha revisado sus previsiones con los consiguientes 'profit warning'.

Foto: Pantallas de la Bolsa de Madrid que reflejan la gráfica de caída del Ibex. (EFE)

Las apuestas siguen a la baja conforme avanza el coronavirus a lo largo del planeta y, en este caso, en Estados Unidos, donde ya hay más de 55.000 contagiados, aunque la Casa Blanca quiere evitar medidas radicales de confinamiento que pongan en riesgo la actividad económica, como en Italia o en España. Pero la incertidumbre es latente, como se ha visto con la evolución de Wall Street y del índice del miedo (VIX), que tocó máximos históricos por encima de los niveles de 2008. Aunque ha reculado, cotiza aún a niveles cuatro veces superiores a los de enero y la primera mitad de febrero.

Goldman Sachs, en un informe sobre potenciales efectos en las cuentas de resultados del sector privado norteamericano, se muestra mucho más pesimista. Los cálculos del banco de inversión estadounidense son mucho más lúgubres que el consenso, y cuentan con un desplome del 33% en el beneficio por acción de 2020. De hecho, cree que habrá pérdidas en el segundo trimestre para el conjunto del S&P 500, lo que supondría un retroceso del 123% respecto al nivel del año anterior.

placeholder A la izquierda, caída de los beneficios prevista para 2020; a la derecha, diferencial con el bono USA a 10 años. Fuente: Goldman Sachs
A la izquierda, caída de los beneficios prevista para 2020; a la derecha, diferencial con el bono USA a 10 años. Fuente: Goldman Sachs

El informe apunta a una caída del 15% en el primer trimestre, del 123% en el segundo trimestre y del 21% en el tercero, para acabar en los últimos tres meses del año con un aumento interanual del 27%. Así, la caída sería del 33% en el conjunto del ejercicio, según estos pronósticos. Para 2021, Goldman Sachs prevé un incremento del 55%, partiendo del supuesto de una recuperación en ‘V’. Esto es, con un crecimiento posterior a la recesión de la misma intensidad.

Bajo este supuesto, habría una caída del diferencial entre la rentabilidad del beneficio por acción y el retorno del bono estadounidense a 10 años, pero por encima de los niveles de 2018. Los analistas estudian escenarios para la era poscoronavirus de ‘V’; de ‘U’, con una fase de crecimiento plano tras la caída antes de la recuperación; de ‘J invertida’, supuesto en el que la recuperación no alcanzaría al nivel de producción previo; o de ‘L’, en el que la crisis coyuntural se vuelve estructural.

Los dos casos más debatidos son los de ‘V’ y ‘U’. La diferencia entre ambos depende de tres cuestiones, según Goldman Sachs: si el virus se puede contener rápidamente, si las empresas tienen suficiente capital y liquidez para durar entre 90 y 180 días de reducción o parálisis de la actividad, y si el estímulo fiscal actuará lo suficientemente rápido como para estabilizar las perspectivas económicas y de ganancias.

Foto: (iStock)

Francisco Quintana insiste en que, aunque las previsiones empeoren, es bueno que se sucedan. "Durante un par de semanas, los agentes económicos se han visto forzados a tomar decisiones sobre el precio de los activos sin tener ninguna referencia. Sin elementos que nos ayuden a anclar el análisis, la importancia de cada nuevo fragmento de información positivo (inyecciones de la Fed o estímulos de gobiernos) o negativo (subida en el número de contagiados en un país determinado) se magnifica y genera tremendos bandazos en los precios", explica. "Por eso hemos tenido en pocos días las dos mayores caídas diarias ý la segunda mayor subida de la bolsa mundial (MSCI ACWI) desde que tenemos datos en 1987. La ausencia de información impide calibrar la reacción", agrega.

En otro informe también de la última semana, Goldman Sachs analiza el impacto esperado de la crisis del coronavirus en la facturación del sector privado por sectores, analizando el índice Russell 3000, que aglutina a grandes y pequeñas cotizadas. El informe estima que el año pasado el 20% de las empresas con necesidades de financiación adicionales para durar más de seis meses, el coronavirus podría incrementar esta ratio al 31%. El porcentaje se dispara hasta el 46% en las industrias más golpeadas por esta crisis.

Foto: Foto: iStock.

Los analistas de Goldman suponen que las industrias más afectadas por el virus serán el comercio minorista, los medios y el entretenimiento, y la hostelería, con desplomes de los ingresos superiores al 60%. Por el lado contrario, considera que habrá aumentos en los sectores de salud y biotecnología, y descensos más moderados en telecomunicaciones y en servicios informáticos.

Los economistas de Goldman Sachs, por otra parte, han calculado una recesión mucho más profunda que previsiones anteriores de otras instituciones como S&P, que predijo una contracción del PIB real del 1,8% en 2020. Sin embargo, Goldman estima una caída de la producción del 9,7% para España, frente al pronóstico anterior de crecimiento del 1,8%. La recesión estimada será del 7,4% para Francia, del 7,5% para Reino Unido, del 8,9% para Alemania, del 11,6% para Italia y del 9% para el conjunto de la eurozona. Pese a este panorama, en otro informe Goldman apuesta por empezar a tomar posiciones en renta variable tras las caídas recientes.

placeholder Caída estimada de los ingresos por sectores. Fuente: Goldman Sachs
Caída estimada de los ingresos por sectores. Fuente: Goldman Sachs

Wall Street Recesión PIB
El redactor recomienda