Por qué miran a Japón los bancos centrales para gestionar la crisis del coronavirus
  1. Mercados
  2. The Wall Street Journal
Política monetaria

Por qué miran a Japón los bancos centrales para gestionar la crisis del coronavirus

Después de ver cómo la volatilidad golpeaba a su mercado de bonos, el cambio de rumbo del Banco de Japón puede ser un ejemplo de como manejar la inestabilidad en los mercados

Foto: EC.
EC.

Cuando el mundo necesita herramientas financieras de emergencia, siempre mira a Japón. Pero tres décadas después de la explosión de la burbuja de activos del país nipón, sus políticas fiscales, basadas en el control de la curva de rentabilidad, se están viniendo abajo con el mercado vigilando de cerca.

El Banco de Japón ha creado un camino despejado para que otros bancos centrales puedan estudiar los efectos de las compras masivas de activos y de los tipos de interés instalados en el 0%. Ahora, con la Fed desplegando todo su arsenal en una compra de activos ilimitada, el siguiente paso puede afectar directamente a la estrategia asiática.

Foto: La sede del Banco de España sin peatones por las medidas del estado de alarma. (Efe)

Cuando la volatilidad en los mercados empezó a hacerse patente a principios de marzo, la inestabilidad en el habitualmente tranquilo mercado de bonos soberanos de Japón todavía se mantenía muy baja.

Hasta ahora. Aunque si lo comparamos con los niveles del mercado de bonos estadounidense la calma es evidente, la volatilidad de la deuda pública nipona ha alcanzado esta semana los niveles más altos desde el año 2008. Eso sugiere que el rumbo tomado por las autoridades fiscales podría desviarse, ante la duda de si todavía funcionan esas herramientas.

Una mujer pasea ante una entidad financiera en Japón. (Reuters)
Una mujer pasea ante una entidad financiera en Japón. (Reuters)

No hace tanto, el Banco de Japón se las arreglaba para controlar de manera estricta el mercado de bonos con muy poca intervención. Sí que lo hizo entre 2013 y 2016, pero desde entonces lo han fiado todo a desprender credibilidad. La promesa de que las curvas no se van a salir de una banda corta -entre -0,2 y 0,2 habitualmente- ha sido suficiente para evitar que los mercados pusieran a prueba a la entidad.

Pese a todo, el pasado 16 de marzo el gobernador, Haruhiko Kuroda, decidió pasar a la acción y dobló las compras de activos. Incluso adquirió bonos soberanos. En apenas un mes, el Banco de Japón ha comprado 12.700 billones de yenes de estos bonos, el volumen más grande de los últimos tres años y medio.

Foto: Donald Trump durante una rueda de prensa en la Casa Blanca (EFE)

¿Qué pueden aprender otros bancos centrales de la experiencia nipona? A priori, a la Reserva Federal de Estados Unidos le costaría mucho más mantener una política fiscal similar. Cuando Japón arrancó su programa tenía como foco fijar los precios de un mercado de bonos muy dependiente de las propias políticas financieras. Desde entonces el volumen de negociación de estos activos está cercano al 0 y es el banco el que tiene en su poder la mitad de las existencias. Las expectativas del mercado en cuanto a modificaciones de los tipos de interés son tan bajas que cualquier acción quedaría en nada, incluso si no estuviera tan intervenido.

Japón debería tener menos problemas que cualquier otro gobierno para controlar su mercado de bonos. Aun así, los banqueros centrales del mundo deberían reconsiderar sus políticas y su trabajo ante la crisis que atraviesan los mercados, y no sería un error prestar más atención a cómo Japón gestiona los suyos.

Japón Banco de Japón Reserva Federal Tipos de interés Bancos centrales Rentabilidad Haruhiko Kuroda Coronavirus