MEDIDAS DE LIQUIDEZ PARA BONOS CORPORATIVOS

La Fed comprará activos de forma ilimitada para combatir el impacto del coronavirus

El banco central de EEUU retira así el límite de la ampliación a su programa de compras, después de que la semana pasada anunciase que lo aumentaba en 700.000 millones

Foto: Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Reuters)
Jerome Powell, presidente de la Reserva Federal (Reuters)

Tras una semana 'horribilis' en los mercados estadounidenses, la Fed abre la barra libre. El Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) de la Reserva Federal de Estados Unidos ha decidido ampliar su plan de compra de activos ante los riesgos económicos planteados por el coronavirus, por lo que comprará activos "en las cantidades necesarias para apoyar un funcionamiento estable del mercado y la trasmisión efectiva de la política monetaria a la economía y las condiciones financieras en general", según ha anunciado en un comunicado este lunes, a las 8 de la mañana de Nueva York (EDT). Es decir, aumentará estas operaciones de forma ilimitada, sin haber especificado tampoco el periodo durante el cual aumentará este programa. Por otro lado, la Fed también ha anunciado una batería de medidas para dar apoyo a las empresas, como facilidades de liquidez para el crédito corporativo.

Las bolsas ya están reaccionando a la noticia, con las bolsas europeas a punto de alcanzar el terreno positivo en la sesión, aunque pasados unos minutos han vuelto a decaer. En los primeros movimientos de la sesión, Wall Street cae un 3% tras vivir los peores cinco días desde 2008 la semana pasada, pero al final el S&P 500 y el Dow Jones han moderado hasta una caída del 1,5% cada uno. Los bonos soberanos siguen cayendo en rentabilidad, aunque menor ritmo que durante la semana pasada. Pero vuelven a acercarse los mínimos históricos, con el título a 10 años cotizando en una rentabilidad del 0,7% y el de tres meses en un 0,02%, con la curva a corto plazo rozando el terreno negativo. El de treinta años, a su vez, aguanta en un tipo del 1,4%. El dólar cae un 0,8% frente al euro.

En la última reunión de política monetaria, que tuvo lugar de emergencia un domingo, la Fed bajó los tipos a cero y aprobó comprar 700.000 millones de dólares (651.508 millones de euros). Esta fue la segunda decisión extraordinaria del banco central estadounidense de 2020. Según 'Financial Times', el banco central había acelerado por la compra de estos activos durante la semana pasada y, para el viernes, ya había alcanzado casi la mitad de lo anunciado. Con el anuncio de este lunes, el banco central le quita el tope a cualquier ampliación del programa de compra de activos anunciada la semana pasada y añade a los activos que puede comprar las hipotecas contraídas por empresas.

La autoridad monetaria ha insistido en que está "comprometida" con usar todos las herramientas a su disposición para apoyar a los hogares, negocios y la economía estadounidense en general, por lo que "continuará comprando valores del Tesoro y titulizaciones hipotecarias en las cantidades necesarias".

Asimismo, la Fed ha establecido dos facilidades para apoyar el crédito de las empresas: una para los bonos de nueva emisión en el mercado primario (PMCCF, por sus siglas en inglés) y otra del mercado secundario (SMCCF). Con esta medida, la institución presidida por Jerome Powell aborda la liquidez en los bonos corporativos, como ya pusieron en el foco los ex presidentes de la Fed, Ben Bernanke y Janet Yellen la semana pasada. La Fed no puede incluir bonos de empresas en su balance (necesitaría la aprobación del Congreso para ello), pero sí que puede establecer facilidades como esta y operaciones a través del Departamento del Tesoro para paliar la iliquidez también en el sector corporativo.

En esta línea, la Reserva Federal también ha anunciado que el Tesoro proporcionará avales por 30.000 millones de dólares para nuevos programas de financiación. El banco central estadounidense estima así que estos programas generen 300.000 millones de euros en nuevos créditos a consumidores, empresas y autónomos. El banco central también tomará medidas para aliviar a ayuntamientos o estados con problemas financieros, expandiendo el alcance de dos mecanismos de liquidez del mercado monetario para incluir que pueda cubrir también la deuda local o estatal.

Por otro lado, tras activar una herramienta que no veía la luz desde el 'crash' financiero de 2008, la Facilidad de Financiación del Papel Comercial (CPFF, por sus siglas en inglés), la Reserva Federal ha desempolvado ahora otra vieja bazuca de los tiempos de crisis: la Facilidad de Préstamos a Plazos Apoyados por Activos (TALF, por sus siglas en inglés), que le permite comprar activos vinculados a préstamos estudiantiles, automovilísticos y de tarjetas de crédito, así como préstamos a empresas a través de la Administración de las Pequeñas Empresas (SBA, por sus siglas en inglés).

Además, la entidad presidida por Powell también ha adelandado en el comunicado que pronto anunciará más medidas de préstamo a pequeñas y medianas empresas a través de un programa que complementa los esfuerzos de la SBA.

Además de rebajar los tipos la semana pasada, la Reserva Federal también ha estado proporcionando líneas de liquidez en dólares a los mercados globales a través de acuerdos con grandes bancos centrales del mundo, empezando el domingo pasado y ampliando el grupo de instituciones monetarias el pasado jueves.

La institución ha estado llevando a cabo operaciones de 'repo' para proporcionar mayor liquidez al mercado de préstamos a corto plazo en EEUU. El programa de compra de activos, sin embargo, tiene una naturaleza más duradera en la economía, por la propia calidad de los activos que compra la Fed en este caso.

"La Fed ha lanzado otro balón de oxígeno a los mercados y la economía ante las perturbaciones que sigue causando el coronavirus en el sistema", subraya Anna Stupnytska, Responsable global de macroeconomía de Fidelity International, resaltando que estas medidas han llegado después de que las anteriores operaciones no consiguiesen calmar a los mercados. "Aquí cabe mencionar la decisión sin precedentes de comprar bonos corporativos, algo que otros grandes bancos centrales han hecho desde la última crisis, pero que la Fed había conseguido evitar hasta ahora; resulta alentador ver que la Fed está actuando con decisión y prestando un apoyo vital a las áreas de los mercados y la economía que están presionadas".

Con la Fed habiendo abierto la barra libre de liquidez, el mercado espera ahora a las medidas del Gobierno

"Sin embargo, todos estos esfuerzos deben acompañarse de unos estímulos fiscales mucho más grandes y oportunos, lo que, a su vez, tiene que ser eficaz para ayudar a la economía en esta fase de contracción, pero también, y muy importante, en la recuperación", explica Stupnytska, matizando que "esafortunadamente, a la vista de la incertidumbre sobre la evolución del virus, así como sus graves efectos indirectos en la economía real, parece improbable en estos momentos que la economía estadounidense registre una recuperación en V durante el segundo semestre de este año". "Para que la economía estadounidense pueda salir relativamente indemne de la crisis actual y la recesión en marcha, se necesitarán intervenciones más drásticas durante las próximas semanas".

En el plano fiscal, el Gobierno de EEUU sigue sin ofrecer medidas concretas. El pasado martes, el presidente Donald Trump y su secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, avanzaron en una rueda de prensa que "están trabajando en un paquete grande y fuerte" con el objetivo de evitar que la gente pierda sus empleos; pero los mercados cerraron la semana sin una medida concreta. Sin embargo, este fin de semana, el líder del Consejo Económico Nacional, Larry Kudlow, anunció que el Senado estadounidense podría aprobar tan pronto como mañana lunes un paquete de rescate de su economía que ascendería al menos a 2 billones de dólares, lo que equivale al 10% de su PIB anual.

El presidente Donald Trump ya señaló el sábado en su comparecencia diaria que sus planes iban a ir mucho más allá de dar ayudas directas a los hogares afectados por el parón económico que está provocando el virus. "No estamos hablando de un cheque de mil dólares para cada hogar, sino que de mucho más que esto", señaló Trump. El mandatario explicó que irán aplicando medidas por fases, evaluando cómo se comporta cada una de ellas. El paquete legislativo, que se está negociando entre los dos grandes partidos (Republicanos y Demócratas), incluirá miles de millones de dólares en préstamos y avales para las empresas.

Economía
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios