DATOS DE MORNINGSTAR

¿El 'value' rinde mejor en las crisis de mercado? No con el coronavirus

De todas formas, en Europa, tampoco aguantó mejor la crisis de 2008, ni los años posteriores... Pero falta por ver la recuperación del Covid: con el 'value', se trata de comprar en el pesimismo

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Prácticamente ningún activo o sector se salva del coronavirus. Pero los hay que caen más que otros. El estilo de inversión que (hasta la fecha) se ha llevado lo peor de la crisis de los mercados desatada por la llegada del coronavirus a Europa ha sido el de las compañías preferidas por la inversión de valor. Según estadísticas del proveedor de datos Morningstar, las cotizadas europeas categorizadas como ‘value’ caen más que las ‘growth’. Con todo, el mejor refugio no es ni uno ni otro, sino un punto intermedio entre los dos.

Las bolsas europeas han vivido sesiones históricamente malas desde el toque de campana que marcó el comienzo el 24 de febrero —el primer lunes desde los primeros registros del coronavirus en el Viejo Continente—. Cuatro semanas de infarto en las que, según datos de Morningstar, las compañías de puro ‘value’ se llevan lo peor: de media, las pequeñas empresas caen un 36,2%, las medianas un 34,4% y las grandes un 35,1%. Estos datos son a cierre de la sesión del viernes.

Morningstar Direct.
Morningstar Direct.

El ‘growth’ tampoco se salva, pero cae menos: las pequeñas compañías se dejan un 32,6%, las medianas un 29,4% y las grandes un 24,1%. De hecho, la categoría que mejor ha resistido es la de empresas que se encuentran entre ambos mundos, las 'blend': las pequeñas 'solo' han caído un 23,6%, las medianas un 30,1% y las grandes un 25,5%. Morningstar basa estos datos en los constituyentes del índice Morningstar Europe, donde cada valor está catalogado en función de su estilo para posteriormente medir la rentabilidad media de cada segmento ponderado por capitalización bursátil.

Según explican en Morningstar, los gestores ‘growth’ suelen priorizar empresas que creen que van a aumentar sus beneficios más rápido que el resto del mercado. Los gestores ‘value’, en cambio, priorizan los valores que ven infravalorados en precio debido a un entorno puntual de pesimismo o adversidad y que eventualmente se verán reconocidos por el mercado, aumentando la rentabilidad. En el barómetro de Morningstar, el grupo de empresas 'value' está comprendido en gran parte por bancos (Santander), automovilísticas (Volkswagen) y petroleras (Repsol). Es decir, sectores considerados como cíclicos por su alta exposición a los vaivenes económicos (lo cual explica su mal rendimiento en tiempos de crisis). También hay alguna sorpresa, como las energéticas Naturgy o EDP y la teleco Telefónica.

En el grupo del 'growth', en cambio, están las marcas de lujo (LVMH) o tecnológicas (Adyen), así como farmacéuticas (AstraZeneca o Grifols). En la parte del 'blend' hay mayor mezcla de sectores: entre alguna teleco (Ericsson) y marca de lujo (Porsche), destacan energéticas (Iberdrola o Endesa) y marcas de consumo (Danone o Unilever).

Fuente: MSCI.
Fuente: MSCI.

Fuente: MSCI.
Fuente: MSCI.

De todas formas, sobre la disyuntiva entre la gestión ‘value’ y ‘growth’ han corrido ríos de tinta: por ejemplo, hay jugadores en el mercado, como Buy & Hold, Bestinver o el propio Warren Buffett, que han tomado apuestas en valores tecnológicos pese a considerarse inversores de ‘valor’. Muchos valores tecnológicos de Wall Street tienen un PER elevado, pero, junto con su capacidad de generar ingresos (el ratio de precio por flujo de caja, a su vez, es bajo), en algunos casos también pueden ofrecer otras características propias de esta filosofía: fuertes barreras de entrada, un negocio simple de entender, ánimo de longevidad, buena gestión, buena retribución al accionista... Por ejemplo, Buffett es uno de los principales inversores de Apple, una empresa con un ratio PER de 17 veces.

De todas formas, la inversión en ‘valor’ fija los ojos sobre el largo plazo, y reitera (de la misma forma que lo hace la lógica inversora general) la importancia de comprar barato para vender caro. Es con la recuperación cuando se verá el cuadro completo del rendimiento de cada estilo y si las elecciones de cada cartera consiguen refutar en el futuro el pesimismo que las rodea.

Los gráficos de una década, sin embargo, muestran que durante la crisis de 2008, el índice 'growth' del MSCI enfocado en Europa no solo aguantó mejor que el índice 'value' del MSCI enfocado también en Europa sino que luego rindió por encima en los años posteriores, a diferencia del 'value'. Sin embargo, lo ocurrido en el pasado no garantiza las rentabilidades futuras, sobre todo en una década tan particular en materia de macroeconomía y política monetaria.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios