Casas de apuestas

Por qué a Codere no le preocupa un ministro antijuego en España

Tras la sesión de investidura y conocerse que Alberto Garzón será ministro de Consumo, la empresa subió un 12%, aunque su partido proponga cerrar el 90% de las casas de apuestas

Foto: Alberto Garzón saluda a Pedro Sánchez tras la sesión de investidura. (EFE)
Alberto Garzón saluda a Pedro Sánchez tras la sesión de investidura. (EFE)
Adelantado en

“Vamos a acabar con las casas de apuestas 'online' y presenciales. Estos negocios depredadores están atacando a nuestros jóvenes (...) hay que acabar con esta lacra y por eso en 2022 nuestro objetivo es que el 90% de estos establecimientos hayan cerrado”. Así rezaba el programa electoral de Unidas Podemos para las elecciones de noviembre.

Sin embargo, tras el anuncio de que Alberto Garzón será ministro de Consumo y tendrá las competencias en juegos de azar, Codere, la única cotizada española del sector, subió ese día un 12% en bolsa, su mejor sesión desde noviembre de 2018, y prácticamente en dos días alcanzó avances superiores al 20%,

No solo es esto sino que, además, en los tres días posteriores a la investidura, borró todos los retrocesos de un mes de ‘pactos del abrazo’ o de acuerdos programáticos entre el PSOE y UP que, entre otras cosas, recogen que limitarán la publicidad de estas empresas, limitarán su actividad hasta después de las 22:00 (y lejos de centros escolares) y ‘reorientarán’ las tasas administrativas que pagan estas empresas.

Una empresa que cotiza a tres euros por título, y con algo más de 350 millones de capitalización bursátil en la Bolsa de Madrid, caía solo un 1,4% el día del pacto del abrazo, un 0,015% el día que se hizo público el acuerdo programático y durante todo ese lapso de tiempo se mantiene prácticamente donde empezó.

¿Cómo es posible entonces que tras todo esto Codere cotice prácticamente a los mismos niveles este jueves (tres euros por acción) que antes de que se hicieran públicos los resultados de las elecciones?

Más pendientes de Alberto Fernández

Uno de los motivos por los que Codere sería más impermeable a lo que pueda ocurrir en España es que su país de origen no es especialmente importante dentro de los ingresos de la empresa. El país ibérico apenas facturó 46 millones de los 343 millones en el tercer trimestre de 2019. Se trata del cuarto mercado para la compañía, con casi la mitad de ingresos que Argentina e Italia y por debajo de México. En total, apenas supone un 13,4% de todo Codere.

Y esto es así aunque el peso de Argentina caiga con fuerza. Tras la noticia de que el peronista Alberto Fernández llegaba al poder y la consecuente caída en picado del peso argentino (se depreció un 25% después de las primarias en un solo día), se ha perdido un 25% de sus ingresos allí. Además, en ese momento, la cotización de Codere sí que reaccionó con fuerza en el parqué, cayendo un 6% de golpe.

Sumando a otros países como Panamá y Uruguay, la mirada de los inversores estaría más al otro lado del Atlántico. En Latinoamérica, la empresa tuvo 199 millones de ingresos, el 60% de toda su actividad.

‘Irregularidades’ y refinanciación

Por todo esto, el frente en Latinoamérica presenta problemas que hacen que la llegada de Alberto Garzón al Ministerio de Consumo parezca un asunto menor para la compañía. Y es que se han detectado este año ‘inconsistencias’ en la contabilidad de Codere en México, Panamá y Argentina.

Para Ismael de la Cruz, analista de investing.com, Codere tiene un serio problema en México, donde "el Gobierno ya avisó de que no concederá nuevas licencias de juego".

Desde Investing.com, resumen lo ocurrido en el mes de octubre (y cuyo eco llega hasta ahora) diciendo que, “hablando claro, el tema es que 20 millones de dólares de la caja de la empresa desaparecieron sin más de las cuentas”. La compañía asegura que sigue investigando lo ocurrido y ya ha reflejado en sus cuentas el impacto de estas ‘irregularidades’.

Tras esto, el S&P ha rebajado su 'rating' a B- por las dudas que esta situación genera de cara a la refinanciación de su deuda, de más de 775 millones de euros. Desde Codere, ya anunciaron que, debido a esta situación, dejarán de lado este proceso hasta 2020.

"Los catalizadores no son precisamente favorables para la compañía. La situación en Latinoamérica les puede pasar factura, y la nueva regulación en España tampoco juega precisamente a su favor", explica De la Cruz, que advierte de que "este no es un valor para tener en cartera", avisando de que "podrían añadirse más cosas, como que el flujo de caja sea negativo debido a la depreciación de algunas monedas".

¿Una casualidad?

Sin embargo, aunque la situación en España les afecte menos, ¿por qué el valor subió un 12,5% tras la investidura y la noticia de que Alberto Garzón sería ministro de Consumo? Todos los analistas coinciden en que habría sido fruto de la especulación.

Andrés Aragonés, de Selfbank, explica que “la baja capitalización bursátil [alrededor de 350 millones de euros] lo hace muy volátil”, por lo que atribuye este alza a un “ataque especulativo”.

Además, “si unimos el bajo volumen bursátil de las épocas navideñas, no es tan descabellada la revalorización de más del 20% de Codere en esos días, proveniente de rumores boca oreja entre inversores sobre la compañía que no han salido al público”.

El sector del juego tiende la mano

Con el reparto de sillones todavía en marcha y a falta de que se celebre el primer Consejo de Ministros, el sector del juego se ha apresurado a tender la mano al Ejecutivo de coalición.

Codere, en primer lugar, ha explicado a El Confidencial que "estamos a favor de que se regule la publicidad 'online" porque "si hay una deficiente regulación, puede haber una sobreexposición que no favorezca la protección de colectivos vulnerables y, en especial, menores". Y, aunque pide prudencia en esta situación, solo apostilla que "la regulación debería ser igual para el juego público que para el privado".

Interior de una sala de Codere. (EFE)
Interior de una sala de Codere. (EFE)

Alejandro Landaluce, director general de Cejuego, asociación del sector a la que se adscribe Codere, defiende que, aunque "impacta la propuesta electoral de Unidas Podemos, en la que piden cerrar nueve de cada 10 casas de apuestas", hay que dejar al nuevo Gobierno aterrizar. "Estamos encantados de poder hablar con el futuro Ejecutivo y con ganas de tratar una nueva regulación de la publicidad, como llevamos pidiendo desde hace tiempo".

Ha destacado también que no creen que se dé el escenario de que se clausure el 90% de los establecimientos del sector, porque "entendemos que son cosas que se dicen en campaña electoral, pero luego vivimos en un Estado de derecho dentro de la Unión Europea donde nuestra actividad es legal, por lo que, con toda prudencia, creemos que eso no es una posibilidad".

Por su parte, la Asociación del Juego Digital (Jdigital) ha apostado por el entendimiento. "Como siempre, mano tendida y puertas abiertas para dialogar con la Administración y fomentar medidas regulatorias efectivas que redunden en el beneficio de los usuarios", ha explicado a El Confidencial su presidente, Mikel de la Torre.

Así, señala que "tenemos todavía que ver y analizar precisamente qué competencias tendrá el ministerio, y en qué consisten las propuestas de este Gobierno", pero sí que espera que "las medidas que se aprueben apliquen por igual a operadores de juego públicos y privados, como recomienda la Comisión Europea".

El presidente de la agrupación que aglutina a la gran mayoría de los actores destacados del sector del juego pide que "se cuente con nosotros para desarrollar ese marco y colaborar con las instituciones".

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios