OBJETIVOS POR DEBAJO DEL PLAN DEL GRUPO

TSB lastrará la rentabilidad y eficiencia de Banco Sabadell al menos hasta 2022

La entidad recorta en el nuevo plan estratégico los objetivos para su filial británica y los deja por debajo de los que tiene para el grupo. Asume 220 millones de costes de reestructuración

Foto: Oficina de TSB. (Reuters)
Oficina de TSB. (Reuters)
Adelantado en

Banco Sabadell ya ve la luz al final del túnel para TSB, después del daño sufrido con los problemas tecnológicos de la integración, pero aún no servirá para mejorar las cifras del grupo presidido por Josep Oliu. Al contrario, la entidad cargará con 180 millones de libras unos 220 millones de euros de costes de reestructuración para mejorar los niveles de rentabilidad y eficiencia, que estarán, aun así, por debajo de lo previsto para la filial británica hace año y medio en el plan estratégico del banco, y también serán peores que las metas del conjunto del banco.

La entidad celebró este lunes un encuentro con inversores para presentar el nuevo plan estratégico de TSB, después de que Debbie Crosbie tomara las riendas en mayo. El grupo catalán, con sede social en Alicante, quiere dejar atrás el quebradero de cabeza que fue la filial en 2018, con costes asumidos de 460 millones. Ahora, sumará otros 220 millones para cerrar 82 oficinas —en torno al 15%— y por la salida de empleados, aunque no se ha especificado la cifra.

El fin de este ‘tijeretazo’ es reducir los costes anuales en 100 millones de libras unos 118 millones de euros anuales para 2022, aligerando la base de costes hasta los 730 millones, sin incluir los gastos de reestructuración. De esta forma, el beneficio aportado al grupo sumará entre 95 y 105 millones para 2022, o entre 130 y 140 millones ‘proforma’ (excluyendo los costes de reestructuración). En los nueve primeros meses de 2019, ha registrado pérdidas de cinco millones, frente a un beneficio del grupo de 783 millones.

Banco Sabadell asumirá costes de reestructuración que ve necesarios ante el proceso de digitalización continuo del sector. TSB tiene actualmente una ratio de eficiencia (costes sobre ingresos, cuanto más baja mejor) del 85%, frente al 67% de promedio de sus pares, según el propio Sabadell, que contabiliza para la estimación a Santander UK, Nationwide, CYBG, Virgin y Metro. El grupo, por su parte, exhibe este ejercicio una ratio de eficiencia del 54%, penalizada precisamente por TSB.

Mejora en eficiencia... ¿conservadora?

Los recortes del plan estratégico hacen prever al Sabadell una ratio de eficiencia del 70% para 2022. Esto es, aun cumpliendo la guía y sin contabilizar los costes de reestructuración, TSB seguirá penalizando la eficiencia de Banco Sabadell, cuyo plan estratégico para 2018-2020, presentado en febrero de 2018, aspira a un 47% en 2020.

La entidad retrasó un año la consecución de sus objetivos, debido precisamente en gran parte a los problemas sufridos en Reino Unido con TSB, así como al cambio de escenario de tipos de interés. Hace año y medio, el mercado anticipaba normalización, y ahora un largo periodo de tipos bajos o negativos. La otra gran meta del Sabadell es tener una rentabilidad que cubra el coste del capital. Dicho de otra manera, generar el retorno que piden los inversores.

El coste del capital está en torno al 9%, según cálculos de analistas consultados por este medio. Cuanto más baja es esta ratio, mejor, ya que es la exigencia de los inversores para invertir teniendo en cuenta los riesgos. Hace unos meses, también por culpa de TSB, superaba con creces los dos dígitos. Ahora ha descendido, aunque sigue estando a la cabeza entre la banca española.

El plan estratégico del Sabadell aspira a alcanzar un ROE de dos dígitos. La lejanía entre la rentabilidad ofrecida y la exigida por el mercado explica que cotice a 0,4 veces el valor en libros —igual que Bankia, pero peor que CaixaBank, Santander, BBVA o Bankinter—, destruyendo valor en la práctica para el accionista, si se vinculan variables de retorno y riesgo estimado. El banco sigue con la idea de alcanzar un ROE del 10%, aunque retrasando el objetivo y ajustándolo a la baja para el negocio británico.

La idea inicial del banco era alcanzar los dos dígitos tanto en el conjunto del grupo como para TSB. Pero en el plan estratégico presentado este lunes para la filial británica, la meta ha pasado a ser del 7% ‘proforma’ en 2022 (o del 5% contando con los costes de reestructuración). De hecho, una vez realizadas las provisiones del año pasado por TSB y la venta de carteras, este año el Sabadell lidera el ROE en la actividad bancaria española —aunque no todos los bancos contabilizan igual el segmento—, con un 10,9% entre enero y septiembre. Para el grupo, el ROE fue del 6,9%.

Lastre para la rentabilidad

Es decir, o empeoran mucho las cifras de Banco Sabadell o TSB será un lastre para su rentabilidad al menos hasta 2022, según la guía presentada al mercado. Por lo tanto, aún no conseguirá sumar positivamente al banco en rentabilidad o eficiencia tras comprar a Lloyds la entidad en 2015 por 2.350 millones de euros, una vez el valor en libros, para lo que tuvo que realizar una ampliación de capital de 1.600 millones —la tercera en tres años—.

Pero esos números quedan lejos. El banco cerró este lunes como el peor valor del Ibex 35, con una caída del 1,56%, frente al moderado alza del 0,34% para el Ibex 35 Bancos —índice que aglutina a los seis bancos del selectivo—, con Bankia subiendo un 2,74%. Aun así, se mantiene en positivo en el acumulado de 2019, al contrario que el conjunto de la banca del Ibex, que arrastra pérdidas del 6,5%. Además, algunos analistas aplauden el nuevo plan estratégico de TSB. “Creemos que representa noticias positivas”, aseguran desde JB Capital Markets, que tiene recomendación de compra para el Sabadell con un precio objetivo de 1,35 euros —cerró este lunes en 1,01 euros—. “Tras dos años de pérdidas, volver a beneficios debería ser bienvenido por los mercados”, agregan, al tiempo que estiman que la guía es “razonable” y “conservadora”.

TSB aporta escala y diversificación geográfica al grupo, lo cual es una palanca de mejora de la rentabilidad en el futuro”, aseguró Jaime Guardiola, consejero delegado de Banco Sabadell. “El plan estratégico sienta las bases para el crecimiento de TSB, un banco con un punto de partida privilegiado y un plan bien definido para cumplir con todos los compromisos”, agregó.

TSB aportará beneficios y diversificación en los próximos años, según este plan, en mercados diferentes. La banca británica tuvo un ROE del 5,5% el año pasado, frente al 8,2% de la española. El escenario base utilizado por el Sabadell es también conservador, ya que proyecta un crecimiento del PIB británico del 0,9% en 2020, año en el que podría ejecutarse el Brexit, frente al 1,3% esperado por el Banco de Inglaterra o el 1,4% que estima el Fondo Monetario Internacional (FMI), mientras que el consenso del mercado apunta al 1%. Asimismo, Banco Sabadell anticipa que los tipos oficiales seguirán en el 0,75% hasta 2022, aunque los expertos están divididos en este sentido, con apuestas en esta dirección pero también hacia recortes el próximo año.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios