EL GRUPO RECORTARÁ 18.000 EMPLEOS

Deutsche Bank España debe mejorar un 15% su eficiencia para alcanzar la meta del banco

La filial registró en 2018 una ratio del 82%, mejor que el conjunto del grupo pero lejos del 70% que quiere alcanzar en 2022, por lo que necesitará mejorar ingresos o recortes

Foto: Deutsche Bank. (Reuters)
Deutsche Bank. (Reuters)

“Algunos bancos tienen una ratio de eficiencia de más del 80% o del 90% y se quejan de que los tipos de interés negativos afectan a su rentabilidad”. La respuesta de Mario Draghi a las críticas desde el sector financiero alemán parece premonitoria, porque sin citar nombres propios señaló a Deutsche Bank, que este fin de semana ha anunciado un plan de reestructuración que incluye el recorte de 18.000 empleos. Un nuevo hito en la crisis de un banco que tiene activos por valor de 1,3 billones (millones de millones) de euros.

La entidad está a la cola en eficiencia (ingresos sobre costes, cuanto más baja la ratio mejor) dentro del mapa europeo de bancos, con un 90% en 2018. El objetivo del banco alemán pasa por reducir la base de costes en 6.000 millones de euros desde las últimas cuentas anuales hasta 2022, para alcanzar una ratio de eficiencia del 70%, que todavía estaría entre las más altas —las peores— de Europa, ya que la media de 2018 fue del 65%. La nueva hoja de ruta prevé costes por valor de 22.100 millones en 2019, 300 millones más que lo previsto en la presentación de resultados del primer trimestre.

La filial española ha pasado por varias fases durante el periplo de crisis de Deutsche Bank. En 2017 estuvo sobre la mesa del cuartel general del banco en Fráncfort la venta del negocio en España, pero en 2018 viró en su estrategia al señalar España e Italia como mercados en los que priorizar el crecimiento, con una inversión prevista de 300 millones en tecnología. Sin embargo, tendrá que mejorar sus ratios para alcanzar el objetivo del grupo.

La ratio de eficiencia del negocio español fue mejor que la del conjunto del grupo, con un 82%, lejos aun así de los niveles en torno al 50% que manejan los bancos españoles. Y también muy por encima —un 15% peor— del 70% que persigue Deutsche Bank como objetivo anunciado al mercado para 2022. Por lo tanto, la filial española deberá mejorar su base de ingresos o recortar la de costes, en un contexto en el que el grupo no ha querido dar más información sobre qué países o negocios serán más afectados por el ajuste de empleo.

Aunque desde el mercado se espera que el ajuste se concentre en Alemania, donde el sector bancario emplea a más de 500.000 trabajadores tras un recorte del 18% desde el inicio de la crisis, frente al ‘tijeretazo’ de más de un tercio en España.

El banco alcanzó en España la cifra de 510 millones en margen bruto, mientras que los gastos ascendieron a 418 millones, de los que 220 millones fueron costes de personal. El margen de intereses, ingresos generados por la actividad de captar y prestar dinero, pesó un 44% en el margen bruto, menos que los comparables españoles por el mayor negocio de banca de inversión de Deutsche Bank. Por su parte, los ingresos netos por comisiones alcanzaron los 262 millones, el 51% del margen bruto.

Menos banca de inversión

Precisamente, el banco planea recortar su negocio de banca de inversión a escala global, y su jefe, Garth Ritchie, ha alcanzado un acuerdo con la entidad para dejar el banco después de 23 años. La entidad dejará de vender o comercializar acciones, en un paso para “ser menos un Goldman Sachs europeo y más un HSBC”, aseguran fuentes del mercado, centrado en el negocio minorista, en la gestión de activos —controla un 80% de DWS— y segmentos de la banca de inversión, como el asesoramiento y la financiación de operaciones, así como la parte corporativa de atender a empresas con financiación o gestión de divisas.

Deutsche Bank también creará un banco malo para sanear el balance, con el objetivo de reducir los activos problemáticos en 74.000 millones de euros. Además, no habrá dividendo en 2019 y 2020, y señala en el comunicado que “el banco espera tener la capacidad para los pagos de los instrumentos AT1 (CoCos) a lo largo de esta fase de transformación”. Los CoCos cotizan al 89% —por debajo de la par— y con pérdidas del 3% este lunes. Las acciones cayeron un 5,4%.

El banco cotiza con un valor en libros de 0,2 veces, nivel similar al que estaba Banco Popular antes de la resolución. Este año, espera tener pérdidas de 2.800 millones por los costes de reestructuración, frente al beneficio neto de 120 millones que obtendría según esta guía sin extraordinarios. En 2018 obtuvo beneficios por valor de 267 millones después de tres años consecutivos de pérdidas. Asimismo, prevé un retorno sobre el patrimonio tangible del 8%.

“Deutsche Bank es el principal problema financiero de Europa”, asegura un analista. Otro gestor de fondos, por su parte, recuerda que el tamaño excede en varias veces al de Lehman Brothers, razón por la que cree que la entidad tiene asegurada su supervivencia.

En cualquier caso, algunas fuentes del mercado consideran que es un lastre para avanzar en la integración financiera europea, ya que la nacionalidad juega a su favor. Sin embargo, la mutualización de riesgos en una unión completa provocaría que diera igual el país donde tiene su sede y gran parte del negocio. Precisamente, Alemania y España han presidido un grupo de trabajo para avanzar hacia la creación de un fondo de garantía de depósitos único en Europa (EDIS). Por ahora, según fuentes conocedoras, han acordado desbloquear el avance en septiembre y concretar una hoja de ruta antes de que acabe el año. Si Deutsche Bank mejora, facilitará el proceso.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios