por las dificultades que supondría

Deutsche Bank y Commerzbank abortan su histórica fusión

Las dos entidades han puesto punto final a las conversaciones que estaban manteniendo para crear un gran banco en Alemania tras constatar que sería muy difícil de ejecutar

Foto: Vista de las sedes de Deustche Bank y Commerzbank (Reuters)
Vista de las sedes de Deustche Bank y Commerzbank (Reuters)

La fusión entre Deutsche Bank y Commerzbank parece que no se producirá. Las dos entidades han puesto punto final a las conversaciones que estaban manteniendo para crear un gran banco en Alemania tras constatar que sería muy difícil de ejecutar y los costes de reestructuración y los requerimientos adicionales de capital serían muy elevados, según han explicado mediante un comunicado.

Un fracaso que obliga ahora a Deutsche Bank, una de las entidades más grandes de Europa, a presentar su quinto plan de reestructuración desde 2015 para intentar disipar las dudas de los inversores sobre la entidad y ver si es capaz de reactivar el crecimiento del banco.

Por lo pronto, las acciones del banco se disparan un 2,7% tras conocer la noticia hasta los 7,8 euros, mientras que Commerzbank caía un 1,4% a las 11 horas hasta los 7,67 euros.

Ahora, se abre la posibilidad de que sea una entidad extranjera la que se quede con Commerzbank, de la que el Estado posee el 15%. De hecho, algunos posibles jugadores como ING Groep o UniCredit ya han mostrado su interés en el banco germano.

Deustche Bank y Commerzbank comenzaron sus negociaciones a mediados de marzo, sin embargo, las duras críticas recibidas tanto por el partido socialista, accionistas clave y hasta el Banco Central Europeo (BCE), que mostró su oposición a las "megafusiones nacionales" cuando se hicieron públicas sus conversaciones, han terminado por pesar más que las ganas de seguir adelante con la operación.

Con todo, Deustche Bank continúa siendo uno de los bancos sistémicos más importantes del mundo con unos 1,5 billones de dólares de activos bajo gestión, motivo por el cual el Gobierno alemán y su ministro de Finanzas, Olaf Scholz, no saben como hacer para revertir su deterioro. De hecho, las dos entidades han perdido un 90% de su valor en bolsa desde sus máximos y todavía no han sido capaces de recuperarse de los estragos de la crisis financiera de 2008.

Sin embargo, la fuerte oposición sindical a las pérdidas de empleos que supondría la fusión con Commerzbank y los diputados laboristas oponiéndose a los deseos de Scholz han terminado por hacerle tirar la toalla en esta vía. También Blackrock y el fondo de Qatar, sus mayores accionistas, se cuestionaron la lógica de esta operación.

En un comunicado que Deutsche Bank ha subido en su página web detalla cómo ha sido todo el proceso por el que querían "jugar un papel activo en la consolidación del sector bancario europeo", ha asegurado Christian Sewing. Sin embargo, "tras análisis promenorizados, concluimos que esta transacción no podría generar los suficientes beneficios que compensaran los riesgos adicionales que supondría su ejecución, los costes de reestructuración y los requerimientos de capital asociados a una integración de este tamaño", ha afirmado.

Al mismo tiempo, la entidad ha aprovechado para adelantar las cuentas correspondientes con el primer trimestre de 2019, con un beneficio antes de impuestos de 290 millones y un beneficio neto de aproximadamente 200 millones de euros. Además, los ingresos totales habrían alcanzado la cifra de 6.400 millones de euros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios