la fusión en 10 claves

Deutsche y Commerzbank: claves para crear un ‘Frankenstein’ o arreglar un problema

Los dos bancos alemanes negocian su fusión, algo que celebra el mercado. Darían lugar a una entidad más grande que Santander, pero su capitalización conjunta es la mitad

Foto: Edificios de Deutsche y Commerzbank en Fráncfort. (Reuters)
Edificios de Deutsche y Commerzbank en Fráncfort. (Reuters)

La banca alemana está a la cola en Europa en eficiencia y rentabilidad. Y la solución por la que parecen optar los dos gigantes germanos es a las bravas. Es decir, juntarse y recortar costes a base de despidos y cierre de oficinas. Deutsche Bank y Commerzbank están embarcados en negociaciones que darían lugar al mayor banco de Europa por activos. Sin embargo, su capitalización en bolsa, incluso sumada, está lejos de los grandes.

El mercado ha recibido positivamente la posibilidad de que ambas entidades culminen una fusión en la que ya han admitido que están negociando. El valor en bolsa de Deutsche Bank asciende a cerca de 17.000 millones de euros, y el de Commerzbank, a 9.000 millones.

El agregado de una capitalización de 26.000 millones se queda lejos de los 36.000 millones de BBVA o los 72.000 millones de Banco Santander. Sin embargo, las entidades germanas suman activos por valor de 1,8 billones (millones de millones), muy por encima de los 1,5 billones del Santander o los casi 700.000 millones de BBVA.

Los bancos alemanes están aún más castigados en bolsa, por los litigios pasados, los escándalos y sus pobres ratios de rentabilidad y eficiencia. En ambos casos están a la cola, con retornos sobre el capital (RoE) inferiores al 5% y ratios de eficiencia (costes sobre ingresos, cuanto más bajas mejor) por encima del 80%. La actividad bancaria en España tiene una rentabilidad del 7% en media y niveles de eficiencia en torno al 50%.

Una fusión podría mejorar estos parámetros o crear un problema mayor para Alemania, y para toda la eurozona, en función de varias claves.

1. CASTIGADOS EN BOLSA

Deutsche Bank y Commerzbank cotizan a 0,3 veces valor en libros, por debajo de cualquier banco español y en los niveles en los que estaba el Popular poco antes de su resolución. “Sus valoraciones son paupérrimas por los problemas de eficiencia y rentabilidad”, justifica Fernando Rojas, analista de AFI. Los dos bancos están cerca de mínimos históricos, pese a los repuntes recientes en el parqué al calor de la posible fusión, y lejos de máximos, que marcaron en ambos casos el 24 de junio de 2007. Deutsche está a un 88% de aquel récord y Commerzbank a un 96%.

2. ¿PRESIÓN DEL BCE?

El Banco Central Europeo (BCE) está preocupado por la baja rentabilidad, en general, del sector financiero. Si las entidades no remuneran lo suficiente a los accionistas, tendrán difícil -o más caro- captar capital y ser sostenibles a largo plazo. Por ello, identificó 24 bancos que sí tienen un retorno por encima del coste del capital, aunque no encontró un patrón común. Pero presiona a las otras 100 entre los bancos significativos de la eurozona que vigila para que haya fusiones con las que mejorar en eficiencia y rentabilidad.

Sin embargo, este no parece ser el caso con Deutsche y Commerzbank, que para las autoridades europeas ya serían bancos demasiado grandes. “A mí particularmente no me gusta la idea de que haya campeones nacionales o campeones europeos; especialmente cuando eres supervisor no puedes promover ningún efecto estructural”, afirmó Andrea Enria, presidente del Mecanismo Único de Supervisión (MUS) en una entrevista publicada este martes en ‘Financial Times’. El italiano, que se estrenó en el cargo en enero, afirma que se limitarán a estudiar el proyecto cuando se presente el acuerdo en función de su sostenibilidad. Sin embargo, los banqueros afirman que Europa cada vez se entromete más en la gobernanza de los bancos.

3. SINERGIAS PARA MÁS EFICIENCIA

Los bancos que han protagonizado operaciones corporativas en los últimos años han buscado sinergias. Es decir, reducir la base de costes, que ascendió en 2018 a 23.500 millones por parte de Deutsche Bank y 6.900 millones de Commerzbank. Los analistas calculan que las sinergias podrían superar los 2.000 millones, y según Bloomberg Intelligence, sobrepasar los 3.000 millones.

La banca alemana es la más ineficiente de la eurozona y tiene una rentabilidad de las más bajas. Las fusiones son muy vía de reducir costes

“La banca alemana es la más ineficiente de la eurozona y tiene una rentabilidad de las más bajas. Las fusiones son muy vía de reducir costes al conseguir aprovechar economías de escala: se eliminan duplicidades de oficinas, se eliminan servicios centrales y se reduce el empleo”, resume Joaquín Maudos, investigador del Ivie y profesor de la Universidad de Valencia.

4. RECORTES

El camino para lograr las sinergias es agrio y costoso. Las entidades fusionadas tendrían duplicidades en servicios centrales y en oficinas, lo que permite un recorte de plantilla e infraestructura. Inicialmente tiene un coste elevado, en función de la beligerancia de los sindicatos. En España, por ejemplo, CaixaBank está negociando un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de más de 2.000 empleos y los analistas calculan un coste de hasta 1.000 millones de euros.

En la posible fusión de Deutsche Bank y Commerzbank, los expertos apuntan a que más de 30.000 puestos de trabajo estarían en peligro. Esto supondría una quinta parte de la plantilla de ambos bancos, que supera los 90.000 empleados en el primero y roza los 50.000 en el segundo.

5. PROBLEMA POLÍTICO

Deutsche Bank y Commerzbank han sido un quebradero de cabeza para Alemania durante los últimos años. La locomotora europea ha podido presumir de muchas cosas, salvo de un sistema financiero saneado justo cuando se da pasos para crear una Unión Bancaria en la eurozona. Durante los últimos años ha habido dudas con la solvencia de Deutsche, que tuvo que realizar grandes desinversiones por cuatro años de pérdidas hasta 2018, con una multa histórica en Estados Unidos entre medias de casi 7.000 millones de euros por su papel en la crisis financiera. Mientras que el estado alemán aún conserva el 15% del accionariado de Commerzbank por su rescate en 2011 con 18.000 millones para recapitalizar la entidad. Esa participación vale actualmente en bolsa algo más de 1.400 millones.

Como ocurre con Bankia, los estados tienen presión para salir del capital de los bancos que rescataron pero la situación en bolsa de estos implicaría pérdidas difíciles de asumir. Aun así, Berlín ha dado el visto bueno a la fusión de dos bancos sobre los que ha estado muy encima. El ministro de Finanzas, Olaf Scholz, y su segundo, Joerg Kuklies, se reunieron 23 veces con representantes de Deutsche Bank el año pasado, según documentos oficiales del Parlamento recopilados por Bloomberg.

Sin embargo, para Berlín podría ser difícil patrocinar una fusión que acarrearía pérdidas multimillonarias para el estado alemán e implicaría el recorte de miles de empleos, con lo que la fusión también se negociará en clave política. Será uno de los grandes desafíos en la etapa final del liderazgo de Angela Merkel, que anunció que no se presentará a la reelección como canciller en 2021.

6. ¿HACIA UN GIGANTE MUNDIAL EN FONDOS?

Deutsche Bank protagonizó una de las primeras salidas a bolsa de una gestora propia de fondos de inversión y de pensiones, DWS, que también ha celebrado en bolsa estos días la posible fusión con Commerzbank. La firma capitaliza 6.000 millones de euros, y es uno de los grandes jugadores globales con 1,45 billones (millones de millones) de euros bajo gestión, según el último informe publicado por Willis Towers Watson, con datos de 2017. Deutsche conserva un 78% de la gestora, enfocada a la venta de fondos a terceros. De hecho, en España es la cuarta firma internacional que más vende con un patrimonio captado de 13.000 millones, según datos de Inverco.

La posibilidad de una fusión entre Deutsche y Commerzbank podría ampliar los canales de venta de DWS, pero además Blommberg publicó el fin de semana que Deutsche está negociando con Allianz Global Investors. La gestora de la aseguradora de Munich tiene 2,3 billones bajo gestión, y 3.600 millones en España. Además, en el mercado local prepara la creación de una gestora propia con Miguel Colombas, como adelantó este medio, ante la próxima ruptura del acuerdo con el Santander heredado del Popular en fondos y seguros.

7. MÁS CAPITAL

“Nosotros lo único que miramos es la capacidad de entregar un banco que tiene un negocio fuerte, una buena posición de capital, que es capaz de generar beneficio y que respeta en el medio plazo los requisitos estándar y prudenciales”, aseguró Enria en ‘Financial Times’. Supervisores y autoridades vuelven a poner el foco en el capital. De hecho, Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España, volvió a incidir en ello en una entrevista en ‘El País’ esta semana.

Deutsche tiene una ratio de capital de máxima calidad (CET1 ‘fully loaded’) del 13,6%, y Commerzbank del 12,9%. Estos niveles están muy por encima del promedio de la banca española, de hecho los dos grandes, Santander y BBVA, están en torno al 11%.

Sin embargo, los banqueros españoles se escudan en que la ponderación de los activos que se usa para el cálculo es perjudicial para las entidades locales. Así, sin tal ponderación, la ratio de apalancamiento de ambos bancos germanos muestra una posición más débil que los bancos españoles, según los últimos test de estrés. Además, las pruebas de resistencia mostraron importantes deterioros en la solvencia de Deutsche y Commerzbank en un escenario de recesión. Luis de Guindos, vicepresidente del BCE, pidió esfuerzos adicionales a varios bancos, entre ellos los españoles BBVA y Sabadell, que se quejaron en Fráncfort por ello, y a Deutsche Bank. Según los términos de la fusión, “en ocasiones se afloran plusvalías latentes que se materializan en reservas que mejoran la solvencia”, recuerda Joaquín Maudos.

8. COSTES DE INVERSIÓN Y FINANCIACIÓN

La posibilidad de crear economías de escala permite a los bancos afrontar desafíos como la inversión tecnológica para su digitalización con esfuerzos más diluidos por tamaño. Por ahora, los expertos recuerdan que el proceso de digitalizarse no está permitiendo a los bancos mejorar su eficiencia reduciendo costes, ya que lo que se ahorran en empleos y oficinas se lo están gastando en inversión, pero necesitan dar estos pasos para no quedarse atrás frente a sus competidores y para ir reduciendo los futuros costes marginales.

Los bancos se han encontrado con un escenario en el que se prolongan los tipos de interés al 0% y los de facilidad de depósito en el -0,4%. Es decir, apenas obtienen ingresos al convertir depósitos en préstamos y tienen que pagar por su exceso de liquidez al BCE. Paralelamente, la desaceleración económica eleva los riesgos. La combinación de la nueva guía de política monetaria y el empeorado cuadro macro ha disparado los costes de financiación, en un momento en el que tienen que realizar grandes emisiones de deuda anticrisis para cumplir con la regulación.

El tamaño juega a favor. De hecho, algunas entidades de menor dimensión han tenido problemas para emitir CoCos o incluso han tenido que cancelar emisiones. En general, recuerdan Joaquín Maudos y Fernando Rojas, tener más tamaño “permite acceder a financiación con menores costes”. Además, los costes regulatorios se han incrementado en general, y se diluyen cuanto mayor sea el banco.

9. MENOS FLEXIBILIDAD

El ejemplo que ponen los expertos de banco rentable en España es Bankinter, el que menos activos tiene de los seis que cotizan en el Ibex 35. Y si culmina la fusión entre Liberbank y Unicaja, sería la entidad con menor tamaño entre los bancos cotizados. La entidad que tiene a Jaime Botín como mayor accionista tuvo flexibilidad para evitar la exposición al ladrillo y diversificar su base de ingresos con seguros, crédito al consumo o fondos de inversión.

El tamaño puede ser un hándicap para tener flexibilidad con la que ir modificando la estrategia en busca de la rentabilidad según el ciclo económico, la regulación y la política monetaria. “Hemos hecho varias investigaciones que prueban que no hay correlación entre tamaño y rentabilidad, pero una estructura organizativa más flexible puede ser positiva”, afirma Rojas. Además, “las fusiones no están exentas de problemas, como un posible aumento del poder de mercado, choque de culturas empresariales o problemas de la adecuación de redes informáticas”, añade Joaquín Maudos.

Un informe reciente de Bain Capital al que tuvo acceso El Confidencial mostró que hay bancos europeos demasiado grandes para ser rentables que no han mostrado mejora alguna, con “modelos comerciales que continúan teniendo dificultades”. Cambiarlos es más difícil cuanto mayor es la dimensión del banco.

10. RIESGO DE JUNTAR ENTIDADES CON PROBLEMAS

La experiencia española ha mostrado -y sigue haciéndolo con el juicio de la salida a bolsa de Bankia- que juntar entidades con problemas no es una solución. Todo lo contrario, la dimensión del problema se dispara. Deutsche Bank y Commerzbank son dos entidades que han demostrado dificultades para ser eficientes y rentables, y sobre las que no se ha disipado el fantasma de la solvencia. “Lo que está claro es que hay que buscar sinergias cuando un banco con mejor salud absorbe o se fusiona con otro con peor salud. Pero si juntas entidades con problemas, la resultante no mejora la situación como ocurrió en algunas fusiones entre cajas españolas”, concluye Maudos.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios