rebaja su escenario más bajista

Morgan Stanley pone contra las cuerdas a Tesla: podría caer hasta los $10

"La demanda se encuentra en el corazón del problema, Tesla se ha vuelto muy grande en relación a la demanda a corto plazo, trasladando una gran tensión a sus fundamentales"

Foto: Fábrica de Tesla en EEUU (Reuters)
Fábrica de Tesla en EEUU (Reuters)

Tesla es de esas compañías que recurrentemente vuelven al foco de la polémica y para la que no existen los grises: o estás con ella o estás contra ella. Y 2019 no está siendo un buen año para el fabricante de coches eléctricos, que ha visto desplomarse sus acciones un 45% hasta mínimos desde 2016 desde la recuperación de diciembre, cuando alcanzó máximos del trimestre en los 376 dólares el 13 de dicho mes.

El último en poner contra las cuerdas a la compañía de Elon Musk ha sido Morgan Stanley, que han revisado a la baja sus previsiones para el valor tanto que las acciones podrían hundirse hasta apenas 10 dólares desde los 200 actuales en el peor escenario manejado.

Un informe que está corriendo como la pólvora en el mercado y que se está trasladando a los movimientos de preapertura, que ya auguran caídas superiores al 2% en la sesión de este martes.

"La demanda se encuentra en el corazón del problema", asegura Adam Jonas, analista de Morgan Stanley, en la nota que ha enviado a sus clientes. "Tesla se ha vuelto muy grande en relación a la demanda a corto plazo, trasladando una gran tensión a sus fundamentales", asegura.

Por ello, el experto ha reducido su "escenario más bajista" para las acciones de Tesla desde los 97 dólares en los que lo había situado anteriormente, lo que supone asumir que el fabricante de coches eléctricos no cumplirá con sus previsiones de ventas en China, quedándose a la mitad. Aún así, mantiene el precio objetivo en los 230 dólares.

De esta manera, Tesla suma a su haber un nuevo informe negativo de los varios que le han llovido en los últimos días a cuenta de sus cartera de pedidos. Y es que sólo ha entregado 63.000 automóviles en el primer trimestre del año, por lo que espera dar salida a entre 90.000 y 100.000 coches en el segundo trimestre y hasta 400.000 en el conjunto del año, un objetivo extremadamente complicado de cumplir visto lo visto.

A mismo tiempo, para aumentar la demanda y que el sobredimensionado crecimiento de la compañía se adecue a la demanda real, Tesla necesita acometer una agresiva expansión por China, rebajando el precio de sus utilitarios y suministrando flotas de transporte público, según aseguran desde Morgan Stanley. Algo que se ha tornado más complicado tras las nuevas tensiones comerciales entre Estados Unidos y el gigante asiático, cuya guerra puede hacer saltar por los aires la estrategia de la compañía de Musk.

Al mismo tiempo, desde el banco de inversión, aunque creen a Tesla en cuanto a su capacidad para aprovechar el mercado más grande del mundo, lo cierto es que "sospechan fuertemente que van a surgir muchos campeones nacionales en el país". De hecho ya se está viendo con Xpeng Motors, que está buscando levantar 500 millones de dólares en fondos y es considerado el principal rival de Palo Alto.

Unas dudas que vienen apoyadas por los resultados del primer trimestre del año. El pasado mes de abril la compañía presentaba sus cuentas con un retorno a los números rojos con pérdidas de 700 millones y la sombra de una ampliación de capital dado el ritmo de destrucción de liquidez que mantiene.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios