rapapolvo del supervisor

La CNMV multará a la banca si no mejora la evaluación del cliente al vender fondos

Duro comunicado del supervisor, que reclama a los bancos y empresas de servicios de inversión medir la idoneidad y conveniencia de las operaciones de clientes minoristas

Foto: Sebastián Albella, presidente de la CNMV. (Efe)
Sebastián Albella, presidente de la CNMV. (Efe)

La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) quiere darle una vuelta a la industria española de gestión y asesoramiento de inversiones. Básicamente, quiere cerrar la brecha con otros países europeos. El supervisor ha lanzado un rapapolvo a la banca en un comunicado emitido este martes en el que incluso amenaza con multas.

El organismo que preside Sebastián Albella asegura haber detectado casos en los que bancos y empresas de inversión “sobrevaloran la formación, conocimientos financieros y experiencia inversora” de los clientes minoristas al evaluar su conveniencia e idoneidad para realizar operaciones. En algunos casos, añade la CNMV, “esta incidencia afecta a un alto número de clientes”.

La institución quiere ponerse seria con este tema, y avisa de que “está actuando, incluso en vía sancionadora, para corregir este tipo de situaciones y durante 2019 tiene previsto realizar una actuación específica de revisión en este ámbito que afectará a un número relevante de entidades”.

La CNMV lleva tiempo insistiendo en la importancia de realizar una adecuada valoración de los conocimientos del cliente al que se vende productos de inversión, especialmente fondos en los últimos tiempos, el vehículo además más afectado por MiFID II, la norma europea transpuesta por fascículos y con retraso que amenaza con revolucionar la estructura del mercado español.

Venta de productos inadecuados

El supervisor insiste en que “una inadecuada evaluación de la conveniencia o idoneidad de las operaciones como consecuencia de deficiencias o errores en la información obtenida puede implicar la venta o recomendación de productos inadecuados para los clientes o la no formulación o cumplimentación requerida legalmente de advertencias o textos manuscritos en los que el cliente reconoce que ha sido informado de que cierto producto no es conveniente para él”. Ello, agrega, “puede facilitar indebidamente a la entidad la colocación de valores e instrumentos financieros, tanto propios como de terceros”.

En este sentido, la CNMV pide que las entidades adopten “medidas razonables” para garantizarse que la información recogida sobre los clientes es fiable, y recomienda que se identifiquen situaciones “atípicas” a priori. Por ejemplo, si son razonables los datos globales sobre conocimientos financieros en colectivos sin formación o experiencia inversora. Para ello, pide que los bancos y empresas de servicios de inversión dispongan de alertas automáticas, procedimientos de revisión y procedimientos de solución de incidencias.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios