los llamados 'closet indexers'

La CNMV avisa de los falsos fondos de gestión activa y pide más información

Dos años después de que la ESMA avisase acerca de los fondos que actúan como gestores pasivos pero cobran como inversores activos, el regulador español ha ahora alzado su voz

Foto: Gestión de Fondos.
Gestión de Fondos.

Existen los fondos de gestión activa y los de gestión pasiva. Luego están los que, por otro lado, pretenden llevarse lo mejor de ambos mundos: funcionar como inversores pasivos pero cobrar como inversores activos. La Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) ha avisado el lunes a esta tercera modalidad de fondos de que, en línea con lo ya dicho hace años por el regulador europeo, va a estar al tanto de que las gestoras detallen en sus próximas publicaciones cifras que ayuden a desvelar hasta a que punto sus carteras se parecen al los índices bursátiles.

La inversión activa, como bien indica el nombre, implica que sus gestores sigan de cerca el rendimiento de las inversiones y vayan decidiendo en qué valores quieren invertir en cada momento y cuándo vender para recoger los beneficios o no perder dinero. Por otro lado, la gestión pasiva prescinde de unos gestores tan implicados como los gestión activa, ya que consiste en indexarse a un índice y mantener las inversiones durante cierto periodo de tiempo, recogiendo tras cierto plazo las subidas (o bajadas) que el fondo haya dado entonces.

Esta diferencia en el grado de implicación de los gestores justifica que los fondos en clave activa se lleven mayores comisiones por sus servicios que los fondos de gestión pasiva, que tienen un menor coste para los clientes.

Sin embargo, en la tercera categoría, la de los 'closet indexers', los fondos se venden (y cobran) como gestores activos, pero su cartera de inversiones es tan parecida a ciertos índices bursátiles que, en la práctica, actúan como si fuesen inversores pasivos — "una política de inversión cuya implementación requiere la dedicación de menos recursos por parte de la sociedad gestora", explica la CNMV, "lo que debería ser tenido en cuenta por los inversores al valorar el nivel de comisiones de gestión del fondo, habida cuenta de que ello debería normalmente dar lugar a una comisión de gestión menor frente a la propia de un fondo activo".

Los 'closet indexers', son fondos que se venden (y cobran) como inversores activos, pero que, en la práctica, invierten como si fuesen gestores pasivos.

En febrero de 2016, ESMA (la Autoridad Europea de Valores y Mercados) publicó una investigación sobre el número de fondos de renta variable a nivel europeo que podrían ser fondos de gestión pasiva encubiertos. De una muestra de 2.600 fondos, la entidad encontró que entre 5 y 15% de estos podrían ser 'closet indexers'.

Asimismo, la ESMA ya estableció entonces "la obligación" de que los fondos detallen "si existe o no discrecionalidad del gestor en las decisiones de inversión y si dicha discrecionalidad implica o no la referencia a un índice".

La entidad también indicó entonces que, de acuerdo a lo previsto en el Reglamento sobre los Datos Fundamentales para el Inversor (en inglés, KIID), cuando se hace mención a un índice de referencia debe especificarse "el grado de libertad en la gestión con respecto a dicho índice" y, cuando el objetivo sea replicarlo, "mencionar dicha circunstancia".

El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella. (EFE)
El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella. (EFE)

La CNMV pide información adicional

Más de dos años después, la CNMV ha querido anunciar que, pese a que en España ya es "una práctica generalizada" que el Documento de Datos Fundamentales incluya el índice de referencia, el organismo también considera necesario que, "en línea con las recomendaciones de ESMA y con las mejores prácticas de otros países", las entidades apliquen otra serie de criterios.

El primer criterio es que, a partir de que la siguiente actualización del Documento de Datos Fundamentales, los fondos que incluyan información sobre un índice de referencia deberán especificar si este se utiliza simplemente en materia de comparación o si, por el contrario, la entidad vincula su gestión a dicho índice.

Si se diese el segundo caso, la gestora debería aportar información adicional sobre el grado de dependencia de dicho índice, aportando datos adicionales como el 'tracking error', niveles de exposición a emisores que componen el 'benchmark' o el rango en el que se podrían mover las sobreponderaciones o infraponderaciones con respecto al índice de referencia, según ejemplifica el regulador.

La CNMV reitera que se aporte información "sobre el grado de discrecionalidad en la gestión realizada" también con la publicación de Información Pública Periódica y, de nuevo, propone que se publique el tracking error del fondo, el total de exposición a los componentes del índice, nivel de coincidencia enel orden de las posiciones respecto al benchmark, etc.

¿Cómo hacer que los fondos hagan caso a estas pautas? El organismo presidido por Sebastián Albella cierra el comunicado pidiendo que los fondos tengan en cuenta "la información anterior relativa al estilo de gestión" alegando que, por su parte, la CNMV tendrá "en cuenta el contenido [del] comunicado en sus actuaciones de supervisión y registro".

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios