LA CAÍDA DE COMISIONES TRAERÁ REBAJAS SALARIALES

"Se acabaron los sueldazos en el sector de fondos" por el triunfo de la gestión pasiva

El crecimiento masivo de los ETF y fondos pasivos está provocando un desplome de las comisiones de los fondos, que a su vez debe traducirse en una caída de las remuneraciones

Foto:

El sector financiero siempre ha sido el que mejores sueldos ha pagado en todo el mundo. Y dentro de este sector, aparte de la banca de negocios, los gestores de fondos de inversión han estado siempre en los primeros puestos. Las grandes estrellas de los 'hedge funds' (como el protagonista de la serie 'Billions') pueden llegar a ganar cientos o miles de millones al año. Pero cualquier gestor de fondos de andar por casa con una rentabilidad aceptable puede cobrar un holgado sueldo de seis cifras. Sin embargo, este mundo ideal está llegando a su fin por culpa del trasavaso masivo de patrimonio de los fondos de gestión activa a los pasivos, cuyas comisiones son mucho más bajas.

"En la nueva estructura de ingresos de este sector, los sueldazos que se cobran son insostenibles", admite un profesional de la selección de fondos. Este asunto fue el tema de conversación generalizado en los corrillos de la conferencia de inversores de Morningstar celebrada la semana pasada en Madrid, donde casi todo el mundo se resignaba a la llegada de las vacas flacas. "Con una comisión del 1%-1,5%, puedes permitirte unos niveles de retribución que no son factibles si cobras el 0,2%. Simplemente, son insostenibles", añade otro responsable de la comercialización de fondos.

Damian Lewis (i), que hace el papel de un gestor de 'hedge funds', y Paul Giamatti en 'Billions'.
Damian Lewis (i), que hace el papel de un gestor de 'hedge funds', y Paul Giamatti en 'Billions'.

Este cambio estructural de la industria, del que El Confidencial lleva tiempo alertando, responde al crecimiento exponencial de los fondos de gestión pasiva (que se limitan a replicar índices) a costa de los de gestión activa (donde los gestores seleccionan los valores que consideran que tienen mayor potencial) en todo el mundo desde el año pasado. Dado que las comisiones que se ingresan por los fondos pasivos son muy inferiores a las de los fondos activos, el traspaso del dinero de unos a otros reduce drásticamente los ingresos de las gestoras... y con ellos, su capacidad para remunerar a sus diferentes empleados, incluyendo a los propios gestores que toman las decisiones de inversión.

Detrás de este movimiento hay dos factores principales: la indignación de los inversores con las elevadas comisiones de muchos fondos -en especial los 'hedge funds', que suelen cobrar el 2% del patrimonio más el 20% de la rentabilidad-, que no se justifican por sus resultados; y la profusión de estudios que demuestran que, a largo plazo, la gestión indexada siempre bate a la activa, salvo que el partícipe sea capaz de dar con el "Cristiano Ronaldo" de la gestión.

En el mundo se acelera, en España se retrasa

Este movimiento se está acelerando en los últimos meses, hasta el punto de que los principales proveedores de ETF (fondos cotizados, que se compran en bolsa como las acciones) se están planteando crear sus propios índices para no tener que pagar a los proveedores actuales -FTSE, S&P, MSCI, etc.- y rebajar aún más los costes, según informaba el jueves Financial Times. Porque ahí está el quid de la cuestión: los fondos indexados tienen unos costes bajísimos, que permiten cobrar a los ahorradores unas comisiones ridículas comparadas con las de los fondos activos.

El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)
El ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. (EFE)

Como suele ocurrir, esta tendencia global ha llegado a España con retraso y todavía tiene mucho recorrido por delante. Aquí, además, tenemos un obstáculo adicional para la gestión pasiva: los ETF no se benefician del régimen fiscal del resto de fondos de inversión, por el que se puede cambiar de producto sin pagar a Hacienda; en los ETF, cada vez que se abre o cierra una posición, hay que rendir cuentas a Montoro. Por eso, los 'robo advisors' que operan en España deben hacerlo con fondos indexados normales en vez de con ETF. Uno de ellos es Indexa Capital, que ha realizado un estudio junto a la Universidad del País Vasco que también demuestra la mejor rentabilidad de la gestión pasiva en los fondos que se comercializan en nuestro país.

La banca se opone a la gestión pasiva

Además, aquí la gestión pasiva cuenta con el obstáculo habitual en nuestro país: el control del mercado por parte de la banca. La banca prefiere colocar a sus clientes fondos activos que dejen más comisiones con las que remunerar a la red comercial y obtener unos beneficios que ahora mismo no ofrece la actividad pura bancaria. Por eso no comercializan apenas fondos pasivos, hasta el punto de que la mayor gestora del mundo, Vanguard (especializada en gestión pasiva) es una absoluta desconocida en España porque nadie comercializa sus fondos.

De hecho, como también ha adelantado El Confidencial, la banca ha obtenido dos grande victorias en la trasposisicón a España de la directiva europea de mercados e inversiones, MiFID II: ha conseguido que la ley española sea un coladero para poder seguir cobrando retrocesiones de comisiones -parte de la comisión de gestión que la gestora retrocede al banco por vender sus fondos y que genera un conflicto de interés-, que era justo lo que pretendía prohibir la directiva, y que las propias entidades puedan certificar que sus empleados han recibido la formación necesaria para asesorar a sus clientes en materia de inversión.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios