'legalización' de los fondos de autor

La CNMV permitirá la gestión encubierta de fondos a los Eafi... si no los recomiendan

Sebastián Albella va a poner fin a la polémica sobre la gestión encubierta de fondos. Va a permitirla a partir de ahora, siempre que los independientes no recomienden 'su' producto

Foto: El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella. (EFE)
El presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Sebastián Albella. (EFE)

La gestión encubierta de fondos y sicavs fue una de las grandes batallas de la expresidenta de la CNMV Elvira Rodríguez, a raíz de la crisis de Banco Madrid. Su sucesor, Sebastián Albella, va a provechar la trasposición de la directiva europea de mercados e inversiones (MiFID II) para poner fin a la polémica con una 'legalización' de esta práctica, muy extendida en el mercado español. Pero, según el director de supervisión, Juan Alcaide, solo se va a tolerar si los Eafi (asesores independiente) no recomiendan a sus clientes ese producto. Sólo podrán hacerlo los que se declaren dependientes.

La gestión encubierta consiste en que el producto, aunque formalmente está manejado por una gestora de fondos registrada en la CNMV, en realidad está en manos de un asesor externo que actúa desde un Eafi o incluso desde una sociedad limitada y que se lleva el grueso de las comisiones. En esa situación se encuentra buena parte de los llamados 'fondos de autor'. El problema es que los asesores tienen prohibido por ley tocar el dinero de los inversores, pero en muchos casos son ellos los que dan directamente las órdenes de compra y venta en el mercado.

La expresidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez. (EFE)
La expresidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez. (EFE)

Por tanto, existe un limbo legal sobre esta práctica que explica que Rodríguez abriera una investigación hace dos años, preocupada por posibles nuevos conflictos jurídicos si se repetía un caso como el de la intervención de Banco Madrid (en el que tuvo que pelear con el administrador concursal para salvar el dinero de los partícipes). La expresidenta recibió una dura respuesta de los EAFI, que defendían que asesorar fondos y sicavs no es una gestión encubierta y añadían que "no cabe gestión encubierta alguna cuando una EAFI asesora a una IIC, puesto que las decisiones de ejecutar las recomendaciones del asesor corresponden exclusivamente a la sociedad gestora”.

Ahora Albella quiera zanjar el tema de forma definitiva. La decisión adoptada por el supervisor da una de cal y otra de arena: permitirá esta práctica siempre que se haga bien y que se respete el diferente papel del asesor y de la gestora; pero aquellos que se declaren independientes no podrán recomendar únicamente 'su' fondo a los clientes a los que asesoran... porque dejarían de ser independientes.

Como es sabido, la MiFID II va a obligar a las entidades a declararse dependientes o independientes: las primeras tendrán que reconocer que su asesoramiento no es imparcial y, aunque podrán seguir cobrando las famosas retrocesiones de comisiones (lo que pagan las gestoras a los bancos por vender sus fondos de inversión), tendrán que informar con detalle a los clientes de lo que ganan con ellos mediante esa cesión. Los independientes, en cambio, cobrarán directamente al cliente por el asesoramiento y deberán devolverle esas retrocesiones o 'rebates'.

Evitar conflictos de interés de independientes

¿Por qué la CNMV hace esta distinción? Según Carlos García Ciriza, presidente de Aseafi, la lógica subyacente es que los asesores dependientes puedan aplicar en la práctica las recomendaciones de cartera que hacen a sus clientes, mediante sicavs o fondos (normalmente, los asesores recomiendan cestas de fondos a sus clientes). Dado que son dependientes sí podrán recomendar producto 'propio' (asesorado por ellos), igual que los bancos. Sin embargo, permitírselo a los independientes chocaría con el espíritu de la norma por el evidente conflicto de interés que supondría.

Como informó El Confidencial, la CNMV también va a dar un golpe fiscal a estos asesores independientes, al prohibir 'netear' las retrocesiones de comisiones y la tarifa de asesoramiento. De esta forma, el cliente recibirá íntegramente las retrocesiones que reciba su asesor, y deberá tributar por ellas como renta del ahorro en el IRPF; además, se aplicará el 21% de IVA al total de la factura de asesoramiento al no poder reducirse con dichas retrocesiones, lo que también incrementará la tributación de los clientes de estas firmas, que quedan así en desventaja competitiva.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios