aciertos (y fallos) de una cartera millonaria

La familia Ybarra impulsa sus inversiones con el despegue bursátil de Solarpack

Al subirse al carro de las renovables, Onchena ya acumula unas plusvalías latentes de más de 9 millones de euros... en poco más de un mes

Foto: Solarpack es una compañía vasca de energías renovables. (Foto: Reuters)
Solarpack es una compañía vasca de energías renovables. (Foto: Reuters)

En pleno 'boom' bursátil de las renovables, Solarpack ya acumula un rebote del 33% desde que salió a la bolsa española en diciembre —y Onchena, el 'family office' de la familia Ybarra Careaga, no se lo ha querido perder—. En el marco de una operación dirigida a inversores institucionales, el holding acudió a la colocación de Solarpack con una participación del 6,58%; convirtiéndose así en el tercer principal accionista significativo de la multinacional vasca (por detrás del 48,78% del presidente José Galindez Zubiria y el 10% del CEO Pablo Burgos Galindez).

Compartiendo capital con gestoras de renombre como las independientes EDM Gestión o Invesco y bancarias como el Santander Small Caps de Lola Solana, Onchena ya acumula unas plusvalías latentes de más de 9 millones de euros con Solarpack. Y es que, ante las perspectivas de optimismo respecto al futuro del sector de las energías limpias, la sociedad ha visto en Solarpack una posible alternativa a Europac; papelera recientemente opada por DS Smith.

"Nos gusta el sector, y nos gusta tanto el proyecto como el equipo directivo, que se encuentra comprometido con su propio patrimonio", explica el 'family office' presidido por José Manuel Alsedo, hombre de confianza de la familia desde hace varias décadas, y Rafael Canales, recientemente incorporado como CEO de la entidad desde Banca March.

"Vemos un gran futuro tanto en el sector de energías renobables como en el de infraestructuras de redes eléctricas", añaden desde la sociedad, matizando que esta se encuentra actualmente analizando nuevas oportunidades en sectores como el de sanidad, nuevas tecnologías e infraestructuras. De hecho, mantiene ya posiciones (aunque por debajo del 5%) en Atrys Health y Grenergy (empresa que, a cierre de 2018, acumulaba una revalorización del 254%).

Los Ybarra Careaga amasan uno de los patrimonios más ricos del país, por lo que buscan dar salida y rendimiento a su patrimonio a través de este 'family office'. Según explican desde la directiva de Onchena, la entidad "tiene una filosofía de inversor a largo plazo, buscando acompañar proyectos empresariales sólidos en sectores determinados y con equipos de gestión potentes".

Algunas inversiones clave de la cartera

Con todo, la inversión de mayor calibre de la familia Ybarra es MásMóvil, donde construyó gran parte de su participación durante la ampliación de capital de 2016. Por aquel entonces, Onchena se hizo con alrededor de un 17% de la empresa en una operación valorada en 19,55 euros por título. Actualmente, mantiene el 14,25% del capital, acumulando una revalorización de su inversión de casi el 80%.

Entre sus otras inversiones conocidas están Iberpapel, compañía en la que, según los registros de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) entró en 2015 y en la que mantiene un 8,23% de un capital que, en los últimos cuatro años, se ha revalorizado un 60%. Onchena también está invertida en Prim, en la que tiene comprado una participación del 5,86% —presente en el capital de la farmacéutica desde, al menos, 2015; en un periodo en el que la que la cotizada ha ganado un 46% en bolsa—.

Con todo, el clan vasco también tiene algunos 'puntos negros' en su cartera. Por ejemplo, la sociedad todavía mantiene la participación del 5,47% en Vocento —compañía en cuyo capital entró en 2015 a un precio que rozaba los 2 euros por acción y que desde entonces ha dividido en casi por dos—. De hecho, parte de la estirpe de los Ybarra está sumida en los vaivenes de la cúpula de la mediática.

Otra mala jugada también se la ha proporcionado Duro Felguera, donde a principios del año pasado asumió pérdidas, al rebajar su participación del 5,2% hasta el 0,58%. Según los datos del regulador, los Ybarra llevaban invertidos en la ingeniera desde mediados de 2015, cuando la empresa rozaba los 4 euros por acción (en comparación con el céntimo que vale ahora cada acción). Como mal menor, esa participación residual del 0,58% se salvó del desplome de casi el 100% que la empresa asturiana ha sufrido en 2018.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios