IBEX INSIDER

¡Murdoch, tenemos un problema! o el conflicto infinito de Vocento

El mundo del dinero encierra claves de poder y de intereses que explican el sentido de muchas operaciones, movimientos y desenlaces. Ibex Insider ofrece pistas para entender a sus protagonistas

Foto:

Poco más de dos años ha tardado en alcanzar su propósito. Ignacio Ybarra fue nombrado presidente de Vocento la semana pasada, después de meses de tira y afloja dentro del consejo de administración, donde las cuitas entre bloques accionariales son marca de la casa. Esta vez, los puñales han sido a cuenta del primer ejecutivo, Luis Enríquez, aunque en realidad lo que estaba en disputa era quién mandaba de verdad, si el presidente, Santiago Bergareche, o el bloque opositor, donde han vuelto a hacer migas los Ybarra y las Luca de Tena, además de un tercer convidado, la familia aragonesa Yarza (Grupo Henneo).

El nuevo presidente pertenece a uno de los clanes fundacionales, la rama vasca del grupo Correo. Pese a los intereses familiares en el mundo de la prensa, hizo carrera en el sector financiero, otro de los negocios del clan. No en vano es hijo de Emilio Ybarra Churruca, quien fuera consejero delegado de Banco de Bilbao, presidente de BBV y copresidente de BBVA. Su carrera, tras pasar por Chase Bank, ha girado durante casi dos décadas en la que fuera entidad vasca, a la que siguió vinculado pese al golpe de mando realizado por Francisco González, que derivó incluso en un juicio contra su padre por el caso de las pensiones en Jersey.

Tenía el foco puesto en ser presidente de Vocento y en cobrarse algunas cuentas pendientes, como el despido de su hermano Emilio Ybarra Aznar

Tras su salida de BBVA, el ahora presidente dedicaba su tiempo a la oficina que gestiona la fortuna familiar. Pero el foco lo tenía puesto en ser presidente de Vocento y en cobrarse algunas cuentas pendientes, como el despido de su hermano Emilio Ybarra Aznar del grupo editorial, cuya salida se produjo al mes de la llegada de Santiago Bergareche a la presidencia en marzo de 2015. Pequeñas cuitas que reforzaban un sentimiento histórico (de clase) en el que Ybarra (máximo accionista) era el propietario y Bergareche (accionista minoritario) el empleado, por mucho que Santiago haya sido primer ejecutivo en Ferrovial, Metrovacesa o Cepsa.

El primer gran puñetazo en la mesa tuvo lugar en 2012, con Luis Enríquez recién aterrizado como consejero delegado procedente de Unedisa. Entonces, los Bergareche y los Urrutia (apoyados por Jaime Castellanos) solicitaron ante notario una junta extraordinaria para tomar el control. Aquella intentona fallida, con la crisis del sector sangrando las cuentas del grupo, dejó claro a los derrotados que el negocio era irreflotable si no se acometían decisiones drásticas, desde vender 'ABC' (por eso Luca de Tena va con los Ybarra) hasta dar entrada a un gigante como Rupert Murdoch a cambio de una participación en News Corporation.

Pasados los años, le han devuelto la jugada a Bergareche. Mientras el presidente se desgastaba en intentar sacar adelante otro consejero delegado de su plena confianza (como Jorge Mataix), el nuevo bloque opositor fraguó un pacto ante notario. Esta vez, los Ybarra sellaron con los Yarza una alianza que concedía al primero la presidencia y al segundo la comisión de nombramientos y retribuciones, es decir, la llave para nombrar al nuevo consejero delegado. A partir de aquí, la quiniela de operaciones en el sector vuelve a ponerse en marcha. Y por lo visto, Ignacio Ybarra y Fernando Yarza tienen ganas.

Luis de Guindos y el futuro del BCE

Luis de Guindos. (EFE)
Luis de Guindos. (EFE)

La semana pasada se dejó ver por Madrid. Luis de Guindos añora la vida en la capital, aunque nunca antes estuvo cerca de tanto poder como el que toca en Fráncfort. De hecho, la salida de Mario Draghi dentro de un año ha disparado ya la guerra soterrada de candidaturas. Y aunque suena remoto, además de imposible, el financiero español mantiene alguna esperanza de que una triangulación extraordinaria dé con su nombre como opción de consenso. La presión de los nórdicos por un presidente duro choca con las necesidades del cinturón sur, un equilibrio de poderes por el que Alemania y Francia, en teoría, se han anulado. Y por si fuera poco, necesitaría el apoyo de España.

Guiños ferroviarios al PNV

José María Zalbidegoitia.
José María Zalbidegoitia.

Es un socio necesario del actual Gobierno. Al menos, lo fue para su llegada. Por ese motivo, desde el equipo de Pedro Sánchez se tuvo en cuenta la cuota PNV a la hora de remodelar los órganos de control de las empresas públicas gestionadas desde SEPI. Sobre todo, de las joyas de la corona, como Enagas, donde el Estado es accionista de referencia. Sin embargo, los nacionalistas vascos renunciaron a ese consejo, donde acaban de salir dos vocales, por otro más importante para sus intereses. Y ese no ha sido otro que el de ADIF, donde ocupa plaza José María Zalbidegoitia, un hombre en la sombra del PNV para asuntos económicos y empresariales. Cuestión de prioridades.

Abarca mete presión en Cataluña

Hospital Quirón Madrid. (quironsalud.es)
Hospital Quirón Madrid. (quironsalud.es)

Es el grupo hospitalario privado que juega a romper la hegemonía de Quirón. La familia Abarca-Cidón, accionista única de H+M, inició a comienzos de año su aventura en Cataluña tras asociarse con los accionistas del Hospital Delfos, del que ahora son accionistas de referencia tras suscribir una ampliación de capital de 20 millones. Este salto geográfico —antes salieron de Madrid para ir a Galicia y León— supone un órdago a Quirón (Fresenius), dada su implantación histórica en el mercado catalán, donde protagonizarán nuevas compras en los próximos meses. Y todo a pulmón, sin fondos de inversión del brazo. Los tres hermanos Abarca-Cidón van fuerte.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios